Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La crisis aumenta hasta un 10% la desigualdad entre territorios

La Vanguardia La Vanguardia 02/06/2014 Luis Izquierdo

Todos o casi todos los españoles han perdido mucho con la crisis, pero la radiografía regional tras los cinco primeros años arroja un evidente crecimiento de las desigualdades en términos de renta per cápita. Si la brecha entre las comunidades ricas y las pobres ya era grande, después de la doble recesión es aún mayor.

En el caso más extremo, las diferencias entre Extremadura y el País Vasco han crecido un 10%. Si en el 2008 los vascos tenían un 89% más de renta que los extremeños, en el 2013 aquella significaba un 99,3% más, esto es, prácticamente el doble. Después de los años que llevamos de crisis, los vascos tienen una renta media de 29.959 euros, sólo mil por debajo de la que tenían hace cinco años. Los extremeños afrontan la incipiente recuperación con la mitad de renta, 15.026 euros per cápita, esto es, 1.300 euros menos que en el 2008, lo que proporcionalmente supone una pérdida mucho mayor.

Pero siendo estas comunidades las que marcan las mayores distancias, no son las únicas que han profundizado en sus diferencias de renta. Por ejemplo, el PIB de catalanes y andaluces se ha distanciado en la misma medida y está hoy 10 puntos porcentuales más lejos que cuando comenzó la crisis. Los catalanes disponen en la actualidad de una media de 26.666 euros al año, exactamente 10.000 euros más que los andaluces, pero mientras los primeros han perdido un 3% de sus ingresos en estos años, los segundos se han dejado hasta ahora más del 10% de las rentas de las que disponían hace cinco años.

La comunidad que más ha retrocedido en términos de renta es Murcia. La disponibilidad económica de los murcianos ha bajado en más de un 11,9% en este periodo, lo que representa 2.439 euros anuales menos. A quienes ha afectado en menor medida la crisis en términos de renta ha sido a los castellanoleoneses (-2,9%), los vascos (-3,1%) y los catalanes (-3,4%). La media nacional del salto atrás ha sido de un 6,6% hasta situarse en 22.279 euros anuales.

Lo muestran las cifras de contabilidad regional del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y lo constata una investigación realizada por los profesores de Economía de la Universidad de Cádiz, Rafael Peña y Mercedes Jiménez. Peña explica a La Vanguardia que en el periodo democrático la convergencia entre comunidades en términos de renta per cápita se produjo principalmente entre los años 2000 y 2008, tras una década, la de los noventa, de ligera divergencia. De forma más genérica, puede adivinarse que el ciclo expansivo favorece el recorrido hacia la igualdad, mientras que los años económicamente más complicados lo hacen en sentido contrario.

"La recuperación económica debería favorecer una nueva convergencia, pero lo difícil es saber con qué intensidad y sobre todo cómo podría afectar a cada territorio", abunda el investigador aludiendo a los resultados del estudio "Productividad y estructura sectorial: Elementos determinantes de las disparidades económicas regionales en España".

El catedrático de Economía de la Universidad de Zaragoza Eduardo Bandrés introduce la idea de que la desigualdad perjudica el crecimiento. Medido en término de rentas, en su trabajo "Desigualdad, redistribución y crecimiento" publicada en el último número de Cuadernos de Información Económica de Funcas, Bandrés llega a la conclusión de que "en un país como España, con un elevado nivel de desigualdad, esta puede ser una rémora para la recuperación de un crecimiento estable capaz de generar empleo a medio y largo plazo". Precisamente, es en las comunidades con menos renta donde, además, se producen las mayores desigualdades entre ricos y pobres, explica el catedrático.

"Las diferentes comunidades tendremos que especializarnos en una u otra industria con perspectivas de futuro y valor añadido y el camino que cada autonomía siga marcará los niveles de convergencia", apunta Peña.

Pero eso será más adelante, cuando la economía empiece a crecer de forma sostenida. Porque en términos de renta per cápita no ha existido el fenómeno de la doble recesión o, mejor dicho, de la falsa recuperación de los años 2010 y 2011. El dinero disponible en los bolsillos de los españoles no ha dejado de caer en estos cinco años hasta situarse 1.500 euros por debajo de la media disponible en el 2008.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon