Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La dinastía de los Fujimori

ABC ABC 11/04/2016
© ABC

La vida del clan Fujimori cambió de la noche a la mañana en el momento en que Alberto Fujimori llegó al poder en junio de 1990, tras derrotar en las urnas al escritor Mario Vargas Llosa. Entonces la candidata a las presidenciales de este domingo en Perú, Keiko Sofía, tenía 15 años. La política transformó la vida familiar como un torbellino porque tres años más tarde la ahora aspirante a la presidencia asumiría el cargo de primera dama en sustitución de su madre, Susana Higuchi, tras la ruptura del matrimonio. Fujimori e Higuchi tuvieron cuatro hijos: Hiro Alberto, Keiko Sofía, Sachi Marcela y Kenji Gerardo.

En marzo de 1992, la exprimera dama denunció a la prensa que sus cuñadas Clorinda de Fujimori y Rosa Fujimori traficaban con la ropa donada que llegaba desde Japón y la vendían como nueva en una de sus tiendas. El 5 de abril de este año, Fujimori realizó un «autogolpe» contra el Congreso y el Poder Judicial. Higuchi denunció presiones para que se retractase de la denuncia contra sus cuñadas, hasta que se separó de su esposo.

Desde el principio los cuatro hermanos de Fujimori, Santiago, Rosa, Juana (y su esposo Victor Aritomi, que llegó a ser embajador en Japón) y Pedro participaron de forma activa en el gobierno. En la actualidad todos, salvo Santiago que vive en Lima, son prófugos de la Justicia.

Como primera dama Keiko tuvo un perfil bastante bueno ante los peruanos. Aunque no participó de forma directa en el gobierno, se recuerda que en 1998 firmó la petición de un reférendum promovido por la oposición para que su padre no se presentase por tercera vez a la presidencia en el año 2000. La crisis de la corrupción llevó a Alberto Fujimori a renunciar a la presidencia por fax desde Japón ese mismo año.

Desde que en 2009 el expresidente fue condenado a 25 años de cárcel por corrupción y delitos de lesa humanidad, Keiko y sus hermanos han pedido sin éxito el indulto para su padre a los presidentes Alan García y Ollanta Humala.

Kenji Gerardo es otro de los hijos de Fujimori que se dedica a la política. En 2011 fue el congresista más votado y ahora vuelve a competir por un escaño. Kenji, el benjamín de los Fujimori, representa la esencia del fujimorismo más duro y es la voz de su padre,que no puede hablar ante los medios por encontrarse en prisión. A veces critica medidas tomadas por su hermana en el partido Fuerza Popular.

La sombra sobre Keiko Fujimori no se remite solo a los delitos cometidos durante el gobierno de su padre (1990-2000) sino a la investigación judicial sobre el dinero que se utilizó para pagar sus estudios y los de sus hermanos fuera del país.

Dinero oscuro

En una entrevista con ABC, el exprocurador Julio Arbizu señaló que Keiko Sofía y sus hermanos deberían responder ante la Justicia por el presunto dinero oscuro que recibieron de Vladimiro Montesinos -el controvertido exasesor de Alberto Fujimori, conocido como el «Rasputín peruano»- para pagar sus estudios en Estados Unidos. Arbizu afirmó en este sentido que «el peritaje elaborado por la fiscal Gladys Echaiz arroja que Keiko Fujimori comete el delito de receptación, es decir, recibir dinero de proveniencia indebida, pero este delito ya prescribió. Keiko Fujimori tiene maestría en administración y estaba absolutamente capacitada para saber que el dinero tenía origen ilegal».

De acuerdo con diversos analistas, en el país andino solo existen dos partidos políticos: el fujimorismo y el antifujimorismo. Por ello el pasado 5 de abril, en el 24 aniversario del autogolpe de Fujimori contra el Congreso y Poder Judicial, se manifestaron unas 300.000 personas en 20 ciudades a nivel nacional contra su candidatura.

En 2011, Keiko Sofia Fujimori perdió las elecciones porque Ollanta Humala apeló con éxito al voto antifujimorista. Este hecho ha forzado a la política a realizar gestos que hagan descender el voto contrario a su candidatura, como no criticar a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

«Para bien y para mal, Keiko Fujimori es heredera política del padre. Llegó a donde está gracias a ser hija de Alberto Fujimori, pero quizá, por lo mismo, tendrá dificultad para llegar a la presidencia. Y recordar el 5 de abril, como ocurrió el pasado martes, es un exocet en la línea de flotación de su nave, no del próximo domingo sino de la segunda vuelta», señaló el analista de «La república», Augusto Alvarez Rodrich.

Volver a reproducir vídeo

MÁS EN MSN

Multitudinaria marcha contra la candidatura de Keiko Fujimori en Lima (Perú). Protesta contra Keiko Fujimori en Perú

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon