Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La historia del "peor videojuego de la historia"

BBC Mundo BBC Mundo 23/02/2016

Howard Warshaw era muy cotizado en Atari. Programó algunos de los juegos más exitosos de la empresa.

Howard Warshaw era muy cotizado en Atari. Programó algunos de los juegos más exitosos de la empresa.
© BBC Mundo

El videojuego basado en la película de Steven Spielberg "ET" (El extraterrestre) es considerado uno de los peores en la historia y probablemente culpable de iniciar el desplome de la empresa Atari.

Howard Scott Warshaw, el hábil programador que lo diseñó, explica cómo fue producido a las carreras, en cuestión de semanas, y cómo se siente ahora, desde su hogar en California, por lo que ocurrió.

Spielberg estaba poco impresionado. "¿No podrías hacer algo más parecido a Pac-Man?", preguntó. Era julio de 1982 y Atari, una de las empresas de tecnología más exitosas, acababa de pagar unos 20 millones de dólares por los derechos para el videojuego de la nueva y taquillera película de Spielberg, "ET, el Extraterrestre".

Howard Scott Warshaw fue el programador sobre quien recayó la tarea de diseñar el juego. "Estaba anonadado", dice Warshaw. "¡Ahí estaba Steven Spielberg, uno de mis ídolos, sugiriendo que me copiara el juego! Mi instinto fue querer decirle, 'Pues, bueno, Steven, ¿no podrías tú hacer algo más parecido a 'El día que la tierra se detuvo'?"

Warshaw estaba muy bien considerado en Atari. Con apenas 24 años, acababa de terminar el videojuego de "En busca del Arca perdida", también de Spielberg. El director de cine consideraba a Warshaw un "completo genio" y 36 horas antes había sido seleccionado para esta nueva colaboración. "Fue el día que para mí vivirá para siempre en la infamia", expresa Warshaw. "Estaba en mi oficina cuando recibí la llamada del director ejecutivo de Atari. Dijo: 'Howard, necesitamos hacer el videojuego de ET. ¿Lo puedes hacer?' Y yo constesté, '¡Absolutamente, sí que puedo!'"

Los juegos para el sistema Atari 2600 eran distribuidos en cartuchos que tomaban semanas en fabricar. Si ET iba a estar en las estanterías para esa Navidad, Warshaw enfrentaba un plazo muy corto.

"El director ejecutivo me dice, 'Lo necesitamos para el 1 de septiembre'. ¡Eso me daba cinco semanas para terminarlo! Normalmente me tomaban entre seis y ocho meses para hacer un juego, no cinco semanas", comenta. "Luego me dice, 'Diseña el juego y, el jueves en la mañana, preséntate en el aeropuerto donde habrá un jet privado para llevarte donde Spielberg'".

Warshaw trazó la presentación que le iba a hacer a Spielberg y viajó desde las oficinas generales de Atari en Sunnyvale, California, hasta Los Ángeles. Su idea era un juego de aventura en el que el jugador tenía que ayudar a ET a llamar a casa mediante la colección de componentes con los cuales se podía fabricar un teléfono interplanetario. El jugador tendría que esquivar agentes y científicos del gobierno para completar su misión.

"Llegué donde Spielberg y le expuse todo el diseño", cuenta. "Le dije, 'Creo que es muy importante que hagamos algo innovador. ET es una película revolucionaria y creo que necesitamos un juego revolucionario'". Warshaw logró sacarle de la mente la idea de copiar a Pac-Man. Ahora el problema era diseñar un juego que podría entregarse en cinco semanas.

Atari necesitaba que ET fuera un éxito. En 1982, la ventas habían alcanzado su tope de 2.000 millones de dólares pero la empresa estaba perdiendo su posición en el mercado frente a los ordenadores personales como Commodore 64, que podía hacer más que jugar juegos.

"Es el trabajo más arduo que jamás haya hecho en mi vida", dice Warshaw, que era el único programador. "Empecé a trabajar en la oficina pero, después de un tiempo, me di cuenta de que había un problema; todavía necesitaba ir a casa a dormir y comer de vez en cuando". Así que se instaló otro sistema de desarrollo en su casa para que nunca estuviera a más de dos minutos de trabajar en el código, con la excepción de cuando estaba conduciendo.

"Había un gerente asignado para asegurarse de que yo estuviera comiendo para que pudiera seguir con mi trabajo", recuerda. "Cuando llegó el final del proceso, mi reacción fue, '¡Caramba, lo logré!'"

Atari ordenó un pedido inicial de cuatro millones de copias y presupuestó 5 millones de dólares para lo que entonces sería la campaña más costosa de publicidad de un videojuego. "ET necesita ayuda de su amigo humano – ¡y ese eres tú!", rezaba una publicidad impresa.

Los comerciales de televisión se transmitieron durante semanas. El mismo Spielberg apareció en un video promocional, mientras que Warshaw fue llevado hasta Londres para el estreno de la película ET y lo sentaron en frente de la princesa de Gales, Lady Di.

"Los jefes pensaban que mientras sacáramos cualquier cosa con el nombre de ET, vendería millones y millones", dice. Al comienzo, el juego se colocó "a la par de los más vendidos de Billboard" pero el rumor empezó a rodar que había serios problemas.

"Era un juego terminado pero ciertamente no era perfecto", reconoce Warshaw. "Había muchas maneras en las que, de repente, podías terminar en una situación rara. Fue demasiado para mucha gente e hizo que abandonaran el juego". Los usuarios se quejaron de que el personaje de ET se caía inexplicablemente dentro de fosas sin poder salir. Como un niño de 10 años comentó al diario The New York Times: "No era divertido".

Atari pronto se dio cuenta de que ET no estaría regresando a casa. A comienzos de diciembre de 1982 divulgó ventas "decepcionantes" para ese año y el valor de su casa matriz, Warner Communications, se desplomó. Los resultados motivaron severas caídas en el valor de otros fabricantes de videojuegos.

"Después de la temporada navideña, las tiendas empezaron a devolverlo", dice Warshaw. "Se vendieron casi 1,5 millones de unidades pero necesitábamos vender cuatro millones. No fue suficiente". Para el segundo trimestre de 1983, la casa matriz de Atari anunció pérdidas de 310 millones.

"Los cosas empezaron a deshacerse", expresa el programador. "Es abrumador ser el único responsabilizado de la caída de una industria multimillonaria con un código de ocho kilobytes. Pero la verdad es un poco más compleja".

Los consumidores estaban optando más por la computadora personal y el mercado estaba saturado con videojuegos. En un intento por evitar el colapso, se redujeron los precios y despidieron mucho del personal. Pero fue inútil y en 1984 Warner vendió a Atari por 240 millones.

"Tuve que tomarme un tiempo libre para recuperarme de toda esa experiencia", dice Warshaw. "Me dediqué a la industria inmobiliaria durante un par de años pero la odié", confesó. "Al final, regresé otra vez a la tecnología, al ámbito de los videojuegos como gerente y director, pero eso ya había perdido el encanto para mí".

Frustrado creativamente, Warshaw inició proyectos de escritura y producción de televisión. "Sabía que ya no tenía nada que hacer en la industria pero no podía vislumbrar una alternativa. Me deprimí". La solución fue "lanzarse al agua sin mirar" y, en 2008, se capacitó como psicoterapeuta.

"Es posible que algo en mí buscaba compensar por todo el trauma y depresión que generé con el juego de ET", comenta. "Pero, en realidad, es algo que siempre quise hacer". Hoy en día, Warshaw se anuncia como el Terapista de Silicon Valley, que domina tanto "el idioma inglés como el 'nerd".

Pero, ¿aborda la historia de su colosal fracaso con sus pacientes? "Algunas veces lo hago", reconoce. "Todo terapeuta utiliza su propia experiencia con sus clientes. Para mí es algo muy natural. Los programadores y los terapeutas somos todos analistas de sistemas. Solo que ahora yo trabajo con un equipo más sofisticado".

En abril de 2014, Washaw tuvo la oportunidad hacer un cierre al fiasco de ET. Una empresa cinematográfica estaba haciendo un documental sobre una leyenda que llevaba rondando 30 años; que en 1983, Atari enterró, en el desierto de Nuevo México, cargas de camiones enteras de juegos ET que no fueron vendidos. "Nunca lo creí. Pensé que era absurdo", dice Warshaw.

La ciudad de Alamogordo permitió que se realizara una excavación pública y Warshaw fue invitado a asistir. "Cuando llegué, había una larga fila de fanáticos de todas partes del país que habían venido para ver esto", dice. "Fue algo curioso estar sentado allí y ver literalmente como excavan tu pasado".

La excavación confirmó que productos Atari habían sido enterrados en el vertedero y Warshaw fue filmado en el momento en que una maltrecha copia de ET fue rescatada del suelo.

"Me conmovió en extremo. Este pequeño juego que había escrito en cinco semanas hace más de 30 años todavía generaba entusiasmo. Quedé lleno de gratitud", declara. "¿Es ET el peor juego de todos los tiempos? Tal vez no. Pero la historia de la caída de la industria de los videojuegos necesitaba una cara y resultó ser ET", señala. "En realidad prefiero cuando la gente lo tilda del peor juego de todos los tiempos porque yo también diseñé La Venganza de Yar y ese muchas veces lo identifican como uno de los mejores de todos los tiempos. Así que, entre los dos, ¡he abarcado la gama más amplia de cualquier diseñador en la historia!"

MÁS EN MSN

-Mono ebrio sembró el pánico en Brasil con un cuchillo en la mano

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BBC Mundo

image beaconimage beaconimage beacon