Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La destitución de Magdalena Álvarez se debatirá en el BEI dentro de una semana

El Mundo El Mundo 29/05/2014 CARLOS SEGOVIA

El hecho de que hayan pasado ya las y el actual caos en el no ha cambiado el plan del Gobierno con Magdalena Álvarez. Al contrario, eleva la presión para forzar su dimisión o, en todo caso, su relevo. El consejo de administración del Banco Europeo de Inversiones (BEI) mantendrá un primer debate el próximo 4 de junio sobre la destitución de la vicepresidenta de este importante organismo europeo, si ella no renuncia antes en los próximos días.

El debate tendrá lugar a petición de la delegación española y portuguesa -que son quienes propusieron en 2010 su nombramiento- y pueden recibir el apoyo de otros países, según confirmaron a EL MUNDO fuentes de la institución internacional. No se prevé una decisión formal aún al respecto, que quedaría para el consejo de administración siguiente, correspondiente al mes de julio.

Si para entonces Álvarez no ha dimitido, el Gobierno español está dispuesto a someter a votación su destitución. Tanto la vicepresidenta del Gobierno, , como el ministro de Economía, Luis de Guindos, llevan semanas haciendo un a la ex ministra socialista de Fomento a la responsabilidad para que se vaya sin dar lugar al bochorno de una votación para su relevo.

El motivo del debate del próximo día 4 es que el presidente del BEI, el alemán Werner Hoyer, prevé tener listo para la próxima semana el informe del Comité de Ética de la institución sobre si Álvarez, al estar en España por un delito de malversación de fondos públicos por el escándalo de los ERE, ha perdido la honorabilidad necesaria para ejercer en el BEI.

El Comité de Ética es el encargado de velar que la institución, que goza de calificación de Triple A en los mercados financieros, mantenga su reputación intachable. No hay precedentes de que uno de los vicepresidentes del BEI se encuentre imputado y con sus bienes sometidos a embargo judicial como es el caso de Álvarez por decisión de la juez Mercedes Alaya.

El Ministerio de Economía interpreta que Álvarez no podría ejercer como banquera en España con la nueva Ley sobre honorabilidad en el sector financiero al estar investigada con carácter penal de un delito contra la Hacienda pública. De Guindos, considera coherente anticiparse y solicitar él la destitución antes que otros países la pidan.

Europa pide su salida

El Ministerio alemán de Finanzas, que es el primer accionista del BEI, ya ha informalmente por la situación de Álvarez, tal y como publicó EL MUNDO el pasado día 18. La ministra de Finanzas portuguesa, Maria Luis Albuquerque, tampoco defiende la continuidad de la vicepresidenta del BEI que ocupa el puesto en la cuota correspondiente a España y Portugal, que rotan representantes en esta institución.

Además del informe del Comité de Ética, la representante del Ministerio de Economía en el BEI ya activó el pasado día 21 el procedimiento de destitución al solicitar un dictamen jurídico. El Gobierno dio este paso claramente con la confianza de que bastara para que la ex ministra de Fomento presentara su dimisión. Pero Álvarez no ha renunciado. Ésta ha sostenido hasta ahora su inocencia y que dimitir sería reconocer su culpa en el escándalo de los ERE de Andalucía.

El PSOE se olvida de ella

El PSOE no ha salido en su defensa, pero el actual caos en sus filas hace que Álvarez ya no perciba presión del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, que la pidió que no se encastillara en el BEI. El ex presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, sí salió en su defensa la semana pasada y acusó al Gobierno de «cinismo e hipocresía» en declaraciones en Algeciras, al plantear la marcha de Álvarez «en plena campaña electoral para tapar lo que le está ocurriendo a su candidato en estas elecciones europeas», en alusión a Miguel Arias Cañete.

La vicepresidenta del BEI ha rechazado ofertas informales realizadas por el Ministerio de ser recolocada en alguna embajada en el extranjero donde mantendría un apreciable sueldo, aunque no de los 23.000 euros mensuales actuales que son los que les corresponden al tener rango a esos efectos retributivos de comisaria europea.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon