Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La escuela del 25% en castellano

Logotipo de El Mundo El Mundo 29/09/2017 OLGA R. SANMARTÍN

Dafne es argentina. Lisandro vino de Guatemala y tiene el nivel C de catalán. Rebeca es una profesora hipster nacida en Huesca que está releyendo a Saramago. Pidieron más clases en castellano para sus hijos en el colegio porque lo ven «un idioma más útil para moverse por el mundo». No se sienten fachas ni españolistas. No les interesa la política. En el fondo, el procés les da bastante igual.

Los tres viven en Castelldefels y llevan a sus hijos al colegio público Josep Guinovart. No quieren ser retratados ni que se pongan sus apellidos, por miedo a que alguien los reconozca y se meta con ellos. Forman parte de un grupo de 30 familias que ha conseguido que, por primera vez, prácticamente todo un centro educativo cambie su proyecto lingüístico e imparta más clases en español.

No había ocurrido antes que una escuela entera tuviera que modificar toda la estructura de la mayoría de los cursos para adaptarse a las medidas cautelares impuestas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que, desde 2014, ha dictado cerca de un centenar de autos favorables a los padres que lo reclaman vía administrativa en los que dice que el 25% de las horas lectivas deben impartirse en castellano.

Hasta ahora, el procedimiento habitual consistía en que el padre se quejaba de forma individual y el TSJC resolvía ordenando habilitar una asignatura más en español sólo en el aula donde estudiaba el niño.

Pero como esta vez las familias recurrentes son muchas y tienen niños de varias edades repartidos por todo el colegio, el centro se ha visto obligado a poner una asignatura más de castellano desde 3º de Infantil hasta 5º de Primaria. Para los pequeños esa materia es Conocimiento del Medio y para los mayores, Matemáticas.

También se han abierto nuevas líneas en tres cursos, de tal forma que los alumnos de 3ºA estudian Lengua y Matemáticas en castellano y el resto de las asignaturas en catalán, mientras que los de 3ºB siguen como estaban, recibiendo sólo la Lengua en castellano.

Llegar a este reparto ha costado lo suyo, pero el grupo de padres asegura que las cosas se han tranquilizado después de varios meses de tensiones con la dirección de la escuela, el AMPA y el resto de las familias, así como con el Ayuntamiento, que ha denunciado «la rotura del proyecto inclusivo en catalán».

Castelldefels es un municipio de 64.800 habitantes cercano a Barcelona, con mayoría de castellanohablantes. Durante los años 60 recibió mucha inmigración procedente de otras comunidades autónomas y ahora acoge a un 18% de extranjeros. Los defensores de la inmersión lingüística argumentan que, si no se refuerza el aprendizaje del catalán en la escuela, estas familias castellanohablantes nunca lo dominarán.

Dafne se encoge de hombros mientras prepara una infusión de hierbas con hibisco. «Está muy bien el catalán, pero no sé por qué no se puede estudiar en castellano, que es la segunda lengua más importante del mundo. Entre los que hemos recurrido hay una familia francesa, otra alemana... Yo no entiendo nada de política. Lo único que puedo decirte es que mi hijo se sabía los días de la semana en inglés y en catalán, pero no en español».

Dafne fue la madre que organizó la demanda y canalizó las inquietudes que muchos expresaban cuando iban al colegio a recoger a sus hijos.

- Coincidíamos los padres y comentábamos: «¿Cuándo les van a dar más castellano?». «¿Es normal que sea así?». «¿Por qué no hay nada de español en Infantil?»...

- Si la ley establece que hay dos lenguas cooficiales, ¿por qué estudiar sólo en una?, le interrumpe, a su lado, Lisandro.

- No queríamos una escuela monolingüe, apostilla Rebeca, mostrando varias resoluciones judiciales.

En junio de 2015, los tres fueron a hablar con la directora para pedirle más horas en español para sus hijos. «La respuesta fue que no lo veía necesario. Nos dijo que lo hablaría con el equipo docente y no volvimos a saber nada. En septiembre insistimos. Presentamos una carta con 90 firmas, pero el asunto no llegó ni al Consejo Escolar. Acudimos al Departamento de Ensenyament y nos dieron una respuesta negativa, así que pedimos ayuda a la Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña y en 2016 interpusimos un recurso contencioso-administrativo contra la Generalitat».

El TSJC les dio la razón y hace unos meses comenzaron a llegar las primeras resoluciones judiciales, en las que el tribunal dictaba unas medidas cautelares instando a establecer el 25% de las horas en castellano.

«Antes de estas resoluciones, el porcentaje de horas en castellano llegaba como mucho al 11% en Primaria y al 13% en Secundaria», explica Ana Losada, portavoz de la Asamblea para una Escuela Bilingüe, que ha gestionado estos y otros recursos.

© Proporcionado por elmundo.es

«Fue como si hubiéramos hecho una declaración de guerra. La relación con la directora, que hasta entonces había sido muy cordial, se enfrió. Pensaron que habíamos generado un conflicto en la escuela», recuerda Dafne.

«Una madre nos dijo: 'Sois unos egoístas. Por vuestra culpa sale perjudicada la educación de nuestros hijos. Si no os gusta este sistema, podéis iros a otro lado'. Pero es que, la verdad, no sabíamos dónde ir, porque no hay ninguna otra escuela pública que ofrezca en castellano algo que no sea Lengua».

Pese a todo, el centro acató las órdenes desde el primer momento. Lo cuenta la directora, Lluïsa Alonso, que precisa que la situación ahora es de «normalidad». Han tenido que cambiar los libros de texto de las dos asignaturas afectadas y están revisando el proyecto lingüístico. No quiere valorar su relación con los padres. Este periódico intentó también recoger la opinión de varios miembros del AMPA, sin conseguirlo.

Rebeca opina que, a diferencia de lo que le pasó a Ana Moreno,

la madre de Balaguer hostigada por pedir más castellano

, ellos lo han tenido más fácil. «La valiente fue ella. Nosotros, al estar en grupo, nos protegimos. Hay padres que no nos saludan, pero también ha habido gente a la que no le gustó lo que hicimos y se portó de forma admirable. Los niños no han entrado en conflicto y siguen siendo amigos unos de otros. Parece mentira, en todo caso, que lo revolucionario ahora sea pelear para conseguir que se cumpla la ley».

EL DOBLE DE HORAS

Antes

Los estudiantes de Primaria del Josep Guinovart tienen un horario de 22 horas y media semanales, descontando el recreo. Hasta ahora sólo recibían en español tres horas a la semana, en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura.

Ahora

La Generalitat ha dictado unas resoluciones, atendiendo a los autos del TSJC, que obligan al colegio a dar más horas en español. Además de Lengua Castellana, ahora se imparten tres horas de Conocimiento del Medio para los primeros cursos y cuatro horas de Matemáticas para los últimos cursos.

6-7 horas semanales

Son las que están recibiendo los alumnos de este colegio

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon