Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La llegada del gas amenaza los cultivos de uva de mesa del Vinalopó

EL PAÍS EL PAÍS 16/06/2014 Ezequiel Moltó
José María Santacruz, uno de los afectados, en su parcela de viñedo. © Joaquín de Haro José María Santacruz, uno de los afectados, en su parcela de viñedo.

“Nuestras parcelas están condenadas”, admite resignado José Antonio Rico, secretario comarcal de la Unió de Llauradors i Ramaders en la comarca del Vinalopó. Decenas de hectáreas de vid, olivos y almendros están afectadas por el trazado del nuevo gasoducto Elche-Monòver-Algueña, autorizado por la Consejería de Economía e Industria. Los agricultores denuncian que en la fase previa de redacción del proyecto “no se contó con los afectados” y piden negociar un trazado alternativo con menos impacto.

“El gasoducto nos hipoteca. Por donde pase, con unos metros de seguridad, no podemos construir una balsa, ni levantar una casa y tampoco plantar árboles”, asegura Rico quien explica que muchos afectados tendrán que arrancar parte de sus cultivos. Según los datos publicados en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana, en Elche hay 21 parcelas afectadas, en Monforte del Cid 61, en Novelda 69, en Monòver 304, en El Pinós 168 y otras 95 en La Algueña.

El nuevo gasoducto ya cuenta con todos los permisos del Gobierno valenciano para su construcción. Serán 60 kilómetros de conducciones subterráneas que llevarán el gas natural a municipios que carecen de suministro directo como El Pinós, Monóver, Sax y Algueña, además de reforzar la capacidad de abastecimiento de ciudades como Elda, Petrer, Novelda y Aspe. Pero la puesta en marcha de esta infraestructura va a facilitar, además, una conexión a medio plazo del gasoducto principal con las localidades de Biar, Salinas, La Romana, Hondón de las Nieves y Hondón de los Frailes. Una población que en su conjunto supera los 200.000 habitantes repartidos entre el Alto y el Medio Vinalopó, según destacan fuentes de la Generalitat.

Los agricultores piden alternativas para minimizar los daños

La actuación va a ser ejecutada por la compañía Redexis Gas, la antigua Endesa Gas, con una inversión de 11 millones de euros y el objetivo de que el nuevo gasoducto entre en funcionamiento a principios del año 2015.

Los agricultores están muy molestos porque el 90% de las alegaciones que presentaron han sido rechazadas. “Queremos negociar para minimizar el daño, sabemos que es algo importante, pero el trazado se ha diseñado en línea recta sin medir las consecuencias”, asegura el responsable de la Unió de Llauradors, que plantea que el gaseoducto transcurra por caminos públicos.

La Consejería de Economía, Industria, Turismo y Empleo ha dado todos los permisos para que las obras arranquen en unos meses. El director general de Energía, Antonio Cejalvo, destaca que este gasoducto “articulará el suministro de gas natural a la comarca de Medio Vinalopó y parte del Alto Vinalopó, ya que la infraestructura permitirá el acceso al gas natural a localidades que actualmente carecen de servicio como El Pinós y Algueña, reforzando la capacidad de suministro de las redes de distribución que actualmente abastecen a Aspe, Novelda, Elda, Petrer".

Según fuentes de la consejería la actuación aportará las ventajas del consumo de gas natural a otras localidades como Monóver y Sax, que actualmente tienen un servicio de distribución provisional a través de unos depósitos de gas propano.

La consejería se muestra “sensible” a las preocupaciones de los agricultores, y recuerda que sobre un total de 712 fincas particulares afectadas solo presentaron alegaciones 39 propietarios.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon