Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La avispa china amenaza los castaños del Montseny

La Vanguardia La Vanguardia 17/06/2014 null

Viladrau. (ACN).- Una avispa china ha puesto en alerta el Centro de Manipulación de la Castaña de Viladrau (Osona). Su gerente, Joaquim Soler, ha explicado que todavía no se sabe con seguridad qué efectos tendrá en la cosecha, "pero afectará seguro". El centro se puso en marcha ahora hace cuatro años con 500 kilos de castañas y este año se han puesto en venta 10.500. La progresión, sin embargo, se podría ver frenada debido a la avispa china, que pone los huevos en las gemas de los árboles más jóvenes e impide la floración. El equipo de Soler ya trabaja con expertos en abejas para encontrar una solución. El animal se detectó en el 2012 en la parte sur del Montseny y ahora ya habría dado el salto en la parte que toca con las Guilleries.

El Centro de Manipulación de la Castaña de Viladrau tiene cuatro años de vida y se dedica, aparte de vender las castañas durante la época de la Castanyada, al aprovechamiento de la madera, la gestión de los bosques y a la comercialización de productos elaborados a partir del fruto, entre otras actividades. Precisamente durante esta tarea de gestión de los bosques, se han dado cuenta que los árboles con que trabajan –y que se encuentran en diferentes fincas de privados con las que han llegado a acuerdos de gestión y explotación– estaban enfermos.

Una abeja que quita la fuerza a los árboles
El gerente del centro, Joaquim Soler, se lamenta de que la culpable es una abeja que procede de China y que cría en las ramillas de los castaños. El insecto deposita un huevo justo en el punto de floración de los árboles. A medida que la larva va creciendo se puede apreciar un bulbo que actúa de nido de la futura abeja. Cuándo se ha formado, se rompe y sale la avispa, pero durante el proceso el árbol ha dedicado su fuerza al crecimiento del insecto y, por el contrario, las hojas no se han desarrollado y los frutos no pueden nacer porque no hay bastante energía.

Soler quiere que se establezca un protocolo para actuar contra la amenaza ya sea sobre los árboles o disuadiendo las avispas de su objetivo en las zonas afectadas. En este sentido, su equipo y varios expertos en este tipo de insectos ya están trabajando para encontrar una solución que pasaría por atraer las avispas a través de olores, "para despistarlas" y evitar que pongan los huevos en los árboles.

Controlar la plaga, no erradicarla
Ahora, desde el Centro de Manipulación de la Castaña están “observando mucho" para ver cómo evoluciona y dónde afecta más, y poder señalar cuál es el ciclo de la avispa y así poder “controlarla, que no erradicar". Las consecuencias, se lamenta Soler, "son evidentes y afectan a unos castaños que tienen más de 500 años". "No es sólo un problema para los que recogemos las castañas, sino que también es una cuestión que afecta al patrimonio del territorio", añade.

El gerente del centro señala la llegada de castaña de la China como la principal causa de la introducción del insecto en el territorio catalán. Ante el déficit de castaña propia de Catalunya, ya que hay mucha más demanda que oferta, la importación desde otros países habría favorecido este fenómeno. "Comprar producto de fuera comporta estos riesgos", se lamenta, "en cambio, comprar producto de aquí tiene más ventajas, porque conoces el producto y quien hay detrás, y por eso es más seguro y mejor", sentencia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon