Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La justicia europea confirma la multa histórica de 1.060 millones contra Intel

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Lucía Abellán
Pabellón de Intel en la exposición Computex 2014, en Taipei, el 3 de junio de 2014. © PICHI CHUANG Pabellón de Intel en la exposición Computex 2014, en Taipei, el 3 de junio de 2014.

El gigante estadounidense Intel no tendrá que devolver los 1.060 millones de sanción que le impuso la Comisión Europea en 2009 por expulsar a sus competidores del mercado. El Tribunal General de la Unión Europea, encargado de asuntos de competencia, ratificó hoy la multa, la más elevada que ha impuesto nunca la Dirección General de Competencia a una sola empresa.

La sentencia rechaza uno a uno los argumentos que esgrimió el fabricante de microprocesadores para eludir el pago. Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de multas que se recurren, en esta ocasión el tribunal de Luxemburgo desestima cualquier circunstancia atenuante y mantiene la penalización en la misma cuantía fijada por Competencia, hoy en manos de Joaquín Almunia y entonces dirigida por la holandesa Neelie Kroes.

Bruselas multó a Intel porque entre 2002 y 2007 puso en marcha prácticas que impedían la libre competencia de otras compañías. Con una cuota de mercado del 70%, Intel ofreció descuentos a cuatro grandes fabricantes de ordenadores (Dell, Lenovo, HP y NEC) a cambio de conseguir la práctica exclusividad en la venta de sus procesadores x86. También pagó a la firma Media-Saturn para que solo comercializara ordenadores provistos de esos procesadores. Por último, efectuó pagos a tres fabricantes (HP, Acer y Lenovo) para que frenasen o retrasasen el lanzamiento de productos que incorporaban chips del único gran rival de Intel, AMD.

El fallo “es importante porque confirma que la Comisión tenía toda la razón al perseguir esta conducta contraria a la competencia en un gran mercado internacional”, aseguró un portavoz del Ejecutivo comunitario.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon