Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La joven abogada que ha plantado cara a Facebook por nuestros derechos

El Confidencial El Confidencial 07/11/2016 Lucía Caballero

Power Ventures era una ‘startup’ como tantas otras, un humilde negocio de internet. Su fundador, Steve Vachani, creó una plataforma desde la que los usuarios podían gestionar sus perfiles en distintas redes sociales sin tener que cambiar de página. Power.com, un todo en uno del mundo digital, parecía una estupenda idea hasta que su actividad comenzó a molestar a uno de los gigantes de la red.

La página permitía controlar la información que los internautas compartían con Facebook, incluidas fotos, publicaciones y contactos. Pero pese a tener el consentimiento de sus dueños, los datos y archivos a los que accedía estaban guardados en los servidores de la empresa de Mark Zuckerberg. Por si hurgar en los almacenes virtuales del magnate no fuera suficiente, a Vachani se le ocurrió promocionar su servicio con mensajes que enviaba a través de la red social.

“Facebook puso la demanda el 30 de diciembre de 2008”, informa a TeknautasAmy Sommer, la abogada que ha defendido a la empresa Power Ventures durante estos años de periplo legal. La red social acusaba a la ‘startup’ y a su fundador de haber enviado ‘spam’ y de ‘hackear’ su infraestructura después de que el responsable de la web siguiera con su actividad pese a que los de Zuckerberg le instaran a detener las intromisiones e trataran de bloquearle el acceso.

La red social por excelencia permite usar sus datos a aplicaciones de terceros, pero solo bajo ciertas condiciones que especifica en los términos de servicio para desarrolladores. Asimismo, sus usuarios pueden compartir la información de perfil con algunas webs externas, con el consentimiento del gigante, a través del servicio denominado Facebook Connect.

Pero Power.com se negó a seguir estos procedimientos y pidió a sus usuarios que le proporcionaran las credenciales de sus cuentas para, según la empresa, buscar nuevos clientes. Facebook les ha acusado de vulnerar varias leyes; sin embargo, los datos de los perfiles de los usuarios no son propiedad de la plataforma de Zuckerberg. Y ellos sí habían dado su consentimiento a Power.com.

“Ha habido un par de conversaciones para llegar a un pacto, pero las partes nunca se han puesto de acuerdo”, señala la abogada. Este verano, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos ha dictaminado que ni Power Ventures ni Vachani mandaban ‘spam’ a los usuarios, una pequeña victoria para este David que se enfrenta a un Goliat de internet y para Sommer. El caso supuso su primera experiencia como letrada porque, sorprendentemente, Vachani la contrató cuando acababa de salir de la universidad.

Christopher (Flickr | Licencia Creative Commons 2.0) © Proporcionado por El Confidencial Christopher (Flickr | Licencia Creative Commons 2.0)

Una defensa por 55 dólares la hora

“Steve me encontró a través de la web Elance en 2012, cuando me ofrecía para revisar contratos de negocios”, cuenta la abogada. Se refiere a un portal de búsqueda de empleo para ‘freelances’. “Ese acabó siendo el único trabajo que conseguí en la plataforma”, prosigue Sommer, ahora socia del despacho Aroplex. Empezó cobrando 55 dólares la hora, lo que pedía por su labor como asesora corporativa.

Recuerda que se enteró de quién era la parte de la acusación durante su primera reunión con el responsable de Power Ventures. “No habría cogido el trabajo de haber pensado que no podría apañármelas”, dice la jurista, pero lo que finalmente la convenció fue la situación de Vachani. Su anterior abogado acababa de retirarse del caso y, aunque el fundador siempre se ha representado a sí mismo, una empresa no podía hacerlo, así que aceptó el reto.

“Mi primera comparecencia sirvió para evitar que se aplicara una sentencia en rebeldía [una resolución por la falta de respuesta a la demanda] a Power Ventures por una cantidad superior a 18 millones de dólares, que probablemente habría recaído después sobre Steve personalmente”, explica Sommer.

Su papel en el caso fue cobrando importancia poco a poco. “Los cargos están dirigidos principalmente contra la empresa, de forma que la responsabilidad de Steve está ligada a lo que los jueces decidan sobre la compañía”, aclara la abogada. Los documentos que ha presentado en la defensa vinculan tanto a la entidad como a su responsable. “Asesoro a Steve sobre las acusaciones y sus obligaciones, pero él responde por sus propios intereses ante el juez”, continúa.

El resultado de la vista celebrada en julio, cuyo veredicto determina que ni el fundador ni la empresa han infringido la Ley CAN-SPAM, demuestra que “Steve y Power Ventures han estado ocho años acusados de ‘spammers’ cuando no lo eran”, dice la letrada.

© Proporcionado por El Confidencial

Sin embargo, ambos continúan acusados de ‘hackear’ el sistema de Facebook por haber accedido sin su permiso a los datos (no vale con el consentimiento de los usuarios) pese a las barreras puestas por el gigante, vulnerando así la Ley de Fraude y Abuso Informático estadounidense. “Creo que tendremos éxito en revocar también este cargo”, opina Sommer. Según la abogada, la parte negativa es que se trata de un terreno legal poco conocido, por lo que los jueces no tienen muchos ejemplos previos en los que fijarse. “Este tipo de casos requieren bastantes nociones sobre tecnología que mucha personas que no se dedican al ‘software’ ignoran”, indica.

De momento, han solicitado al Tribunal de Apelaciones una nueva audiencia con los jueces para reconsiderar la acusación. El peor escenario posible, dice la abogada de Power Ventures, es que el tribunal no les conceda esta vista. “La decisión sobre el tema de ‘hacking’ es muy controvertida porque considera el efecto que tendría en cualquiera que utilice servicios ‘online’, el fallo influiría también en activistas”, explica Sommer.

Para la joven letrada, uno de los principales retos del caso, aparte de defender a su cliente, es hacer entender a los tribunales “las grandes repercusiones que tienen sus sentencias en este tema”. El resultado de la nueva revisión, en caso de haberla, determinaría hasta qué punto los usuarios controlan sus datos y el poder que plataformas como Facebook tienen sobre una información que, teóricamente, no les pertenece.

Así las cosas, Sommers no se está enfrentando a Facebook solo por defender a Power Ventures. Se trata de un juicio que va más allá. En cierto sentido, de una lucha por los derechos de todos los que utilizamos internet y cedemos nuestros datos a las multinacionales. ¿Hasta qué punto pueden impedir que permitamos a un tercero utilizarlos en nuestro propio beneficio? Esa es la pregunta que tendrán que responder los tribunales.

Cortesía de Amy Sommer © Externa Cortesía de Amy Sommer
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon