Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Fiscalía sostiene que captar datos telefónicos no es delito

El Mundo El Mundo 16/06/2014 MARÍA PERAL

La Fiscalía contra la Criminalidad Informática ha archivado las diligencias informativas que abrió el pasado 29 de octubre, un día después de que EL MUNDO publicara unos documentos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) a los que tuvo acceso el ex analista Edward Snowden y que ponían de manifiesto que EEUU.

El Ministerio Público ha concluido que se produjo una «recogida masiva de metadatos» generados por llamadas de teléfonos móviles en nuestro país, pero no que con ello «se vulnerara la intimidad de las personas».

© Proporcionado por elmundo.es

La Fiscalía indica en su resolución que «no es posible constatar» qué tipo de metadatos obtuvo la NSA, ni si se ha tenido acceso individualizado a metadatos de comunicaciones concretas. El Ministerio Público no ve, por ello, indicios de delito, «sin perjuicio de la posterior reapertura [de las diligencias] si llegaran a conocimiento del fiscal» nuevas informaciones.

Los documentos de Snowden publicados en exclusiva por EL MUNDO fueron facilitados a la Fiscalía de Criminalidad Informática y analizados por la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía y por el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil. La fiscal de Sala Elvira Tejada, que abrió unas diligencias informativas para saber qué había ocurrido, encomendó a ambas unidades la realización de informes técnicos sobre el alcance y contenido de los documentos de la Agencia Nacional de Seguridad, de los que se desprendía que la NSA había efectuado entre diciembre de 2012 y enero de 2013 un control masivo de datos relacionados con 60,5 millones de llamadas realizadas en España.

Conclusiones de los expertos informáticos

Los expertos informáticos de la Policía y la Guardia Civil llegaron a las siguientes conclusiones:

- El primero de los documentos publicados, fechado el 9 de junio de 2012, «describe el funcionamiento de una herramienta denominada Boundlessinformant (informante sin fronteras) que, según resulta de la misma documentación (al no estar disponible la herramienta para su análisis directo), no es susceptible de utilizarse para la intervención directa o interceptación de comunicaciones».

Esa herramienta no puede espiar el contenido de las comunicaciones sino que, según se deduce de sus propias instrucciones de funcionamiento, su función es el análisis de información previamente recopilada a partir de otros instrumentos no precisados, utilizados en el sistema SIGINT (inteligencia de señales).

- La herramienta Boundlessinformant está orientada al análisis de big data o manejo de grandes volúmenes de información en relación a flujos de comunicación a nivel global y a su tratamiento estadístico por los analistas de la NSA. El Boundlessinformant trabaja sobre información reportada de forma masiva, pero se desconoce qué tipo de datos analiza. En términos del decreto de la fiscal Tejada, «no es posible constatar, a partir de la información de la que se dispone, el tipo de metadatos que son objeto de recopilación y análisis».

- Lo que se deduce de los documentos publicados es que la herramienta Boundlessinformant «no está preparada para intervenir el contenido material de las comunicaciones ni para hacer posible el acceso de forma individualizada a metadatos de comunicaciones concretas o previamente determinadas».

Es decir, con la documentación conocida hasta ahora no es posible constatar que se hayan interceptado y analizado los metadatos de teléfonos concretos o previamente seleccionados, por ejemplo, los datos relativos a llamadas recibidas o emitidas por miembros del Gobierno u otras personalidades.

'Spain Last 30 Days'

Respecto a otro de los documentos publicados, un gráfico de barras titulado Spain Last 30 Days, los servicios policiales indicaron a la Fiscalía que refleja el número de registros de metadatos recopilados en referencia a España desde el 10 de diciembre de 2012 al 8 de enero de 2013 procedentes de equipos de telefonía, sumando un total de 60 millones de registros en dicho periodo. «Proceden de terminales de telefonía móvil, pero no es posible precisar ni la forma o fuente de obtención de esa información ni el tipo de metadatos recopilados ni la vinculación exacta que tienen estos registros con nuestro país o con ciudadanos españoles», señalaron.

La fiscal destaca en su decreto que «las propias características de la herramienta Boundlessinformant impiden afirmar que, al menos a través de la misma, se haya podido acceder no solo al contenido de esas comunicaciones telefónicas que consta se han realizado sino incluso a información concreta referida a alguna o algunas de dichas comunicaciones».

Se trata de una herramienta programada para el «análisis, a efectos estadísticos, de flujos masivos de información sobre comunicaciones», pero no hay indicios que permitan afirmar «la focalización o la posibilidad de focalización de esa información en referencia a comunicaciones concretas entre personas identificadas o susceptibles de identificarse».

«No hay tampoco constancia», añade, «de que se haya recabado en nuestro país o en referencia a ciudadanos españoles algún tipo de información personal o de carácter privado a través de internet, correo electrónico o redes sociales tales como Facebook o Twitter».

La fiscal señala que el Código Penal castiga la vulneración de la intimidad de las personas mediante la interceptación de sus comunicaciones. Es un tipo penal que exige que la acción ilícita incida en la intimidad o en la privacidad de personas concretas y determinadas.

«Es claro», concluye, «que, a partir de la información de que disponemos, no hay indicios que permitan presumir que se haya accedido a información de carácter privado o íntimo de persona alguna, ni que se hayan interceptado o intervenido comunicaciones en España o de ciudadanos españoles».

Para la fiscal de Sala «consta, eso sí, que se ha podido llevar a efecto una recogida masiva de metadatos generados por comunicaciones de telefonía móvil relacionados con nuestro país, para análisis de flujos de comunicación y tratamiento estadístico de dicha información».

Pero de ello «no podemos concluir que se haya afectado a la intimidad de las personas, porque ni consta que la herramienta Boundlessinformant permita acceder a metadatos de forma individualizada, ni mucho menos existen indicios de que se haya observado efectivamente una conducta de esta naturaleza».

Tejada archiva las diligencias, aunque advierte de la posibilidad de reabrirlas «si llegaran a conocimiento del Ministerio Fiscal méritos suficientes para ello».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon