Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La juez del caso del metro tacha de "inadmisible" la posición de las partes

La Vanguardia La Vanguardia 05/06/2014 null

Valencia (EFE).- La titular del Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, que investiga el accidente de metro ocurrido en 2006, ha calificado de "inadmisible" la "posición" que han mantenido las partes desde que reabrió el procedimiento por este siniestro, en el que murieron 43 personas y 47 más resultaron heridas.

Así lo asegura la juez en un auto hecho público hoy por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, en el que desestima los recursos presentados contra la providencia en la que se fijaban declaraciones a los maquinistas que conducían la unidad siniestrada entre el 20 de junio y el 3 de julio, día del accidente.

La jueza afirma que el campo de fechas para la práctica de cualquier diligencia probatoria "no puede dejarse a la libre voluntad o capricho de las partes" y repasa las distintas ocasiones en las que sí ha accedido a suspender declaraciones por entender que existían fundamentos para ello. Además, considera "totalmente inadmisible" la "posición que han mantenido las partes desde que se reaperturó el presente procedimiento".

Añade que si hubiera atendido "a todas las peticiones de suspensión interesadas, sin más fin que la simple dilación del curso del procedimiento sin causa o motivo alguno, nos encontraríamos en estos momentos en la fase inicial de los interrogatorios de los operarios de FGV". "Siempre que se ha considerado necesario y razonable la suspensión de alguna declaración, así ha venido acordándose por el Juzgado", afirma en el auto.

Así, señala que el 18 de febrero de 2014 el juzgado acordó la suspensión de determinadas declaraciones de trabajadores de talleres de Ferrocarriles de la Generalitat (FGV) al entender "razonable y necesario" que previamente se uniera cierta información de interés.

Añade que el juzgado también acordó de oficio el 4 de abril de 2014 la suspensión de declaraciones de maquinistas tras constatar de los primeros interrogatorios que estos se extendían en el tiempo más de los previsto inicialmente, lo que llevó a reducir el número de testigos y posponer sus declaraciones.

En este sentido, recuerda la "suspensión interesada" del pasado 13 de febrero momentos antes de iniciar los interrogatorios "cuando rozando la mala fe procesal, las partes solicitaron la suspensión de los mismos bajo la excusa, que no se correspondía con la realidad, de haber tenido conocimiento esa misma mañana de la práctica de dichas declaraciones o de la falta de documentación que ya constaba incorporada", y asegura que la petición le causó "estupor".

En el auto también critica que las partes se negaran a formular preguntas a los maquinistas que conducían la unidad siniestrada en fechas anteriores al siniestro tras alegar que no estaba incorporada la documentación que se le pidió a FGV, pero si lo hicieran el pasado 15 de mayo a un técnico ferroviario.

Para la jueza, "carece de sentido" interrogar a los maquinistas porque sobre las cuestiones sobre las que iban a ser preguntados "se dispone de una información mucho más precisa que la que ellos mismos puedan facilitar al Juzgado".

"Todo ello sin perjuicio de que pueda valorarse la conveniencia de volver a interrogar a algún maquinista sobre algún punto concreto, de arrojar la documentación incorporada algún dato de interés", añade.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon