Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La evolución de la especie

El Mundo El Mundo 09/06/2014 JON RIVAS

Holanda era el fútbol total, el de los 16 pases y 39 toques desde el saque inicial hasta el penalti a Johan Cruyff en la final del Olímpico de Múnich, en 1974; la naranja mecánica de Rinus Michels que interpretaba su orquesta en el campo con un portero miope confeso, con el número 8 a la espalda. Cómo iban a ganar así.

Holanda era cuatro años después, una fotocopia; el equipo de Resenbrink, brillante y oscuro a la vez, que hizo enmudecer al directorio militar, el infame Videla a la cabeza, cuando estrelló la pelota en el poste en el Monumental de River en el minuto 90 de una final que acabó ganando Argentina gracias a Kempes.

© Proporcionado por elmundo.es

También era la frescura y la sorpresa en Sudáfrica, la electricidad de Robben, la elegancia de un equipo que se convirtió en una pandilla de macarras por orden de un seleccionador que se convirtió de repente en sargento chusquero, de nombre.

Todo por España y su forma de jugar, que lo trastoca todo. Por eso Louis Van Gaal, siempre positivo, también cree que su Holanda debe evolucionar. Modificar su ADN para poder seguir vivo en el campeonato del Mundo. Quien será entrenador del Manchester United la próxima temporada, piensa que frente a la selección del marqués Del Bosque no queda otra que cambiar el registro, las señas de identidad oranje. Como Van Marwijk pero sin trazo grueso. «España nos obliga a jugar con cinco defensas. Queremos reducir los espacios ante una selección que tiene mucha calidad, hacerles el campo más corto». Como El Salvador, vamos.

El hombre que hizo campeón de Europa al Ajax con un juego exquisito, tiene miedo al primer partido. A repetir lo que sucedió en el último que los dos equipos jugaron hace cuatro años.

Ayer Holanda se entrenó a 30 grados en las instalaciones del Club de Regatas de Flamengo pendiente de Sjneider, bajo de moral tras las críticas que recibió después del último amistoso, pero pendiente todavía más de España y sus futbolistas «No voy a decir quién prefiero porque los españoles se lo dicen a Del Bosque, pero no importa. En España el sistema, que es siempre el mismo, está por encima de la calidad, que es mucha en todos los jugadores», apunta.

Robben, el líder del equipo, certifica el cambio de registro holandés: «Después de perder en marzo ante Francia al entrenador se le ocurrió la idea de cambiar de sistema y jugar 5-3-2. Consideramos que es una buena estrategia», pero no cree que las señas de identidad varíen demasiado: «Seguimos siendo los jugadores alegres de la escuela holandesa, pero sin jugar tan abiertos en defensa. Nos puede venir bien. Llevamos tiempo trabajando duro para acoplarnos a este sistema».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon