Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La huelga del taxi deja Madrid sin servicio y complica el tráfico en Barcelona

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 F. Javier Barroso, Elisa Silió

La huelga en protesta contra el intrusismo en el sector ha vaciado las calles de Madrid y Barcelona de taxis. Las dos asociaciones mayoritarias cifran en un 100% el seguimiento hasta el momento del paro de 24 horas, convocado este miércoles para denunciar que operen servicios como Uber, que permiten mediante una aplicación del móvil localizar conductores dispuestos a hacer de taxistas, pese a que no tengan licencia.

En el aeropuerto de Barajas, la zona de parada de taxis está vacía desde primeras horas de la mañana. Los pasajeros que llegan a las terminales se mueven mayoritariamente en autobuses para desplazarse a la capital. Hay 9 autobuses circulando en vez de los seis habituales y no se están produciendo grandes colas. El resto del servicio de la EMT no se ha reforzado el servicio por ser mínima la incidencia del uso del taxi, a diferencia de las huelgas de metro.

La imagen en la estación de trenes de Atocha es también similar a la de Barajas. No hay un solo taxi estacionado y los viajeros optan por los autobuses y el metro para desplazarse. Entre las ocho y las diez y media de la mañana, los andenes del metro estaban repletos, pero la situación se ha ido normalizando posteriormente. La zona de taxis está cerrada con una cadena y solo hay algunos coches particulares aparcados en este lugarLos pasajeros están siendo avisados por la megafonía de los trenes. La peor parte se la llevan los turistas que quieren llegar a la estación. Cinco japoneses desconcertados con siete maletas enormes en el andén del tren ilustraban la situación. 

En Madrid solo funcionan en total un centenar de taxis que atienden los servicios de diálisis del Summa y las urgencias que se reciben por la emisora.

Junto al paro, las organizaciones nacionales del sector han convocado una manifestación que ha dado comienzo a las once de la mañana en Madrid, desde la plaza de Cuzco hasta el Ministerio de Fomento. La manifestación ha provocado embotellamientos en la entrada a la capital por el norte. En Plaza de Castilla el tráfico estaba totalmente parado poco después del inicio de la protesta. Al final de la marcha, los taxistas entregarán un documento en el ministerio en el que piden que se prohíba el servicio Uber. 

El presidente de la Gremial del Taxi y de la Federación Española del Taxi, Julio Moreno, ha asegurado que el seguimiento de la huelga es del 100%. Julio Sanz, presidente de la Federación del Taxi de Madrid, ha explicado que han repartido folletos a los viajeros en el aeropuerto y en las principales estaciones de la capital para que conozcan los problemas que afronta el sector ante la "competencia desleal" de Uber. 

Dos Mercedes de servicio público han sido destrozados por los manifestantes cerca de Raimundo Fernández Villaverde cuando se han dado cuenta de que llevaban pasajeros. Les han arrancado los retrovisores y les han roto las lunas. Uno de los vehículos se ha quedado estacionado al no poder continuar por tener el parabrisas roto. El otro ha logrado dejar el lugar a cierta velocidad. La manifestación ha concluido tras la entrega del manifiesto en Fomento.

En Barcelona, la única ciudad en la que de momento Uber está operativa en España, el colectivo también ha convocado una reunión a media mañana. Frente a las presiones de los taxistas, desde esta aplicación han anunciado promociones para sus usuarios que compartan coche, según informa Jordi Mumbrú.

Un hombre, en la parada vacía de taxis de Barajas. © Kike para Un hombre, en la parada vacía de taxis de Barajas.

En la capital catalana un único sindicato, Élite, había llamado a la huelga y el resto solo han convocado una manifestación. Pero, al final, ha sido casi imposible encontrar un taxi en Barcelona ya que la mayoría han optado por no trabajar. La marcha empezado a las once en la céntrica plaza Catalunya. El sindicato que llamaba a la huelga, en cambio, ha convocado a la Estación de Sants y el objetivo es terminar la protesta enfrente de la sede de Uber, en la Diagonal. El Ayuntamiento calcula que, entre ambas manifestaciones, unas 4.000 personas han protestado contra el intrusismo.

La movilización de Madrid ha coincidido con protestas en otras grandes ciudades europeas como Londres, París, Milán, Nápoles o Berlín, entre otras. Las manifestaciones, que han llegado a colapsar los accesos a la capital francesa, se han convocado por los mismos motivos: la irrupción de plataformas de servicios de transporte que en el caso de la más controvertida, Uber, es de pago pero, según denuncian los taxistas, sus conductores operan sin licencia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon