Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La influencia limitada de los barones marca la carrera para liderar el PSOE

EL PAÍS EL PAÍS 14/06/2014 Anabel Díez
Pedro Sánchez (centro), este jueves, en la presentación de su candidatura. © LUIS SEVILLANO Pedro Sánchez (centro), este jueves, en la presentación de su candidatura.

Por mucho que los secretarios territoriales traten de influir en sus afiliados nada está determinado cuando 200.000 personas pueden votar de manera anónima, en urna, y sin dar cuenta de su decisión a nadie. Por primera vez el PSOE va a sustituir a su secretario general por votación de todos los militantes, experiencia que solo tiene como precedente, conflictivo y arrancado por la vía de los hechos consumados, en el PSDG, partido de los socialistas de Galicia. Estos pelearon hasta que la dirección federal de Alfredo Pérez Rubalcaba les autorizó. El modelo ha sido copiado ahora. Primero lo pidieron algunos barones territoriales, como Valencia, País Vasco y Extremadura, y, después, se unieron todos.

Esa bandera la levantó con fuerza Eduardo Madina. Si hay acuerdo, nada hay que objetar, respondió Rubalcaba. Por el efecto arrastre y la incomodidad de oponerse a tan democrática medida, quienes no estaban muy por la labor de “un militante un voto”, no se han atrevido a manifestarlo. El 13 de julio votarán todos los militantes socialistas. El primer movimiento de los líderes territoriales resultó fallido.

más información
  • Madina se presenta para liderar el PSOE prometiendo un “shock de modernidad”
  • Pedro Sánchez Castejón aspira a cambiar el PSOE con “corazón y cabeza”
  • Soraya Rodríguez: “Ni he estado ni estoy en la carrera por la Secretaría General”
  • Susana Díaz renuncia a dirigir al PSOE al no tener garantizada la unidad
  • Los 200.000 militantes del PSOE votarán a su secretario general el 13 de julio

Una decena de ellos, entre 17, apostaron en alto por la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, al tiempo que se ejercitó una sutil presión, en algunos casos, y más directa en otros, contra el secretario general del Congreso, Eduardo Madina, para que no se presentara o, mejor, que “pactara”. Él no atendió esos cantos de sirena —jamás entonados por la propia presidenta andaluza— y siguió a lo suyo, en tanto que Susana Díaz fue vencida por quienes desde su tierra pedían encarecidamente que no abandonara el timón andaluz.

Algunos líderes territoriales se han parado en seco ante el temor a equivocarse en la apuesta, aunque sí tienen sus preferencias. Que lo hagan público costará, toda vez que empieza a vislumbrarse la transversalidad de los apoyos. El apoyo explícito de los dirigentes territoriales a un candidato que después no coincida con el voto que depositen los militantes de su federación. Por ejemplo, Andalucía, la federación más poderosa, parece inclinarse mayoritariamente por Pedro Sánchez Castejón, pero Madina también tiene sus apoyos. Todo ello son previsiones de dirigentes provinciales, cuya opinión no tiene por qué responder al cien por cien a la de sus agrupaciones. En Castilla-La Mancha, sin embargo, la delantera parece llevarla Eduardo Madina aunque se abre paso un bloque de apoyos para Pedro Sánchez-Castejón. Asturias y Extremadura son terreno más bien abonado por el diputado vasco aunque de nuevo se producen focos para el otro candidato con mayores posibilidades.

En una misma federación regional se conocen apoyos para Madina y Sánchez. Esta es la opinión generalizada. Ahora bien, los líderes territoriales andarán con pies de plomo antes de hacer maniobras bruscas en pro de uno de ellos. Sin duda los dos tendrán los 10.000 avales antes de que termine el plazo, el próximo 27 de junio. Ambos tienen cabezas de puente en todas las federaciones. Ese trabajo alguien lo tiene que hacer y eso ya está conseguido por Madina y Sánchez-Castejón.

¿Nadie va a tratar de influir sobre nadie en favor de los candidatos? A esta pregunta tampoco se responde de una manera tajante. Intentar, seguro que se intenta, otra cosa es el resultado y la garantía de éxito, se responde.

Con este planteamiento se entiende que los candidatos se pongan en la carretera, como ha dicho el diputado madrileño Pedro Sánchez Castejón. En la carretera que conduzca a las agrupaciones socialistas de toda España. Lo mismo hará el diputado vizcaíno Eduardo Madina, que este viernes presentó su candidatura, al igual que el ex diputado granadino y profesor universitario José Antonio Pérez Tapias, que hoy se presenta formalmente. El cuarto aspirante que está en la tarea de buscar avales es el joven militante madrileño Alberto Sotillos. Estos han empezado la carrera mucho después, aunque en el caso de Pérez Tapias se reconoce que tiene probabilidades de conseguir las diez mil firmas. Su discurso claramente a la izquierda de su partido, como corresponde a la corriente a la que pertenece, Izquierda Socialista, tiene predicamento en la militancia.

En un congreso ordinario, en el que solo votan los delegados, las opciones de Pérez Tapias serían más escasas por cuanto que esta corriente no tiene el apoyo de las cúpulas locales, provinciales o territoriales. Su papel de conciencia crítica de la línea oficial les sitúa claramente en la heterodoxia. Ahora, sin embargo, con el voto directo de los militantes, tienen más oportunidades.

Los candidatos se someten ahora al examen de los militantes en cada agrupación que visitan

Las preguntas que les harán los militantes están muy pegadas al debate político actual de la izquierda, sobre todo tras el fracaso electoral del pasado 25 de mayo. Los candidatos se someten ahora al examen de los militantes en cada agrupación que visitan. Si habrá primarias para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno será una de las preguntas de los afiliados. “Por coherencia con el trabajo que vengo haciendo mi voluntad es ir a unas primarias abiertas”, señaló este viernes Pedro Sánchez si bien no dió el sí a celebrarlas el próximo mes de noviembre cuando estaban previstas antes de que Alfredo Pérez Rubalcaba convocara el congreso.

Mucho más taxativo ha sido Eduardo Madina que, en efecto, sí piensa convocar elecciones primarias para el mes de noviembre. No es extraño ya que su preparación de meses atrás ha sido para presentarse a unas primarias abiertas a los militantes y a los simpatizantes para ser el cartel electoral del PSOE.

El ensayo de discurso para los militantes lo hace estos días en los medios de comunicación. Sobre República o Monarquía no tiene la menor duda: ahora no es el asunto esencial, aunque la Monarquía tiene que adaptarse al siglo XXI, dijo en la Cadena Ser.

Nada distinto señala al respecto Eduardo Madina aunque también quiera una jefatura del Estado transparente. Ambos abrazan la Constitución y el pacto que llevó a la transición, aunque se puede reformar.

“El PSOE tiene que ser coherente. Somos un partido que forjó la Constitución”, manifestó Sánchez, para a continuación apostillar que las reformas de la Ley Fundamental deben hacerse “por los cauces constitucionales”. Defensor del modelo federal, en ese punto recordó que por esa vía será por la que su partido plantee los cambios que considera necesarios “para resolver la crisis territorial”. Sobre su relación con Eduardo Madina, su principal adversario en la carrera por liderar la formación, Sánchez ha dicho que es “buena”. “Ayer [por el jueves] le llamé para decirle que me iba a presentar y le deseé suerte en su presentación. Es una persona con mucho futuro”, comentó durante la entrevista. En su intervención del viernes, este profesor de Economía de la Universidad Camilo José Cela pidió a la dirección federal que “promueva los debates entre los candidatos”: “Aspiro a convencer, aspiro a debatir”, dijo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon