Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La dieta contra el cáncer

El Periódico El Periódico 13/10/2016

© Proporcionado por Zeta Digital S.L.U. © Proporcionado por Zeta Digital S.L.U.

Ya resulta evidente la coincidencia entre los alimentos a los que múltiples estudios científicos citan por su potencial protección frente a las enfermedades cardiovasculares -el infarto entre ellas-, los que ayudan a conservar la función cognitiva y la memoria -freno a la demencia de alzhéimer- y aquellos que las principales entidades vinculadas en la lucha contra el cáncer sugieren como vía para evitar o reducir el riesgo de desarrollar algunos tumores malignos. Les une su capacidad para frenar la oxidación celular inevitable en los seres vivos que respiran oxígeno -son antioxidantes-, el bajo contenido en grasa animal y la protección que su condición fibrosa ejerce en todos los órganos relacionados con la deglución y la digestión. El estrés oxidativo -la dificultad del cuerpo para eliminar las toxinas del ambiente, de los alimentos o de los fármacos- influye de forma decisiva en la aparición de algunas demencias, indicó un reciente estudio publicado en la revista científica 'Journal of the American Medical Association' (JAMA). El beneficio de la dieta antioxidante frente al cáncer es admitido por oncólogos y nutricionistas.  

Un tercer detalle que vincula la prevención de esos tres grupos patológicos, los que causan más sufrimiento, enfermedad y muerte en el mundo, es la constatación, en todos ellos, de que el ejercicio físico continuado e intenso reduce tanto el riesgo de sufrir un proceso coronario como el de padecer alguno de los cánceres más recurrentes. Y dado que estimula el riego sanguíneo cerebral, también se considera conveniente para quienes muestran indicios de una enfermedad neurodegenerativa.

Existe consenso en que lo que es bueno para el corazón, peviene el cáncer y aleja el alzhéimer 

IMPENSABLE HACE 15 AÑOS

Frutas y verduras frescas -unas más que otras- pescado fresco, frutos secos y aceite de oliva extra virgen son encuadrados con creciente frecuencia, en publicaciones científicas, en la categoría de alimentos protectores del cáncer, el infarto o el alzhéimer, algo que hace apenas 15 años era seriamente cuestionado o simplemente negado en los ámbitos de la investigación científica. Los alimentos que serían capaces de evitar el cáncer son, no obstante, los que generan más interés y seguidores.  

"La dieta influye en la reducción del riesgo de sufrir un cáncer, es un factor que se suma a la predisposición genética individual y a la influencia ambiental -asume Judith Balmaña, responsable del programa de consejo genético del cáncer en el Hospital del Vall d’Hebron-. Pero hay que cuidar cómo se expresa esto. A veces, el término prevención se interpreta como supresión del riesgo, y eso no es cierto". "Hay pacientes que nos dicen que estaban convencidos de que no llegarían a sufrir un cáncer porque mantenían un estilo de vida sano -añade-. A día de hoy, no se sabe si es posible aniquilar la aparición de un cáncer por medio del estilo de vida y la alimentación".

LOS MÁS CONVENIENTES

¿Dé qué frutas y verduras hablamos? Existe coincidencia en considerar como máximos protectores frente a un cáncer un conjunto de frutos que encabeza el brécol, seguido de zanahoria, col, tomate, arándanos, uvas, piña, pomelo, limón, papaya, alcachofa, escarola y cebolla, entre los principales. En un término medio en cuanto a su poder protector, se sitúan las legumbres y los cereales integrales, con creciente predominio de los que no contienen gluten, como son la quinoa o el maíz. A continuación, se citan pescado a la plancha y carne de ave. Como "poco recomendables" figuran las bebidas alcohólicas, las grasas saturadas que forman embutidos y carnes rojas, la sal, el azúcar refinado e incluso el marisco y la repostería.

Los porcentajes de prevención que se consiguen seleccionando un menú ultrasano oscilan, según diversos estudios consensuados, entre un 20% y un 25%: es decir, uno de cada cuatro cánceres se atribuyen a incorrecciones en la forma de comer, sostenidas en el tiempo. O a la inversa, una dieta siempre saludable podría suprimir esa misma proporción de opciones de sufrir un cáncer. Otro 20% de cánceres está asociado a la contaminación causada por el tráfico de vehículos. 

“Las dietas en las que abundan de forma variada frutas y verduras evitarían un 20% o más de todos los tipos de cáncer”, indica la web de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), que se adentra incluso en el tipo de tumor que es posible evitar si se incluyen determinados alimentos en los menús cotidianos. "Las frutas y verduras protegen, sobre todo, frente a los tumores malignos de la cavidad oral, esófago, estómago, colon y recto, pánceras y vejiga -indica la AECC-. Los cereales, mejor si son integrales, y las legumbres, aumentan el volumen de las heces, disminuyen el tiempo de tránsito de los alimentos en el intestino grueso y facilitan que cualquier sustancia cancerígena que pudieran contener esté poco tiempo en contacto con las paredes intestinales”.

LA HERENCIA GENÉTICA

El componente genético y hereditario de los tumores más frecuentes -mama, colon, próstata y ovario- explica "entre un 5% y un 10%" de los casos, indica la genetista Balmaña. El resto de factores que determinan a sufrir un tumor maligno son "una amalgama de causas", sintetiza la especialista.

Moléculas beneficiosas que se abren paso

1. Las moléculas que componen numerosas frutas, frescas o secas, entre ellas el polifenol resveratrol que contienen las pepitas y la piel de los granos de uva o el cacao del chocolate, han sido relacionados en recientes investigaciones realizadas en Catalunya con la protrección frente al cáncer.

2. El elevado poder antioxidante del té verde en hoja se ha vinculado con un cierto potencial para alejar la aparición de tumores malignos. No existe consenso científico que lo avale, aunque abundan los productos que ofrecen altas concentraciones de té verde con fines terapéuticos.

3. Un descanso nocturno suficiente, realizado en las horas centrales de la noche, ejerce una cierta protección anticancerígena, aseguran recientes investigaciones sobre los ritmos circadianos humanos. Las personas que trabajan de forma discontinua en turnos nocturnos acumulan más riesgo de sufrir cáncer, indicaron.

4. Los gases que expulsan los tubos de escape de los vehículos -que explican hasta un 20% de los cánceres que afectan a la población- van adquiriendo importancia a medida que se investiga sobre su acción en el sistema pulmonar y en el cerebro. Los más afectados son los niños. 

MÁS EN MSN:

Mantequilla: Hasta hace unos años la mantequilla era considerada un alimento a evitar, dado su alto contenido en grasas saturadas. Hoy sabemos que su sustituto, la margarina, es bastante peor y, además, que tanto la mantequilla como algunos quesos tienen notables beneficios en la prevención de la obesidad y, especialmente, en la prevención de diabetes tipo 2. (Foto: iStock) Que no te engañen: 8 comidas grasas que son geniales para tu salud
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Visita la web de El Periódico

image beaconimage beaconimage beacon