Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La juez argentina que investiga el franquismo viaja a España este domingo

EL PAÍS EL PAÍS 13/05/2014 Natalia Junquera

La juez argentina María Servini de Cubría, que instruye en Buenos Aires la única causa abierta en el mundo contra los crímenes del Franquismo, tiene previsto viajar este domingo a España y permanecer aquí hasta el 30 de mayo. El objetivo de su visita es tomar declaración a aquellas víctimas que por su avanzada edad no pudieron desplazarse ni a Buenos Aires ni al consulado argentino en Madrid para declarar por videoconferencia.

La Audiencia Nacional acaba de denegar la extradición a Argentina, como ella había solicitado, del capitán Muñecas y Billy el niño, a los que la magistrada argentina reclamaba para interrogarlos tras imputarles por torturas. La Audiencia Nacional argumentó que los delitos han prescrito.

Víctimas del franquismo durante la concentración el pasado 7 de mayo ante la sede del Ministerio de Justicia en Madrid. © Maialen López Víctimas del franquismo durante la concentración el pasado 7 de mayo ante la sede del Ministerio de Justicia en Madrid.

Durante su estancia en España, la juez tiene previsto viajar a Bilbao, Madrid Málaga y Sevilla, según han avanzado los querellantes. En el primer destino, en tres pueblos, escuchará los testimonios de un grupo de víctimas, y podría entrevistarse con el alcalde de Gernika.

En Madrid le interesa, sobre todo, recabar documentación y visitar el Archivo General de la Administración. La juez tiene previsto viajar a Málaga, donde se encuentra la mayor fosa común de España, con más de 4.500 víctimas, y a Sevilla, para tomar declaración a más víctimas.

La juez ya intentó venir a España en otra ocasión, en el marco de la misma causa por los crímenes del franquismo, pero finalmente lo suspendió porque no las autoridades judiciales argentinas no le facilitaban los medios y el tiempo que ella consideraba necesarios. También el Gobierno español le ha puesto problemas para que se tomara declaración por videoconferencia a las víctimas en el consulado argentino en Madrid. Con todo ya preparado, un mensaje al embajador, trasladando "el malestar" de España por el procedimiento, obligó a suspenderlas, aunque finalmente, se realizaron meses más tarde.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon