Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La industria catalana crece en actividad pero sigue destruyendo empleo

EL PAÍS EL PAÍS 16/06/2014 Clara Blanchar

La industria catalana va bien y crece… si no fuera porque destruye empleo de manera ininterrumpida desde hace siete años. El PIB industrial creció en 2013 (un 1,%); el peso de la industria sobre el global de la economía catalana también (hasta el 20,6%); la producción del sector remontó un 1% tras dos años bajo cero; la inversión subió (1,4%) y también la extranjera (5,1%)…, pero la ocupación volvió a caer un 2,9%. Es una de las cifras que revela el Informe Anual sobre la industria en Cataluña correspondiente a 2013 que esta mañana ha presentado el secretario de empresa y competitividad de la Generalitat, Pere Torres.

En 2013 la ocupación industrial cayó en 11.500 personas, una cifra que supone la continuación de la sangría que comenzó hace siete años y que en total se ha llevado por delante 272.700 empleos. De 809.100 personas a 536.400, 106 empleos menos cada día. El informe subraya que “la caída de 2013 fue menor que en los dos años anteriores [en 2012 la destrucción alcanzó los 144 empleos diarios] y menor que la de la ocupación industrial en España (-5,2%). Atrás quedan, apunta, debacles como la de 2009, cuando la industria catalana perdió en un solo año un 16,2% de sus ocupados.

Torres ha atribuido la continua reducción de empleo industrial, pese a la evolución positiva del sector, a un cambio de tendencia global que lleva a que las empresas empleen a menos trabajadores que hace unos años debido a la digitalización, los procesos de externalización o al incremento de la competitividad. “Las nuevas industrias ya no son tan intensivas en la necesidad de mano de obra y además todavía algunas están cerrando tras no poder aguantar los efectos de la larga crisis”, ha señalado el secretario de Empresa. En este sentido, Torres ha afirmado que aunque Cataluña contara con el mismo número de empresas que antes de la crisis la suma de puestos de trabajo sería menor. Desde hace dos años los agentes sociales y colegios profesionales reclaman al Gobierno que realice una política industrial fuerte, una petición que plasmaron en el manifiesto Más industria.

Tampoco es alentador el indicador de las exportaciones de las industrias catalanas, aunque vendieron por valor de casi 60.000 millones de euros, un récord. Pero el ritmo de crecimiento de las ventas al extranjero se estanca y en 2013 solo crecieron un 0,1%. Si se mira en perspectiva, el estancamiento del año pasado contrasta con el crecimiento de 2010 (17,9%) o 2011 (12,5%).

Por sectores, la automoción fue el sector que tuvo un peso más importante en la recuperación de la actividad al crecer un 17 %. El informe destaca el aumento de la producción de las industrias extractivas (4,2 %), del material de transporte (4,1 %) y de la energía eléctrica y gas (4 %).

Sobre el “mapa de riesgos” identificados por la consejería de Empresa y Empleo, Torres ha explicado que la administración catalana trabaja actualmente con 150 industrias en problemas a las que intenta ayudar, sobre todo con asesoramiento, para reconducir sus problemas y poder salvar las unidades productivas y los empleos que generan. Sobre el fenómeno de la recolocación de empresas –el fenómeno inverso a la deslocalización de la década pasada—Torres ha afirmado que hay casos, pero que todavía no se reflejan en los datos del informe.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon