Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La economía se recupera con lentitud en la zona euro

dw.com dw.com 05/05/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

La economía de la eurozona comienza a recuperarse pero de forma paulatina tras la crisis, con un 1,2 por ciento de crecimiento estimado para este año y un 1,7 por ciento en 2015.

Esas cifras se desprenden del informe de la Comisión Europea sobre sus previsiones económicas de primavera. La expectativa de crecimiento para el año próximo es una décima menor que en el informe anterior. Para los 28 miembros de la UE los expertos calculan una expansión del 1,6 por ciento este año y 2,0 por ciento en 2015. El desempleo seguirá siendo alto, aunque baja algo más rápido de lo previsto hasta ahora.

Francia y España incumplirán sus objetivos de déficit a menos que se tomen medidas adicionales. París tendrá en 2015 un rojo del 3,4 por ciento del PIB (tras un 3,9 en 2014), con lo que no logrará mantenerlo por debajo del tres por ciento como se había comprometido, ni siquiera tras el anuncio de un recorte de 50.000 millones de euros hasta 2017 aprobado por el Parlamento hace unos pocos días.

El ministro de Finanzas galo, Michel Sapin, mantiene sin embargo el objetivo del 3,0 por ciento para 2015. Sapin afirmó que las autoridades de Bruselas sólo han tenido parcialmente en cuenta los nuevos recortes.

Tampoco España podrá situarse por debajo del tres por ciento en 2016, como está pactado en su caso. El pronóstico de déficit es de un 5,6 por ciento este año y 6,1 en 2015, con lo cual se hace casi imposible reducirlo a la mitad en un año.

Para este país las previsiones de crecimiento son de un 1,1 por ciento este año y un 2,1 por ciento en 2015. Francia crecerá un 1,0 por ciento y un 1,5 por ciento el año que viene. Alemania, la mayor economía de la eurozona, se expandirá un 1,8 por ciento este año y un dos el próximo.

Optimismo, amenazado por crisis en Ucrania

Los países tienen que seguir haciendo reformas, aseguró el comisario en funciones de Asuntos Económicos y Monetarios, Siim Kallas, quien sustituye a Olli Rehn durante la campaña para las elecciones europeas de finales de mayo. Pese a ello, Kallas destacó que hay razones para el optimismo porque se espera que el elevado desempleo se reduzca más rápido de lo previsto inicialmente. "La recuperación se ha afianzado, los déficits se han reducido, la inversión está repuntando y la situación del empleo ha empezado a mejorar, factor este de gran importancia", aseguró.

El clima de moderado optimismo se ve amenazado por el conflicto en Ucrania. "El principal riesgo son claramente las tensiones externas y la incertidumbre que nos rodea, en especial en relación a la crisis en Ucrania", indicó Kallas.

También la economía de Rusia se ve amenazada y de manera muy amplia, desde sus ingresos energéticos al valor de su moneda, el rublo. El país ya sufre fuga de capitales y todos los intentos por frenarla -como las restricciones al movimiento de capitales- tendrán "un impacto indirecto en la economía europea", alertó el comisario. Tras el récord de desempleo de este año, se espera que la tasa baje al 11,8 por ciento en 2014 y a 11,4 en 2015, más rápido de lo que se estimó en un primer momento.

Grecia espera medidas

La asociación de sindicatos europeos ETUC exigió más medidas. "No necesitamos una dieta de recortes, sino un plan de inversiones, crecimiento y empleos para mejorar la demanda interna", indicó. La Comisión Europea apoyó la decisión de Portugal de no pedir más ayudas para su salida del rescate europeo. Es algo "justificado", comentó Kallas, aunque añadió que "el gobierno portugués no puede dormirse en los laureles. Tiene que seguir con las reformas".

Grecia espera por su parte más medidas que alivien el pago de su deuda, como tasas de interés más bajas y plazos más largos. Kallas comentó al respecto que "la reducción del endeudamiento es una cuestión muy importante que tiene que ser debatida con los acreedores. Aunque no creo que haya mucho espacio de maniobra, debe hablarse con los estados miembro". Finalmente, la Comisión alerta de una baja inflación que se mantendrá a largo plazo tanto en la UE (1,0 % en 2014, 1,5 % en 2015) como en la zona del euro (0,8 % y 1,2 %). Pero, no ve el riesgo de una deflación.

CP (dpa, rtr)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon