Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Guardia Civil pidió a Rabat que entrara a Melilla por los inmigrantes

EL PAÍS EL PAÍS 05/06/2014 EP, El País

El Gobierno ha reconocido en una respuesta parlamentaria que permite la entrada de fuerzas marroquíes en territorio español para expulsar a inmigrantes. Según la versión ofrecida por el Ejecutivo al grupo nacionalista vasco Amaiur, fue la Guardia Civil la que presentó una “solicitud de apoyo” a las fuerzas de Marruecos siguiendo un “protocolo de vigilancia de fronteras”. Amaiur había interpelado al Ministerio del Interior después de que la ONG melillense Prodein —que defiende los derechos de los inmigrantes— difundiese un vídeo en el que se veía a agentes marroquíes —mehanis, miembros de una fuerza auxiliar— cruzando la primera de las vallas de Melilla (considerado territorio español por la Defensora del Pueblo y los consejos de la Abogacía) para llevarse de vuelta a un grupo de jóvenes extranjeros.

El episodio ocurrió el pasado 28 de marzo, cuando un grupo de inmigrantes se encaramó a la verja. La grabación de la ONG muestra cómo agentes de la Guardia Civil abrieron la puerta de servicio de la valla a los agentes marroquíes para dejar pasar a los efectivos del reino alauí al pasillo entre la doble alambrada. Una vez allí, los militares marroquíes usaron bastones para forzar a un grupo de unos 15 jóvenes a bajar de la verja y se los llevaron de vuelta a Marruecos.

Aunque las denuncias sobre la presencia de militares extranjeros en sueño español para forzar las expulsiones de extranjeros se repiten durante los últimos años, esa primera grabación forzó a la Delegación del Gobierno en Melilla a reconocer estas prácticas. Tanto este organismo como el Ministerio del Interior negaron siempre que pudieran considerarse devoluciones en caliente (y por tanto ilegales) puesto que los jóvenes no habían superado todo el perímetro fronterizo, sino solo una de las dos verjas.

Tras conocer la respuesta oficial del Gobierno, el grupo socialista ha reclamado la comparecencia urgente del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al que acusó de amparar una cuestión “absolutamente ilegal”.

La respuesta del Gobierno a Amaiur recogida por Europa Press también detalla que en el primer trimestre de este año las fuerzas de seguridad españolas rechazaron 6.693 inmigrantes en la valla de Melilla. Aunque el grupo nacionalista vasco preguntaba por la cantidad de personas que habiendo pisado suelo español no habían logrado superar la doble verja, el ministerio del Interior alega que los cerca de 6.700 expulsados entre el 1 de enero y el 9 de abril de este año no habían entrado en España. La tesis del Gobierno es que el espacio entre ambas verjas no puede considerarse territorio nacional, un criterio que viene contradiciendo tanto la Abogacía como la Defensora del Pueblo en sucesivos informes a petición de ONG que defienden los derechos humanos.

 Según el V Informe Anual de Migración y Asilo de la Comisión Europea, España rechazó en 2013 el 61% de las solicitudes de entrada de inmigrantes de toda la Unión Europea, 193.882 en total, aunque según datos del FRONTEX, las entradas irregulares por España son un 9%.

En lo que va de año se han sucedido los intentos de saltos masivos en la frontera de Melilla. El 28 de mayo casi 500 inmigrantes lograron entrar en territorio español, lo que provocó que se desbordase el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes CETI de la ciudad autónoma. El Gobierno español decidió reforzar las medidas de seguridad en las vallas y puestos fronterizos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon