Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La fiesta del pijama del independentismo

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 Carlos Córdoba, Carlos Martínez
SIGUIENTE
SIGUIENTE
© Proporcionado por ElPais

La convocatoria es clara: "De noche, fiesta del pijama. Domingo, referéndum", se lee en catalán en la hoja que anuncia las "Jornadas culturales y de convivencia en la Escuela Pedra Blanca", en el municipio de La Pera (Bajo Ampurdán, Girona). Ni un solo membrete, sello oficial o distintivo permite averiguar quién o quiénes están detrás de la acampada convocada en el colegio, tradicional centro electoral del municipio, que culminará con decenas de padres y alumnos amaneciendo en el interior de las instalaciones en la jornada del referéndum. La asociación de padres de sus 51 alumnos y la directora del colegio aclaran que la iniciativa ha evitado explícitamente mostrar cualquier firma para evitar consecuencias legales de un acto que, por coincidir con una votación declarada ilegal por la justicia, podría acabar con la intervención de la policía o los Mossos d´esquadra.

"No creemos que lleguen a tanto", comentan en el pueblo, convencidos de que el municipio y sus 441 habitantes censados carecen de la importancia suficiente como para requerir un despliegue policial. "Si vienen los mossos, haremos una sentada pacífica. Y si nos obligan a salir, no buscaremos la confrontación", cuenta resignado uno de los pocos vecinos que se ve por las calles del pueblo.

La alcaldesa independiente de La Pera, Lluisa Teixidor, vaticina que las jornadas serán "una fiesta" exenta de problemas con la policía autonómica catalana, con quienes la relación, dice, "es muy cordial". "Si viene alguien más", señala en relación a la policía nacional o la guardia civil, "eso ya es otra cosa". Ni la alcaldesa ni la directora de la escuela, Susanna Roura, asumen la responsabilidad del evento. La primera porque, aunque los terrenos sobre los que está edificada la escuela son de propiedad municipal, el edificio pertenece a la Generalitat de Cataluña. Y la segunda porque se desentiende de las actividades programadas por un grupo de vecinos al que nadie identifica con nombre y apellidos. "Puede haber surgido de una asociación de mujeres, de una de estudiantes... En el pueblo somos pocos pero había ganas de organizar algo", comenta la madre de una de las alumnas.

"No sé a qué cabeza maquiavélica se le ha ocurrido precintar las escuelas. Pero votar es un derecho y vamos a ejercerlo", dice la directora de la escuela, que la tarde de este jueves fue recibida en el Patio de los Naranjos del Palau de la Generalitat por el presidente Carles Puigdemont. "Nos ha dicho que las escuelas somos el futuro del país. Ha sido muy emocionante", recordaba a su salida del encuentro, tras el que centenares de personas entonaron L´estaca, la canción de Lluis Llach. La iniciativa de la Escuela Pedra Blanca tendrá al menos una réplica más en la Escola Bages, en la provincia de Barcelona, con una fiesta de inicio del curso que también incluye dos noches de acampada en sus instalaciones que, si nadie lo impide, despertarán también con padres y alumnos acampados en sus instalaciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon