Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Federación impide al Lleida jugar con la senyera

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 24/09/2017 Jordi Quixano
La camiseta vetada en el duelo del Lleida ante el Saguntino. © Twitter del Lleida La camiseta vetada en el duelo del Lleida ante el Saguntino.

Antes de comenzar el encuentro de Segunda B entre el Lleida y el Atlético Saguntino, el club local emitió un comunicado. “La tripleta arbitral nos prohíbe jugar con la camiseta oficial de la senyera por orden de la RFEF”, exponía el texto; “y de hacer caso omiso, no se disputará el partido”. Así que el conjunto catalán salió al césped con la primera equipación (azul), por más que ya avisaron durante la semana que portarían la otra elástica en dicho encuentro.

El comunicado oficial del Lleida.

"Durante la semana comunicamos a la FEF que llevaríamos esta indumentaria", explican desde el club; "y nos respondieron dándonos conformidad al cambio, aunque debíamos enviar un mail también al rival para que tuviera constancia". Así lo hizo el Lleida que, sin embargo, se encontró con una situación inesperada antes del duelo. "El árbitro nos ha dicho que no podíamos jugar con esa camiseta y que si lo hacíamos suspendía el partido. Sin más", aeseguran desde el club.

Sin embargo, la versión de la RFEF es diametralmente opuesta. "Recibimos el escrito y se les contestó que tenían que cumplir con el artículo 216 del reglamento general", cuentan. En dicho artículo pone: "Los futbolistas vestirán el primero de los uniformes oficiales de su club. Si los uniformes de los dos equipos que compitan en un encuentro fueran iguales o tan parecidos que indujeran a confusión, y así lo requiriera el árbitro, cambiará el suyo el que juegue en campo contrario". Argumento que rebaten desde el Lleida: "Hace un tiempo, el Betis declaró día de homenaje a la mujer y cambiaron su camiseta verdiblanca por una verde y rosa. Y no pasó nada".

Tampoco les hizo mucho caso el Saguntino, que viajó solo con una equipación, por lo que disputaron el duelo de rojo, que chocaba con la camiseta de la senyera del Lleida, roja y amarilla. "No lo entendemos", señalan desde el Lleida. En el reglamento, en el artículo 216, también pone: "Los clubes en sus desplazamientos deberán adoptar las medidas necesarias para un  eventual cambio de uniformes; y llevarán obligatoriamente dos equipaciones". Algo que no ocurrió. “De azul por imperativo”, escribía después la cuenta de Twitter del club, al tiempo que mostraba la foto oficial del encuentro. No pudieron jugar con la senyera. "No hay nada político en la decisión, porque si no, el Valencia no estaría jugando hoy así [camiseta con franjas verticales rojas y amarillas]", rebaten desde la federación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon