Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

L’Alqueria del Basket, los cimientos del campeón

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 Faustino Sáez
Inauguración de L'Alqueria © Kai Försterling Inauguración de L'Alqueria

Junto al vetusto pabellón de la Fuente de San Luis, en Valencia, se levanta la mayor instalación de Europa para el baloncesto de cantera: L’Alqueria del Basket; el espectacular vivero de talentos inaugurado ayer por el campeón de la última Liga Endesa y la pasada Supercopa. El recinto, de 15.000 m² de superficie y 18 millones de euros de coste, alberga 13 canchas (9 cubiertas y cuatro al aire libre), con parquet de última generación, tres vestuarios por pista, y todos los equipamientos complementarios para dar formación a 500 niños y niñas y soporte a los equipos profesionales, masculino y femenino, del club taronja. Un recinto fastuoso y funcional construido en apenas 16 meses con el mecenazgo integro de Juan Roig, dueño de Mercadona y tercera fortuna de España —con 4.742 millones de euros según la última lista Forbes—.

MÁS INFORMACIÓN

  • El Valencia Basket, campeón de la Supercopa
  • Valencia Basket: de Mercadona al título de Liga
  • El Valencia Basket celebra con la ciudad la conquista de la primera Liga de su historia
  • El Valencia conquista la primera Liga de su historia tras rendir al Madrid

“Nadie ha visto nada igual. Sorprende a gente de todo el mundo”, resume el director deportivo del Valencia Basket, Chechu Mulero. “Es un impulso que nos llega en el mejor momento, justo cuando hemos sido campeones. Estas instalaciones nos tienen que dar un salto de calidad definitivo como club, un orgullo de pertenencia y una capacidad de trabajo conjunta bajo nuestro lema de cultura del esfuerzo”, prosigue Mulero, que acumula 13 temporadas en las cocinas del club y ha vivido la evolución de las infraestructuras de los suelos de goma y los techos de uralita de Las Naves del Santo Cáliz a la joya de L’Alquería. “El título de Liga es un día inolvidable en nuestros 30 años de historia. Pero esto va a quedar para siempre”, suma el consejero delegado, Paco Raga.

L’Alqueria, que permitirá reunir a los 49 equipos de las distintas categorías del club que estaban dispersos por la ciudad, tendrá una doble filosofía: de cantera —“los niños que pensamos que pueden llegar a ser profesionales del baloncesto”, explica Mulero— y de escuela —“los niños que quieren jugar al baloncesto en su versión más lúdica”, completa—.

Juan Roig, en L'AlqueriaKai FörsterlingEFE

Las nuevas instalaciones, con un coste de mantenimiento de 500.000 euros anuales, serán también un centro de formación para entrenadores y árbitros de la región. “Es increíble que una comunidad como la valenciana tenga tan pocos técnicos en el baloncesto profesional. Queremos formarles porque queremos tener los mejores medios en las mejores manos”, desarrolla Mulero, que apuesta por una política de captación regional y nacional. “A corto plazo, la idea de cantera del club va a ser la misma. En las últimas temporadas hemos apostado por el jugador español y no hemos necesitado ir a fichar fuera a jugadores de 14 o 16 años. Este verano hemos sido el equipo que más jugadores hemos aportado a la selección española para el Eurobasket y nos estamos convirtiendo en referencia”, presume el director deportivo taronja.

La Comunidad Valenciana es, con más de 30.000 licencias de baloncesto, la cuarta región en el ranking por detrás de Cataluña, Andalucía y Madrid. Y el Valencia Basket tiene una masa social de 8.000 abonados sobre un aforo de 8.500 espectadores en La Fonteta. Pero el título de Liga ha disparado la pasión ya arraigada en la ciudad y las expectativas del club. “Queremos seguir creciendo. La temporada pasada tuvimos una demanda como para tener 3.000 o 4.000 socios más. Si esto sigue así, algún día, más bien pronto, puede llegar un nuevo pabellón”, anticipa Paco Raga. L’Alquería también podrá crecer, a medio y largo plazo, hasta albergar a 800 chavales.

Homenajes y retos

En la pista principal de la instalación se celebró la ceremonia de inauguración y Juan Roig desveló los homenajes vinculados a la nueva ciudad deportiva. A modo de una simbólica “retirada de camiseta”, cada una de las 13 pistas del recinto llevará los nombres de jugadores emblemáticos del club —Víctor Luengo y Nacho Rodilla abrieron la lista—. La sala de entrenadores se llamará Miki Vukovic —“el entrenador que más ha influido en nuestra historia”, recalcó Roig— y la sala de estudio se llamará 16 de junio de 2017, el día en el que el Valencia Basket se proclamó campeón de la Liga Endesa por primera vez en su historia. “Nos ha costado 30 años ser campeones de Liga, pero esperemos que no tardemos tanto en serlo de Europa”, ambicionó Roig a modo de reto para el primer equipo.

El curso pasado, mientras Dubljevic, San Emeterio, Rafa Martínez, Vives, Sastre, Diot, Sato y compañía volaban hacia el título de Liga, a pocos metros de La Fonteta, nacía L’Alqueria, los cimientos del campeón. Los canteranos de Valencia tienen ídolos e instalaciones nuevas para soñar con el baloncesto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon