Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Kiev debía garantizar la seguridad de los inspectores"

dw.com dw.com 02/05/2014 Dirk Oliver Heckmann (EU)

Wolfgang Richter, experto de la Fundación Ciencia y Política en asuntos militares, considera que fue un error haber enviado observadores de la OSCE al este de Ucrania. Kiev no fue capaz de garantizar su seguridad, dice.

El gobierno de Ucrania lanzó un operativo militar en la ciudad de Slaviansk, en donde fueron retenidos siete observadores militares de la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea, OSCE, entre ellos cuatro alemanes. Quien fuera hasta 2009 director del departamento militar de la representación permanente de Alemania ante la OSCE en Viena, el coronel retirado Wolfgang Richter, tomó parte en varias misiones de observadores durante su gestión. Ahora es analista de la Fundación Ciencia y Política, think tank con sede en Berlín, y habló sobre la situación en Ucrania con la emisora Deutschlandfunk.

DLF: Señor Richter, El gobierno de Ucrania lanzó un operativo contra la ciudad de Slaviansk ¿Es un peligro adicional para los observadores militares de la OSCE que se encuentran retenidos ahí?

Wolfgang Richter: No conozco las dimensiones del operativo que comenzó apenas anoche, pero en todo caso el peligro consiste en que los rebeldes prorrusos los consideran como rehenes que pueden intercambiar con prisioneros de sus propias filas detenidos por el gobierno de Kiev.

Actualmente hay dos misiones de la OSCE en Ucrania. Por un lado hay una misión civil que cuenta con el respaldo de Rusia, por el otro tiene lugar una misión militar solicitada por el gobierno de Kiev. ¿Que objetivo tiene esta misión?

Tiene razón en diferenciar entre la misión civil que fue aprobada por consenso de los 57 miembros de la OSCE el 21 de marzo pasado. Esta misión cuyo objetivo era detener la escalada de tensión, logró establecer numerosos contactos con las fuerzas rebeldes en el este de Ucrania. Cabe mencionar que las instituciones de la OSCE son autónomas y pueden actuar por iniciativa propia. Entre ellas se encuentra la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR), que se encuentra en Ucrania como observadora electoral y que hasta las elecciones del 25 de mayo podría contar con miles de miembros. También se encuentra el Alto Comisario para las Minorías Nacionales, el Encargado de Libertad de Prensa, así como la oficina de la OSCE en Kiev, que bajo la consigna “diálogo nacional“, busca reducir la tensión.

En cuanto a la misión militar, hay que recordar que entre los principios de la OSCE se encuentra el de “creación de confianza“, que obliga a todos los Estados miembros a mantener transparencia en cuestiones militares. Esto alude también a la planeación de reservas y actividades militares. Una segunda fase comprende el suministro obligatorio de información que es verificada por inspecciones, en este marco se encuentra la misión de observadores militares en el este de Ucrania.

Aunque el presidente ruso Vladimir Putin y también críticos en Alemania consideran un error el envío de observadores al este de Ucrania, la región forma parte del territorio soberano de Ucrania.

Sobre la legalidad de la soberanía territorial no hay duda alguna. Se trata de una misión acordada por Alemania, Ucrania y otros países. Alemania por ser actualmente el país que lidera la organización. La misión busca detectar actividades militares fuera de lo común. Es importante destacar que los inspectores gozan de inmunidad diplomática.

¿Coincide Usted en que fue un error haber enviado a los observadores?

De haber dudas la pregunta sería qué tan inteligente fue haber desplazado a los inspectores a una región en donde no podía garantizarse su seguridad. Ucrania debió haber reconocido esta situación, que no podía garantizar la seguridad de los inspectores, y por esa razón no debíamos entrar en ese territorio.

Además, los inspectores viajaron sin uniforme y el autonombrado alcalde de Kiev los tildó de espías. ¿Fue también un error que no usaran uniforme?

Yo mismo he tomado parte en este tipo de misiones en regiones en crisis. Siempre fui de la opinión de que hay que mostrarse claramente, es decir, usar el uniforme y establecer contactos a tiempo para aclarar si se puede ingresar a ese terreno con pleno conocimiento de los rebeldes. A veces incluso es interés de ellos mostrar transparencia. Al parecer eso no fue lo que sucedió en esta misión y por ello había un riesgo de antemano. Pero eso no cambia la situación legal. Los inspectores gozan de inmunidad diplomática y es un atropello que los hayan tomado como rehenes. Hay que apelar a los rebeldes y a los que tienen influencia sobre ellos, a Rusia, a que haga todo lo posible por liberar a los observadores militares.

Eso hizo ayer la canciller Angela Merkel. Pidió al presidente Putin que utilice su influencia para que sean liberados, pero Putin pidió como condición que las tropas ucranianas se replieguen del sureste del territorio ucraniano.

Por el hecho de ser diplomáticos, es decir, militares, pero con inmunidad diplomática, su liberación debiera ser incondicional. Las conversaciones entre Rusia y Alemania nada tienen que ver con Ucrania. Rusia debiera reconocerlo y sobre todo tendría que procurar no seguir aislándose internacionalmente y eso pasa por no poner en peligro en el futuro la cooperación en materia de seguridad en Europa.

Autor: Dirk Oliver Heckmann (EU)

Editor: Enrique López

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon