Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La ampliación de la Línea 11 de Metro Madrid estará lista en verano de 2023

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 PABLO GIL

Aliviar el tránsito de pasajeros en la Puerta del Sol, dar más servicio de transporte público a la Gran Vía y abrir un nuevo eje que conecte el sur y el sureste de la región con el centro de la capital. Ésos son los objetivos que persiguen las actuaciones anunciadas la pasada semana por la presidenta regional, Cristina Cifuentes, durante el

Debate sobre el Estado de la Región

.

La conexión de la estación de Cercanías de Sol con la de Metro de Gran Vía y la ampliación de la Línea 11 del suburbano son, además, el testamento que deja el hasta ayer consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Pedro Rollán, que hoy tomará posesión de la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, tras el cese de Jaime González Taboada, anunciado el pasado sábado.

Rollán se reunió ayer con Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, para presentarle en detalle ambos proyectos. «Necesitamos la complicidad del Ayuntamiento para que sea ágil en el otorgamiento de las licencias, sobre todo en el caso de la estación de Gran Vía, que es la obra más inmediata», explica Rollán. La licitación de esta obra, dotada con un presupuesto de 18 millones de euros, será presumiblemente aprobada por el Consejo de Gobierno de la Comunidad en una o dos semanas.

Con esta intervención se pretende, según el consejero, «descongestionar la estación de Sol, que en determinadas épocas del año está muy saturada, y enmendar un poco el efecto que tendrá el próximo año el cierre al tráfico del eje de Gran Vía, que lógicamente producirá un incremento del uso de esta estación y del transporte público en general en la zona». Además, los usuarios de Cercanías tendrán una alternativa a la salida del kilómetro cero.

La estación de Gran Vía se convertirá de este modo en un pequeño intercambiador en el que conectarán las líneas 1 y 5 de Metro y las líneas C3 y C4 de Renfe. Para ello se instalarán cinco ascensores y se ampliará generosamente su vestíbulo.

El plan de la Consejería de Transportes es que las obras comiencen en enero de 2018, tras las fiestas navideñas, y que terminen antes de la siguiente Navidad, que es la época de mayor tránsito del año en la zona. «Lo que queremos es acompasar las obras a las que haga el Ayuntamiento dentro de su plan para Gran Vía para que tengan la menor incidencia posible en la vía», dice Rollán.

La ampliación de la Línea 11 con 6,5 km nuevos tardará más en llegar, aunque tendrá un impacto mucho mayor. Afectará principalmente a los vecinos de Leganés y de los distritos madrileños de Carabanchel, Arganzuela y Retiro.

«Responde a una decisión política de la presidenta, Cristina Cifuentes, de recuperar la ampliación de la red de Metro», explica el consejero. La obra, dotada con 285 millones de euros, conectará Plaza Elíptica con Conde de Casal, con paradas en la Línea 3, en un punto aún por determinar, y en la estación de Atocha Renfe de la Línea 1; es decir, será una nueva ruta para coger el Ave.

Con esta segunda actuación se pretende potenciar ambos puntos y que resulten más atractivos como nodos de transportes. «Estamos convencidos de que se va a producir una migración del vehículo privado al transporte público», comenta el consejero.

Plaza Elíptica recibe numerosos autobuses interurbanos de la zona sur de la región y Conde de Casal es final de otras líneas procedentes de los municipios del eje formado por la autovía A-3. El proyecto de crear un nuevo intercambiador en Conde de Casal es precisamente otro de los asuntos que el Gobierno de la Comunidad presentó ayer a la Concejalía madrileña de Medio Ambiente.

La Comunidad contratará ahora la redacción del estudio de detalle del proyecto, que servirá para delimitar el trazado definitivo de la ampliación de la Línea 11. De este modo, en 2019 se redactaría el proyecto y comenzaría la obra, que duraría entre tres años y medio y cuatro años. Estaría en funcionamiento en verano de 2023.

Metro de Madrid alcanzó el año pasado 587 millones de viajeros y en 2017 la consejería estima que esta cifra podría llegar a 615 millones, dado que, durante los siete primeros meses de este año, han aumentado un 6,62% con respecto al mismo período del año anterior.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon