Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La última estafa en Amazon: subir libros falsos para cobrar a costa de los autores

El Confidencial El Confidencial 02/05/2016 José Manuel Blanco

Gracias a internet y los libros electrónicos, las facilidades para autopublicarse han ampliado el número de escritores. Muchos apuestan por Amazon para publicar sus propias obras sin más intermediarios. La propia tienda 'online' ofrece una herramienta para que los usuarios diseñen estos productos para su venta en línea.

[Cinco 'ereaders' con los que devorar libros en tus horas muertas]

Desde hace unos meses, las posibilidades de llegar a más lectores se multiplicaron con Amazon Unlimited, una enorme biblioteca digital con más de un millón de títulos a la que se tiene un acceso ilimitado por 9,99 euros al mes. Los lectores pueden elegir un libro, leerlo entero, soltarlo a las pocas páginas si no les ha gustado… Los autores cobran un dinero que sale de estas suscripciones y que se asigna según el número de páginas leídas. Así, si han conseguido enganchar al lector de la primera a la última página, recibirán más. ¿Que no lo han logrado? Tan solo cobrarán la parte proporcional.

Este sistema ha hecho que algunos vean una posibilidad de lucrarse con el mínimo esfuerzo. Los estafadores engañan al sistema con un truco malicioso: le hacen creer que alguien ha leído un libro de un tamaño considerable cuando en realidad nadie lo ha hecho.

(Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Reuters)

Estos timadores descubrieron que Amazon no reconocía las líneas de texto que habías leído, sino el punto donde tu lectura se paraba, y siempre y cuando el dispositivo estuviera sincronizado a internet. Así, supongamos que te llevas a un largo viaje de tren tu Kindle desconectado. En ese trayecto, lees todo un libro y, al llegar al final, este vuelve al índice o a la portada. Cuando el dispositivo se conecta a internet lo interpreta como que no se ha movido de una posición inicial, y por tanto el autor no recibe beneficios: nadie ha leído una página.

Conscientes de esto, los aprovechados han hecho de las suyas y han ideado ciertas artimañas con las que aprovecharse de este sistema. Y en ellas hay poca literatura, por no decir ninguna.

Los ciberdelincuentes crean las primeras páginas de un libro escribiendo algunas líneas o tomándolas de otro preexistente. Estas páginas han de ser suficientes para que en un rápido vistazo nadie se dé cuenta de lo que hay después. Tras ello, crean unas 3000 páginas de pura morralla. Luego generan hasta 25 versiones diferentes del libro, en las que la morralla cambia, y las suben. Una vez en Kindle Unlimited, añaden la opción de gratuito durante cinco días. Esto es muy importante, ya que es poco probable que los clientes alerten a la plataforma sobre un libro con mala pinta si se distribuye sin pedir dinero a cambio. Si fuera de pago habría mucho ofendido.

‘Click farm’ o cómo ganar dinero con unos libros falsos. (Conde Toyo) © Proporcionado por El Confidencial ‘Click farm’ o cómo ganar dinero con unos libros falsos. (Conde Toyo)

Lo siguiente es descargarse esos libros y llevarlos a la página final. Para ello, los estafadores se sirven del click farm: contratar a trabajadores a bajo precio online para que realicen ciertas acciones como hacer clic. Así, les envían los enlaces a los libros y les piden que los descarguen en su dispositivo (o dispositivos) y que se sitúen en la página final. Esta acción se puede realizar durante varios de esos cinco días gratuitos, y no solo en uno, para que no resulten llamativas muchas descargas y lecturas en un periodo corto de tiempo.

A veces se tuercen los planes: tantos clics ayudan a que los libros se sitúen en las listas de los más descargados o recomendados, por lo que otros usuarios que nada tienen que ver con la estafa los abren y leen unas pocas páginas. Esto podría seguir beneficiando los ingresos del estafador, pero también todo lo contrario si los usuarios lo denuncian al ver que aquello no tiene pies ni cabeza.

El índice, al final del libro

Otro truco que utilizan los estafadores es que, al abrir el libro, en la primera página aparezca algún mensaje que ofrezca ganar un Kindle Fire o un cheque regalo de Amazon. Para ello habría que hacer clic en un enlace que no llevaría a internet, sino a la última página del libro descargado. Como el dispositivo estaría conectado a internet para acceder a ese sorteo, Amazon ya contaría esa acción como un libro leído (y ni siquiera han tenido que invertir en 'click farming').

El proceso es cíclico y podría repetirse incluso con los mismos libros, cambiando la portada para evitar sospechas. El pago por página leída varía cada mes, según el número de suscripciones que haya, pero circulan estimaciones que lo establecen en 0,0045 dólares (0,0039 euros). Así, por cada 350 páginas leídas se pagarían 1,5 dólares (1,38 euros). Si además un solo timador maneja varias cuentas de Kindle Unlimited, la cifra se multiplica.

De cara al lector, identificar uno de estos libros antes de descargarlo también supone un reto. La mejor forma es acudir a los detalles del producto y fijarse en algunas de las características: que una novela pese más de 2.800 KB resulta sospechoso, ya que no es un libro ilustrado cuyas imágenes lo hagan más pesado. Si fue publicado hace tan solo unos días, también. A su manera, los usuarios también sufren esta estafa, ya que tienen a su disposición una enorme cantidad de títulos inservibles en una biblioteca gigantesca y, por tanto, es más complicado dar con uno bueno.

Los autores independientes de esta gigantesca biblioteca en línea son los que más sufren esta estafa. (Pexels) © Proporcionado por El Confidencial Los autores independientes de esta gigantesca biblioteca en línea son los que más sufren esta estafa. (Pexels)

La propia Amazon ha informado sobre algunos autores que estarían empleando trucos para cobrar más. Por ejemplo, situar el índice o la tabla de contenidos del libro al final, para que haya que ir allí en buscar del enlace que nos llevara a un contenido determinado. Los administradores de Kindle publicaron un mensaje en los foros de la comunidad en el que advertían de que eran conscientes de posibles triquiñuelas: “Podrían intentar hinchar las ventas o las páginas leídas a través del uso de varias técnicas, tales como añadir hiperenlaces confusos o innecesarios, descolocar la tabla de contenidos o añadir contenido que distrae”.

Esta práctica afecta sobre todo a los escritores independientes, menos conocidos y que apuestan por Amazon y sus servicios para darse a conocer. Estar en Amazon Unlimited permite tener presencia en muchos dispositivos y usuarios a un precio fijo. El problema, como parece demostrado, está en el reparto de ganancias. Si tienen que repartirse el pastel con los estafadores, su pedazo es más pequeño. Y esto es lo que hay que combatir.

‘Trucar’ las páginas leídas en un Kindle parece fácil. (Pixabay) © Externa ‘Trucar’ las páginas leídas en un Kindle parece fácil. (Pixabay)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon