Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jorge Jesus, el autodidacta que admira a Cruyff

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 Juan I. Irigoyen
Jorge Jesus, durante un partido del Sporting en la liga portuguesa. © PATRICIA DE MELO MOREIRA Jorge Jesus, durante un partido del Sporting en la liga portuguesa.

Las gradas del Estadio José Gomes ya no tienen quien las visite. “Paixão que nos move”, reza la marquesina que da la bienvenida a la casa del Estrela de Amadora. Pero el dinero no entiende de sentimientos y en 2011 el club dejó de existir. No era una entidad cualquiera en Lisboa; por su banquillo pasaron José Mourinho —como segundo de Manuel Fernandes—, el actual seleccionador de Portugal, Fernando Santos, y uno de sus hijos predilectos, Jorge Jesus. El actual técnico del Sporting no solo se curtió como futbolista en el Estrela, también se crió en la ciudad de Amadora, tierra de la clase trabajadora de la capital portuguesa. “Jorge es uno de nosotros, representa a la gente de aquí que, con esfuerzo y garra, ha triunfado en la vida”, explica Victor, un aficionado que mira con nostalgia al Estadio José Gomes.

“En Portugal muchas veces se ríen por cómo habla; dicen que se inventa palabras… no es ingeniero como Fernando Santos, pero sabe de fútbol”, concluye Victor. Jesus no tiene un discurso elegante, mucho menos catedrático; sí pensado. Son pocas las comparecencias en las que el técnico no suelta un mensaje. Busca un destinatario y apunta. Ya sea para hacerse escuchar por la directiva o por sus jugadores, también para reivindicarse frente a la prensa.

Tiene una personalidad tremenda y siempre va de frente

Javier Saviola, expupilo de Jorge Jesus

“Al futbolista no se lo convence con un discurso bonito, ¿para qué me vas a decir algo, lleno de palabras lindas en 20 minutos, cuando me podés dar el mismo mensaje en cinco?”, explica Javier Saviola, que fue dirigido por Jesus en el Benfica. “Tiene una personalidad tremenda y siempre va de frente. Al final, el jugador siempre agradece la honestidad del entrenador”, completa el Conejito. Ni los títulos ni la fama refinaron los modos del técnico portugués, tampoco cambió su trato con los futbolistas. “Mantiene distancia con el jugador. Habla poco, pero es muy difícil que no te convenza con sus ideas. Sabe lo que quiere. Y sabe cómo hacer para que entiendas sus mensaje”, cuenta Lázaro Oliveira, pupilo de Jesus en el Estrela. Y remata Petit, exjugador del Benfica y de la selección portuguesa: “Se preocupa mucho por llegarle al jugador. Y tiene mucho carisma”.

La mejor versión

Sin embargo no es fácil ponerse bajo las órdenes de Jesus. “Exige muchísimo a los jugadores. Hay que ser mentalmente muy fuerte para estar en sus equipos. Pero, si lo puedes aceptar, logra sacar la mejor versión de ti”, subraya Oliveira. Y Saviola cuenta uno de los puntos fuertes de su exentrenador para manejar el grupo: “Hace sentir a todos los jugadores importantes. A lo largo de la temporada, utiliza a toda la plantilla”, dice el argentino. En su carrera como jugador, Jesus no tuvo ningún entrenador que lo cautivara. Entonces, buscó fuera. Se enamoró del fútbol de Johan Cruyff. De hecho, a principios de los años 90 viajó a Barcelona para ver como trabajaba el Dream Team. “Hace muchos años ya de eso”, cuenta; “estuve un mes en Barcelona para ver a mi gran ídolo. Todo el juego empezó con él”.

Es el más autodidacta de la nueva generación de técnicos portugueses

El entrenador portugués busca darle una impronta ofensiva a sus equipos. Ya sea cuando dirigía al humilde Estrela de Amadora, al poderoso Benfica o al Sporting. “Le gusta hacer jugar muy bien a sus equipos. Si bien trabaja mucho los movimientos en ataque, también le da libertad al jugador. Y, sobre todo, siempre quiere mezclar a los jugadores con buen pie”, afirma Saviola. Siempre atento al fútbol sudamericano, dicen que Jesus trasnocha para mirar la liga argentina y hasta la Segunda División de Brasil.

Jesus es ajeno a la generación de técnicos portugueses que triunfan en Europa, simbolizados en Mourinho y Jardim, con Vitor Frade como padre de la Periodización Táctica. “Él es más un autodidacta", acaba Oliveira. El mentor de Jesus tiene la escuela en Barcelona.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon