Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Guardia Civil entra también en el organismo de ciberseguridad de la Generalitat para impedir el recuento de voto del referéndum

Logotipo de El Mundo El Mundo 30/09/2017 FERRAN BOIZA, GERMÁN GONZÁLEZ

Agentes de la Guardia Civil se han personado en el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) con la orden judicial de detectar puntos de votación electrónica en los colegios electorales del 1-O y "otros dispositivos susceptibles de recibir comunicaciones" de la consulta.

La sede del Cesicat, organismo de la Generalitat responsable en ciberseguridad, está situada justo detrás de la del Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información (CTTI), en L'Hospitalet, en donde la Guardia Civil se mantiene desde esta mañana para suspender, por orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), 29 bases de datos que iban a ser usadas para el voto telemático y el recuento del 1-O.

Según ha comprobado Efe, dos vehículos todoterreno y una furgoneta de la Guardia Civil han accedido al recinto del Cesicat pasadas las 19.00 horas de esta tarde con el objetivo de cumplir la resolución del TSJC de impedir el voto y el recuento electrónico en el referéndum convocado para mañana, suspendido por el Tribunal Constitucional.

La orden judicial de la magistrada Mercedes Armas para entrar en estas dos dependencias establece que los agentes se deben dirigir al director o gerente del organismo, o a quienes lo representen, para pedir su colaboración, apercibiéndole de que si no lo hace incurre en un delito de desobediencia.

Esta mañana, una decena de agentes de la Guardia Civil vestidos de paisano han entrado en Centro de Telecomunicaciones (CTTI) de la Generalitat, en L'Hospitalet, para hacer cumplir la orden del TSJC de desactivar 29 aplicaciones que podrían utilizarse para el recuento del voto del 1-O o para el sufragio electrónico, aunque esto último ha sido prácticamente descartado por los propios organizadores.

Sobre las 10.30 de la mañana, cuatro agentes de paisano de la Guardia Civil han accedido a la sede del CTTI en un vehículo camuflado. Una hora después, otros cinco guardias han llegado a la sede del centro de telecomunicaciones de la Generalitat. A esta hora, permanecen en su interior reunidos con los responsables del centro, según los trabajadores que están en la instalación en este momento, una treintena aproximadamente.

La Guardia Civil se van a quedar dentro hasta el lunes para que no se utilicen los servidores.

Estos trabajadores, que han recibido a la Guardia Civil al grito de "votarem, votarem", están intentando que el bloqueo de las aplicaciones ordenadas por el TSJC no afecte a otros sistemas informáticos del CTTI, que depende del Departamento de Presidencia de la Generalitat.

En un auto, la magistrada Mercedes Armas, que dirige la investigación al Gobierno catalán por el referéndum de este domingo, ordenó el viernes por la tarde al CTTI el bloqueo del acceso al sistema de censos y al registro de catalanes en el exterior.

Durante la operación que llevó a cabo la semana pasada la Guardia Civil, los agentes identificaron la aplicación evot como el método para "contabilizar los votos en los colegios electorales y que podría ser empleada para ejercitar el voto telemático".

En la operación, los agentes concluyeron que existen 29 aplicaciones que pueden utilizarse en un proceso electoral como base de datos y este viernes el TSJC ordenó la suspensión de esos servicios y requirió al Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) que detecte los puntos de votación electrónica en los diferentes colegios del 1-O.

"Ante la eventualidad de que las aplicaciones informáticas tuvieran entre sus objetivos el recuento o escrutinio de los votos que se hubieran depositado", la juez permite que la orden finalice el próximo martes.

El Gobierno considera que anular voto telemático supone "un golpe" al 1-O

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, considera que el bloqueo de las instalaciones del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat por parte de la Guardia Civil supone que "se ha asestado un golpe a la organización del referéndum ilegal" que pretenden celebrar mañana los independentistas. Méndez de Vigo, en declaraciones en el Palacio de La Moncloa, ha subrayado que el Ejecutivo está siguiendo con detalle los acontecimientos en Cataluña la víspera del 1 de octubre y la actuación de hoy de la Guardia Civil que pone de relieve que el referéndum "ya ha sido anulado por el Estado de derecho". A todas la carencias de legalidad de esta consulta, Méndez de Vigo ha sumado hoy el hecho de que en la teórica jornada de reflexión estén haciendo campaña a favor del referéndum diversos dirigentes independentistas. Por su parte, el conseller de Presidencia, Jordi Turull, lamentó que el bloqueo ordenado por el TSJC afectará tanto a la administración catalana como a la ciudadanía, ya que incluye paralizar el registro de la Generalitat hasta el martes. "Es una muestra más de la desproporción por parte del Estado para intentar reprimir y que no se celebre el referéndum", remarcó el conseller quien remarcó quela orden implicará a tramitaciones de la población. Desde el CTTI se remarcó que el organismo "no tiene nada que ver con el 1 de octubre" por lo que Turull afirmó "todo el mundo tranquilo porque mañana se votará, se contará y, si hace falta, se recontará".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon