Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Jota

Notodo Notodo 23/02/2016 Irene Galicia
Imagen principal del artículo "La Jota" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "La Jota"

La jota es tanto un fenómeno universal como el paradigma del folclore. Durante años fue considerada pecaminosa y erótica por la Iglesia. Más tarde, el siglo XX la convirtió en un símbolo de la pureza de la danza local. Por el camino, el estilo de la jota fue mutando y adaptándose a nuevas formas cercanas al ballet. Y en las últimas décadas, está reivindicando de nuevo algunos de sus rasgos originales, como el juego con la pareja, la relación con la música, el ritmo o la improvisación.

Ahora el Centro de Historias de Zaragoza hace un exhaustivo recorrido que va desde los orígenes de esta danza tradicional, pasando por su evolución y variantes, hasta el análisis de su presente y su posible futuro. La Jota, pasión de pasiones quiere generar reflexiones y respuestas a cuestiones como si la jota sigue siendo un icono identitario o se queda en el simple reflejo nostálgico del pasado, si lo que calificamos como “cultura propia” tiene interés para la sociedad dentro de una cultura global o si la jota como medio de expresión y de comunicación sigue teniendo vigencia para las generaciones de hoy en día.

Esta exposición, que pretende ir más allá de la mera recuperación de recuerdos, publicaciones, fotografías e instrumentos musicales relacionados con el mundillo, supera también la mera propuesta descriptiva porque pretende suscitar en el espectador una reflexión sobre las características del canto y el baile para convertirse en uno de los referentes de la identidad aragonesa. La exposición no pretende sugerir cómo hacer evolucionar la jota o adaptarla al siglo XXI, lo que plantea es la necesidad de que eso se haga y evidencia que es algo que sucede inevitablemente. Los paneles explicativos, audios, fotografías y objetos de la muestra permiten trazar la evolución histórica y los fundamentos de esta danza, así como analizar su presente y su futuro.

La jota siempre ha tenido algo de juego y además siempre ha hecho hueco a la improvisación; tiene un ritmo y una música muy rica y con distintas personalidades y que se puede sentir de muchas y diversas maneras. De este modo se inicia un diálogo que sirve para romper con los tópicos y conseguir que la jota siga siendo un medio para comunicar y expresar cosas cotidianas. Su temática es muy variada y depende del momento para el que se crean: rondas, fiestas, labores del campo... El destinatario interno de las letras de jotas es la mayor parte de las veces la amada y en ellas se expresan elogios o desdenes a la mujer desaparecida. También existen jotas cuyo tema es una sutil denuncia social. La pregunta ahora es qué nuevas temáticas adoptará en nuestro tiempo.

A pesar de ser una manifestación muy habitual de los ambientes festivos, hoy en día es muy desconocida; por eso la muestra presenta las tres dimensiones de este folclore: la jota popular, la jota de escenario -la conocida como jota aragonesa- y por último, su desarrollo, adaptación y contextualización al siglo XXI, pues su cualidad principal es que siendo un género nacido a finales del XVIII, jamás se estancó sino que se sigue reinventando y evoluciona. Con la jota pasa como con el jazz, en ocasiones tiene algo de rancio, pero si se desempolva nos damos cuenta de que es tan rico -puede pasar de lo más simple a las más complejas florituras- que nunca pasará de moda.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon