Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La banca saca del BCE 25.428 millones en depósitos para evitar la tasa negativa

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Alejandro Bolaños
Mario Draghi, presidente del BCE, tras la reunión de junio. © Thomas Lohnes Mario Draghi, presidente del BCE, tras la reunión de junio.

El plan extraordinario que el Banco Central Europeo (BCE) aprobó hace una semana para dar otro empujón al crédito, y alejar así el riesgo de deflación, ha pasado su primera prueba. El supervisor publicó ayer los datos en los que se refleja el impacto inicial de la medida más innovadora: penalizar, con un 0,10%, el dinero que los bancos mantienen depositado en las cuentas del BCE. Para evitar pagar por este exceso de liquidez ocioso, la banca de la zona euro sacó 25.428 millones de esa facilidad de depósito, que se redujo a un tercio en un solo día.

La tasa negativa a los depósitos se aplica desde el miércoles, pero el BCE no publica los datos hasta un día después. La comparación con el martes revela que la medida —ensayada antes en Dinamarca y Suecia—, ha tenido efecto, aunque no completo: el martes, había aparcados 39.015 millones en las arcas del banco central; un día después, el dinero alojado en la facilidad de depósito bajó a 13.587 millones.

ampliar foto

Fuente: Bloomberg y BCE / C.AYUSO

Los bancos que mantienen fondos en el BCE pagan desde ahora una comisión diaria, aunque fuentes financieras recalcan que la multa es muy baja —el 0,10% es una tasa anual, el coste de mantener un día 13.587 millones en la facilidad de depósito no llega a 40.000 euros—, y su valor es simbólico, otra señal más de que el banco central está ahora dispuesto a todo para reactivar el crédito.

La facilidad de depósito apenas era utilizada antes de la crisis financiera, porque los bancos preferían prestarse entre sí a un día. Pero la falta de confianza sobre lo que había en el balance de otras entidades llevó a los bancos a restringir el uso del mercado interbancario, incluso a los plazos más cortos. En paralelo, la búsqueda de la máxima seguridad multiplicó el volumen de dinero aparcado en depósitos en el BCE hasta superar los 820.000 millones en marzo de 2012 —tras las dos macrosubastas de liquidez—, pese a que el supervisor fue rebajando el interés pagado, del 3,25% al 0,25%.

En julio de 2012, el BCE dejó de pagar por el dinero aparcado a un día por los bancos. Esa medida rebajó el volumen depositado hasta los 300.000 millones. Desde entonces, la paulatina recuperación de la confianza hizo que los bancos redujeran su aportación diaria a la facilidad de depósito hasta situarla por debajo de 40.000 millones. Aun así, seguía siendo una cantidad apreciable al 0% de interés: antes de la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre de 2008, nunca se había alcanzado ese nivel en la era euro.

¿Dónde fue el dinero que sacaron este miércoles los bancos del BCE? Buena parte ha engrosado las reservas de las propias entidades, o han pasado a aumentar las reservas de otros bancos de la zona euro a los que prestaron dinero. De hecho, el exceso de volumen de reservas sobre el mínimo legal exigido creció entre el martes y el miércoles en 14.079 millones, al pasar de 88.332 millones a 102.411 millones. Este exceso de reservas también va a ser penalizado por el BCE con la comisión del 0,10%, pero el tipo negativo se aplicará al final del “periodo de mantenimiento”, el próximo 8 de julio, según cuál sea la evolución en este próximo mes.

Joaquín Maudos, catedrático de la Universidad de Valencia, apunta que habrá que seguir la pista del mercado interbancario para comprobar si los bancos con exceso de liquidez, como los alemanes, elevan el préstamo a entidades de países periféricos, como las españolas. Maudos cree también que, para este dinero, la primera opción de las entidades fuera del circuito bancario será la deuda pública a plazos cortos (letras) u otras alternativas financieras, no el crédito a empresas.

El incesante flujo de dinero a la deuda pública volvió a corroborarse ayer: el Tesoro español colocó 9.000 millones en bonos a diez años al 2,75% en una emisión sindicada con gran demanda. Más de un tercio corresponde al canje de títulos que vencían en 2015.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon