Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La lengua influye en la toma de decisiones

La Vanguardia La Vanguardia 03/06/2014 null

Barcelona. (Redacción).- ¿Qué decisiones tomamos ante un dilema ético o moral? La respuesta, en buena medida, puede estar marcada por el idioma utilizado. Así lo apunta un estudio de la Universidad Pompeu Fabra, que demuestra como el lenguaje utilizado es decisivo en la toma de decisiones. Según el investigador y director del estudio, Albert Costa, “las personas controlan menos los procesos intuitivos cuando piensan en una lengua foránea, por lo que se vuelven más frías y prácticas”.


La investigación proponía una serie de juicios morales sencillos para identificar las decisiones tomadas por las personas estudiadas. Imagine que se encuentra en un puente encima de una vía por la que está a punto de pasar un tren que, con toda seguridad, matará a cinco personas que están atadas a los raíles. A su lado se encuentra una persona con sobrepeso que, de tirarla, salvaría a las cinco víctimas. ¿Qué haría? El estudio apunta a que su elección cambiaría si el dilema se le planteara en su idioma materno o en su segunda lengua.

“No se trata de un problema de entendimiento, sino de distancia psicológica. Para una personas que habla en castellano, una cuestión planteada en inglés le disminuye la actividad emocional”, asegura Costa.

El estudio sitúa el lenguaje como un factor decisivo en la toma de decisiones, pero Costa no olvida los factores culturales. “Los resultados entre ciudadanos ingleses y españoles son muchos más similares que los que obtenemos comparándolos con la población oriental, que tienen una visión más colectiva de la sociedad”, apunta el investigador.

Vinculaciones profesionales
El estudio ha tenido una gran repercusión en Estados Unidos, donde se está presentando, no solo por su interés, sino también por la situación judicial del país. Allí es habitual la configuración de jurados populares en los que participan ciudadanos hispanos, asiáticos y de otras minorías que tienen el inglés como su segunda lengua. “Un asesinato y un homicidio involuntario deben tener un castigo diferente, pero está demostrado que las personas a las que se les plantea el caso en lengua foránea tienen tendencia a emitir veredictos similares”, concluye Costa. El resultado de la investigación también es válido para empresas en procesos que implican tomar decisiones difíciles, que pueden apoyarse en idiomas ajenos para aplicar estas medidas.

La investigación entra dentro del ámbito de estudio del Máster en Cerebro y Cognición de la Universidad Pompeu Fabra, que empezará el próximo mes de setiembre. El programa se plantea como un espacio de análisis transversal del cerebro, con ramificaciones hacia el lenguaje, las emociones, la atención o la cognición animal, y con estudios sobre comportamiento de los bebés, enfermedades neurodegenerativas y psicología experimental.

Según Costa, los estudios del máster pretenden demostrar que las investigaciones sobre el cerebro y la cognición pueden saltar el espacio del laboratorio para entrar en campos como la medicina, la psicología, las empresas, el audiovisual y el marketing, entre otros sectores.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon