Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La esposa de Ignacio González niega que manejara dinero negro

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 02/10/2017 Fernando J. Pérez
Ignacio González en una imagen de archivo. © Proporcionado por ElPais Ignacio González en una imagen de archivo.

Lourdes Cavero, esposa del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, ha asegurado este lunes al juez instructor del caso Lezo que ni ella ni su marido, en prisión desde el pasado 21 de abril, manejaran dinero negro procedente de supuestas comisiones ilegales. Cavero ha asegurado también, según fuentes judiciales, que no trataba de asuntos económicos con su esposo ni estaba al corriente de sus supuestos negocios ilegales con el Canal de Isabel II, la empresa pública de aguas dependiente del Gobierno regional.

MÁS INFORMACIÓN

  • La Audiencia mantiene en prisión a Ignacio González porque “maneja” dinero y tenía planes de huir
  • Un empresario amigo de Ignacio González facturó 139 millones al Canal

Gran parte del interrogatorio, que ha durado unos 25 minutos, ha versado sobre la sociedad Subastas Segre, de la que fue fundadora y presidenta, y la empresa de gestión de guarderías Chikies SL, a las que, según la investigación, se derivó dinero negro procedente de las mordidas de su esposo. Cavero ha señalado que el dinero que entraba en esas sociedades era exclusivamente de sus socios, y en el caso de las guarderías su aportación “no era económica”, según las mismas fuentes.

Se trata de la primera vez que Cavero, imputada desde el principio de la Operación Lezo, declara ante el titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón. Este viernes está previsto que declaren las sobrinas del matrimonio, Rocío y Lourdes Bonet Cavero. También declarará José Juan Caballero, casado con Isabel González, hermana del expresidente, promotor del campo de golf del Canal de Isabel II en el distrito madrileño de Chamberí, y en libertad bajo fianza de 100.000 euros.

Cavero, licenciada en Empresariales, trabajó desde 1984 hasta 2011 en la patronal de las empresas eléctricas Unesa. En 2011 dejó el puesto, con una indemnización de 700.000 euros y entró en la patronal madrileña CEIM de la mano de su entonces presidente Arturo Fernández. En Subastas Segre, empresa dedicada a las subastas de arte, coincidió con María del Carmen Cafranga, amiga personal de Ana Botella y exconsejera de una filial de Caja Madrid, condenada por el caso de las tarjetas black de la entidad madrileña.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon