Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La ley de Cambio Climático del Govern apoyará las energías renovables

La Vanguardia La Vanguardia 10/06/2014 Antonio Cerrillo

El gobiernocatalán va a impulsar el proceso participativo para elaborar la Llei Catalana del Canvi Climàtic. En los borradores, el documento actual, redactado por Departament de Territori i Sostenibilitat, incorpora diversas propuestas para fomentar el desarrollo de las energías renovables, entre ellas la posibilidad de que los promotores de estas fuentes de energía limpia puedan beneficiarse de bonificaciones fiscales en impuestos autonómicos. Además, se harán recomendaciones a los ayuntamientos para que actúen en esta misma línea.

La futura ley incorporará también la adaptación a la legislación catalana de la nueva directiva comunitaria destinada a lograr edificios con “emisiones cero” y que sean autosuficientes energéticamente.

Sabedores de que la Generalitat no tiene competencias en muchos ámbitos para combatir el cambio climático (energía, por ejemplo), los redactores buscan un objetivo ambicioso. “Los expertos nos han recomendado actuar como si fuéramos un estado independiente”, explicaron fuentes de los autores del borrador, para subrayar el ánimo sobre cómo se enfoca la redacción de la ley. La ley se inscribe en el proyecto de crear “estructuras de Estado” para la Generalitat.

Para avanzar en la redacción del anteproyecto de ley, el Departament de Territori iniciará un proceso de consultas con los otros departamentos de la Generalitat para conocer su parecer sobre el contenido del actual borrador. Y el 21 de julio se celebrará una nueva reunión de la comisión interdepartamental sobre cambio climático a partir de la cual se podrá disponer de un texto articulado, con el fin de que el texto salga a información pública en septiembre, antes de ser remitido al Parlament (hacia el mes de diciembre).

Un proceso participativo

El proceso de participación se efectuará mediante seis jornadas de trabajo y debate (en Girona, Lleida, Tarragona, Terres de l’Ebre, zona central de Catalunya y Barcelona), y serán sesiones de carácter doble, pues por las mañanas se reunirán representantes institucionales, mientras que por la tarde las sesiones serán abiertas a los ciudadanos.

El actual documento de trabajo prevé crear un fondo económico para desarrollar políticas de lucha contra el cambio climático. La intención sería que este fondo se nutriera con fondos de los presupuestos de la Generalitat (cosa harto complicada dada la precariedad financiera de la Administración autonómica) o recursos de la fiscalidad ambiental aún por concretar.

Y no se renuncia a poder disponer de fondos procedentes de las subastas que hace el Estado para asignar los derechos de emisión a las industrias sujetas al régimen de comercio de emisiones (en cumplimiento del protocolo de Kioto). El secretario de Medi Ambient, Josep Enric Llebot, y el exministro Miguel Arias Cañete se han mostrado muchas veces partidarios de “territorializar” por comunidades autónomas los objetivos para reducir emisiones de gases invernadero y de que la Generalitat disponga también de recursos de las subastas.

Objetivos para mitigar

Sin embargo, las “buenas palabras” del exministro Arias Cañete que abonaban esta idea nunca se concretaron y parte de estos fondos de las subastas han ido a parar (vía presupuestos del Estado) a las empresas eléctricas (con el argumento de que servirían para enjugar el llamado déficit del sistema eléctrico, reconocido a estas compañías, aunque cuestionado por consumidores y ecologistas).

La Generalitat mantiene un largo contencioso con el Estado en torno a los fondos para combatir el cambio climático (fondo de carbono), pues todos los recursos económicos los maneja la Administración central para planes que decide el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, “cuando la mayor parte de las competencias en estas materia están transferidas a la Generalitat”, explican las mismas fuentes.

La ley tiene cuatro objetivos fundamentales: desarrollar las políticas europeas en la materia, progresar hacia una economía menos dependiente de la quema de combustibles fósiles, impregnar todas las políticas del gobierno catalán del vector cambio climático y ejecutar nuevas competencias. “La ley pretende obligar a todos los departamentos de la Generalitat a que tengan en cuenta el factor del cambio climático. "No les decimos lo que tienen que hacer, sino que tengan esto en cuenta”, agregan.

Por otra lado, la Generalitat ha anunciado que piensa presentar recurso de inconstitucionalidad si se aprueba el redactado de la nueva ley de parques nacionales, que prevé reservar las competencias de esta materia en casos de emergencia, aunque estas funciones son tarea de las comunidades, según han reiterado los tribunales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon