Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Gran Vía de Madrid se cerrará al tráfico privado de forma permanente desde Navidad

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/10/2017 Luca Costantini
La Gran Vía de Madrid. © KIKE PARA La Gran Vía de Madrid.

MÁS INFORMACIÓN

  • Carmena confirma que peatonalizará la Gran Vía durante su mandato
  • Los arquitectos demandan un plan para el centro antes de peatonalizar Gran Vía
  • Así será la nueva Gran Vía

La calle Gran Vía será cerrada al tráfico en las Navidades próximas y al término de esa época el Ayuntamiento mantendrá de forma definitiva las medidas de restricción del tráfico de vehículos privados. Así lo ha expresado este miércoles el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento, José Manuel Calvo, en una entrevista con la radio Onda Madrid. El Consistorio, dirigido por Manuela Carmena, prevé ampliar las aceras de la gran arteria de Centro durante la época de Navidad y una vez pasadas las fiestas se mantendrá la medida.

"La idea es empezar las obras de remodelación justo después de Navidades para mantener ya el funcionamiento de la Gran Vía con base en esa ampliación de aceras", ha afirmado el edil. "No tendría mucho sentido" reabrir la Gran Vía al tráfico después de Navidades "para empezar la obra un mes o quince días después", ha agregado Calvo. Y ha añadido: "Lo que haremos será mantener esa estructura para que puedan a empezar a operar las empresas que harán la obra".

La nueva configuración de la calle, desde la Plaza de España hasta su confluencia con la calle Alcalá, tendrá dos carriles en cada sentido, uno para el tráfico de vehículos autorizados y otro para el transporte público y las bicicletas. La remodelación costará 5 millones de euros, y a partir de junio de 2018 la Gran Vía formará parte de la nueva área de prioridad residencial de Centro.

La Gran Vía "será una calle mucho más amable, muy verde, como desea la alcaldesa, Manuela Carmena, con espacios para sentarse y para disfrutar y para dar prioridad a los peatones", ha remarcado Calvo. En cuanto a los conductores, el concejal ha afirmado que "tendrán que buscar alternativas", puesto que "en ninguna ciudad del mundo desarrollado los coches cruzan por el centro de la ciudad".

Según el Ayuntamiento, con el cierre de la Gran Vía el tráfico de vehículos será reducido a 10.000 vehículos cada día, desde los 50.00 actuales. La medida se enmarca en el plan de calidad de aire que el Ayuntamiento pondrá en marcha el próximo año para atajar la polución. El objetivo del equipo de Ahora Madrid, que gobierna la ciudad desde 2015, es convertir el corazón de la capital —donde a menudo se detectan niveles elevados de NO2— en una zona de bajas emisiones.

Con respecto a la postura de la Comunidad de Madrid ante esta medida, Calvo ha afirmado que además de la necesidad de pactar el proyecto, está la "resistencia" del Gobierno regional "a entender que Madrid no puede tener los problemas de contaminación, de tráfico o de colapso que tiene ahora".

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, cree que la medida creará "atascos de dimensiones considerables" y ha pedido al gobierno de Ahora Madrid que celebre una consulta ciudadana sobre la restricción. "No han consultado absolutamente a nadie", ha señalado Martínez-Almeida, y ha añadido: "Lo único que saben hacer es prohibir".

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de la capital, Purificación Causapié, ha destacado que "esta medida, bien aplicada, será beneficiosa para reducir la contaminación en el centro de Madrid". Aunque ha reclamado al Consistorio que "informe adecuadamente a vecinos, comerciantes y profesionales" afectados.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon