Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La capital se enfrenta a una huelga del sector del taxi de 24 horas

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 F. Javier Barroso
Vehículo destrozado en una protesta de taxistas en julio de 2012. © luis sevillano Vehículo destrozado en una protesta de taxistas en julio de 2012.

El centro de la capital se verá afectado hoy por una manifestación de taxistas que transcurrirá por el paseo de la Castellana a media mañana. Los conductores, provenientes de toda España, están llamados a marchar entre los ministerios de Economía y Fomento. Esta no será la única protesta que viva el sector esta jornada. Los profesionales han decidido mantener un paro de 24 horas para protestar por la implantación de la tecnología Uber, que permite conseguir un coche con un conductor a través de una aplicación del móvil o de la tableta.

Tan solo se atenderán servicios fijos y las urgencias de particulares

Los paros en el sector, al que están llamados todos los profesionales, comenzarán a las seis de la mañana. A partir de ese momento, tan solo circularán, si se cumplen las premisas de la patronal, los servicios mínimos marcados por las distintas emisoras de las asociaciones y colectivos radicados en la región. Cada colectivo marcará el número máximo de taxistas. En otras ocasiones anteriores se ha fijado en un 10% del total. Como hay unos 6.000 profesionales que no están suscritos a ninguna emisora y el número de licencias es de 15.500 en la capital y los municipios limítrofes, se calcula que solo circularán durante las 24 horas del paro unos 1.000 taxis.

Fuente: Fedetaxi y Asociación Gremial Auto-Taxi de Madrid.

Los vehículos que vayan en servicios mínimos irán perfectamente identificados como ha ocurrido en otras ocasiones, en las que los propios compañeros han destrozado los taxis que estaban trabajando.

¿Qué servicios se cubrirán? Eso dependerá de las opciones que haya elegido cada emisora en particular. En estos casos, solo se suelen atender los servicios fijos con algunas administraciones, como las emergencias médicas o el traslado del personal judicial. Eso sí, en el supuesto de que una persona llame con alguna urgencia, se le suele dar prioridad y se desplaza un taxi. Otra cosa es el tiempo que pueda tardar en llegar el vehículo al domicilio o al lugar en el que se encuentre el cliente.

Lo que parece mucho más difícil es que algunos servicios públicos importantes, como aeropuertos y estaciones de trenes o autobuses, puedan estar abastecidas de taxis.

La manifestación ha sido convocada por las cuatro patronales del sector (Fedetaxi, UNALT, CTE y Uniatramc). En un principio, los peticionarios solicitaron a la Delegación del Gobierno en Madrid que querían que 50 taxis encabezaran la protesta. Al final, el número se redujo a ocho. Está previsto que comience a las once de la mañana junto a la plaza de Cuzco, frente al Ministerio de Economía y Sostenibilidad. La cabecera se adelantará todo lo que sea necesario para que la cola de la marcha no invada en ningún caso Cuzco.

Los asistentes, previsiblemente llegados de toda España, cubrirán la marcha a pie. La protesta comenzará en los carriles centrales del sentido de bajada en el paseo de la Castellana. Según el plan consensuado con la Delegación del Gobierno, no se podrá invadir el sentido de subida hacia la plaza de Castilla ni los carriles laterales del paseo. De este modo, se intenta evitar que el transporte público en superficie se vea afectado. El final está previsto hacia la una de la tarde frente a la sede del Ministerio de Fomento, en el número 67 del paseo de la Castellana.
Fuentes de la Policía Municipal explicaron que la intención es que las calles queden cerradas y abiertas en función del avance de la marcha de los profesionales.

El aeropuerto Adolfo Suárez

o las estaciones

pueden quedar sin servicio

La última manifestación celebrada por los taxistas en Madrid logró evitar en 2012 la liberalización del sector a través de los vehículos de transporte con conductor, conocidos como VTC. A la vista de que se congregaron unos 3.000 profesionales de toda España, encabezados por 50 coches, el Ministerio de Fomento echó marcha atrás en la reforma de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre. En aquella ocasión, los incidentes por el paseo de la Castellana terminaron con cinco detenidos y una veintena de coches de profesionales dañados y, en algunos casos, destrozados.

Problema de instrusismo

El principal caballo de batalla de los convocantes de la protesta ha sido la aplicación Uber, un sistema que permite contratar a través del teléfono móvil o de la tableta a un conductor con un vehículo privado. Según Pedro Mostaza, secretario de la Asociacion de Autonónomos del Transporte Uniatramc y responsable del Taxi UGT, este sistema crea “un grave problema de instrusismo y de economía sumergida” que puede afectar a cerca de 100.000 familias que dependen directamente del taxi en toda España.

Según un comunicado de los convocantes, la nueva aplicación ha comenzado a operar en el territorio español con vehículos y conductores particulares, algo que va en contra de lo que marca la legislación vigente en materia de transporte terrestre en turismos. “No sabemos en qué vehículo se van a subir y, sobre todo, hay competencia desleal porque ese conductor particular no tiene que pagar ninguna licencia ni ningún impuesto, al tratarse todo de manera ilegal”, añadió Pedro Mostaza.

Los convocantes de la manifestación calificaron de “insuficiente” el anuncio del Ministerio de Fomento de que este tipo de aplicaciones eran ilegales. De hecho, consideraron que el comunicado oficial llegaba “tarde y mal”, por lo que decidieron mantener los paros tanto en Madrid y Barcelona, como la protesta por la Castellana, en la capital.

Desde Fedetaxi, se pidió a Fomento que articulara los medios adecuados para vigilar el cumplimiento de la ley.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon