Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La historia de los auriculares 'jack' que Apple acaba de jubilar

El Confidencial El Confidencial 07/09/2016 Teknautas

Apple acaba de matar a los auriculares que han acompañado a 'smartphones', reproductores de mp3 y Discman desde hace décadas. El iPhone 7 y 7 Plus dicen adiós a la típica conexión que lleva en nuestros bolsillos desde hace años. Pero, ¿de dónde sale este 'agujero' con el que cuentan tantos dispositivos? ¿Y cómo funciona?

El primer 'jack' se remonta al siglo XIX, aunque por aquel entonces en lugar de ser de 3,5 milímetros era de 6,35. La característica punta facilitaba (y facilita) su extracción y conexión, algo necesario si tenemos en cuenta que las primeras personas que utilizaron esta tecnología se pasaban el día conectando y desconectando cables. Fueron las operadoras quienes comenzaron un idilio que se alargaría hasta el siglo XXI.

La forma del 'jack' facilitaba su conexión y desconexión, por lo que se comenzaron a utilizar en guitarras y auriculares profesionales. La minaturización a mediados del siglo XX de esta práctica tecnología expandió su uso. El conector no sólo adelgazó: también mejoró su diseño para permitir incluso bajar y subir el sonido desde los propios auriculares.

Si la calidad de los materiales es mala la vida del 'jack' es breve, como sabe cualquier usuario que haya adquirido unos en un 'chino', pero la sencillez de su diseño permite que duren mucho si se fabrican bien.

© Proporcionado por El Confidencial

Cómo funcionan

En 'Wired', Rhett Allain explica la física tras esta tecnología. El funcionamiento de los auriculares con conector 'jack' está, al final, basado en el de cualquier otro circuito cerrado. Recuerde los sencillos circuitos que montó alguna vez en las clases de tecnología del colegio: una batería y una bombilla unidas por dos cables. Cuando el circuito se cierra, la corriente circula y la bombilla se enciende.

En este caso, la corriente no proviene de una batería sino de una fuente de oscilación (es lo que genera el sonido) y en vez de bombilla se encuentra un círculo de alambre.

Pero la zona del conector es donde está el interés. Es esto lo que permite conectar los auriculares a la fuente de sonido (el móvil) sin que tú tengas que colocar ningún cable como en aquellos proyectos de tecnología.

Si le echas un vistazo de cerca al conector de tus cascos, verás que se trata de un pequeño cilindro con tres zonas metálicas separadas por pequeñas arandelas de plástico. Esas tres zonas corresponden a los puntos de conexión de los dos auriculares.

Lo normal es que hubiese cuatro, ida y vuelta de ambos cascos, pero pueden compartir uno de ellos y así ahorrar espacio. Si tus auriculares vienen con micrófono incluido, entonces los puntos de conexión serán cuatro, separados por tres arandelas.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon