Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Kuczynski y las tensiones al comienzo de su mandato

dw.com dw.com 28/07/2016 Camilo Toledo
Pedro Pablo Kuczynski, presidente electo de Perú. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Pedro Pablo Kuczynski, presidente electo de Perú.

El nuevo presidente de Perú asume su mandato en medio de controversias como el pedido de indulto de Alberto Fujimori. Pero, ¿cuáles son realmente los temas más urgentes por resolver en su país?

Este jueves 28 de julio, Pedro Pablo Kuczynski, asume como el nuevo presidente de Perú. Los desafíos son grandes para el economista de 77 años y sus compatriotas estarán pendientes de los anuncios que haga en su primer mensaje a la nación.

Para el politólogo y decano de la Universidad Católica del Perú, Fernando Tuesta, anuncios relacionados a la seguridad ciudadana y a la economía es lo más esperado. Desde ya, PPK, como se le conoce a Kuczynski en Perú, ha declarado cuáles serán sus cuatro ejes principales de trabajo: crecimiento económico; lucha contra la inseguridad ciudadana, lucha contra la corrupción y facilitar a los peruanos el acceso al agua.

Pero para cumplir sus objetivos, “PPK también dependerá de las condiciones globales como el precio de las materias primas, minerales, petróleo y gas”, señala Bettina Schorr, politóloga del Instituto Latinoamericano de la Universidad Libre de Berlín.

A buscar aliados

Además, si Kuczynski y su gabinete pretenden realmente cumplir con lo prometido tendrán que buscar un diálogo con las principales fuerzas políticas del país, pero sobre todo con el partido fujimorista, Fuerza Popular, con mayoría en el Congreso.

A pesar de los últimos roces políticos entre ambas bancadas, los expertos Schorr y Tuesta ven poco probable que el fujimorismo obstaculice el trabajo de PPK. Esto, debido a la coincidencia en muchas de sus políticas, sobre todo en la económica. Tuesta va más allá y señala, incluso, que al tener el fujimorismo la mayoría absoluta, son responsables de todo lo que ocurra en el Parlamento y no les convendría poner trabas: “Por un lado, el Parlamento es una institución muy desprestigiada en la sociedad y por otro, el fujimorismo quiere ser un partido viable para el 2021”.

¿Indulto por la reconciliación?

En la última semana, el debate político peruano se concentró en un posible indulto al expresidente Alberto Fujimori (1990-2001), quien cumple una condena de 25 años en Lima por casos de violación a los derechos humanos durante su régimen. El parlamentario fujimorista Julio Gagó instó a Kuczynski a anunciar en su próximo discurso que indultará a Fujimori: "Tiene que haber una reconciliación entre PPK y el fujimorismo y le convendría darle el indulto. Es necesario para que haya gobernabilidad".

Poco después, el Gobierno peruano confirmaba el pedido formal de indulto por parte del mismo expresidente. De inmediato, Kuczynski aclaró que “es altamente improbable que lo indulte”. Pero deslizó la posibilidad de que si el Congreso aprueba una ley general para que presos enfermos mayores de 75 años cumplan arresto domiciliario, él la firmaría. “Sabemos que una ley así tendría que tener muchas restricciones para no liberar a terroristas. Aunque es obvio que esta ley tendría nombre propio”, dice el politólogo peruano. También el presidente saliente, Ollanta Humala, negó que vaya a indultar a Fujimori.

No procede

El jurista del Instituto de Defensa Legal de Perú, Carlos Rivera, declaró en el canal de noticias Canal N que a Fujimori no se le puede otorgar un “indulto común”, por derecho nacional como internacional. Los delitos por los que está condenado son secuestro agravado y asesinato en los casos de Barrios Altos y la Cantuta: “Hay una ley que la firmó el propio Fujimori cuando fue presidente que impedía y prohibía el otorgamiento del indulto a los condenados por secuestro agravado”, señaló.

Por su parte, Tuesta duda que Fujimori “quiera salir para estar en su cama o para cuidar a sus nietos. Una vez en su casa, él tratará de intervenir en una parte del fujimorismo”. Un hecho que, sin duda, podría desencadenar la división del fujimorismo entre: albertistas y keikistas.

Autor: Camilo Toledo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon