Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La M-30 tenía un precio: 9.400 millones de euros

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 04/10/2017 Felipe Serrano, Agencias

¿Cuánto costó realmente la M-30? Hasta ahora se habían manejado diversas cifras, muy dispares en ocasiones y casi nunca coincidentes. El dato ofrecido este miércoles por el consejero apoderado de la sociedad Madrid Calle 30 es concluyente. El soterramiento de esa infraestructura y el modelo de gestión ideado por el PP le saldrá a los madrileños por 9.400 millones hasta dentro de 23 años.

© Proporcionado por Cadena SER

3.600 de los cuales corresponden a las obras propiamente dichas, según ha explicado el consejero apoderado de Madrid Calle 30, Samuel Romero, en la comisión de investigación municipal sobre la situación económica y financiera de la sociedad y las supuestas “irregularidades” detectadas.

El proyecto inicial fue de 1.700 millones de euros, las obras se presupuestaron luego en 2.500 millones pero finalmente terminaron costando 3.600 millones. Estos gastos no incluyen el coste de mantenimiento, los financieros ni el pago de dividendos al socio privado, Emesa, según ha explicado Romero a preguntas de los cuatro grupos municipales.

Según el consejero apoderado de esta sociedad mixta, participada en un 80 % por el Ayuntamiento y en un 20 % por Emesa (Ferrovial y Dragados), este modelo de gestión hace que el Consistorio pague gastos que no debería abonar si gestionase de forma directa esta infraestructura como el IVA o el impuesto de sociedades.

El Ayuntamiento de Madrid abona un sobrecoste de 1.400 millones de euros a causa de actual modelo de gestión, según las cifras aportadas por el delegado de Economía y Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato.

Como sociedad mixta, Madrid Calle 30 garantiza un 7 % de rentabilidad anual a Emesa, al que el Ayuntamiento de Madrid paga dividendos y también intereses de un crédito de préstamo subordinado. Dado que esta rentabilidad está asegurada, cuando se producen incumplimientos por parte del socio privado es el Consistorio madrileño el que los costea, ha explicado el consejero apoderado.

Romero ha denunciado, en la última sesión de la comisión de investigación de la M-30, los sobrecostes en las obras, con partidas que se han abonado pero que no corresponden a trabajos realizados y duplicidades contenidas en anexos que no estaban adjuntados al expediente.

"En la mayoría de las obras se aprueban hasta tres modificados y un proyecto complementario", ha explicado Romero, que ha criticado que algunos elementos que deberían haber formado parte del contrato inicial, de 2005, apareciesen en estos proyectos complementarios, que normalmente deben obedecer a circunstancias sobrevenidas.

Con su cuarta sesión -quinta con la constitutiva- finaliza esta comisión de investigación, con la que el Ayuntamiento ha tratado de dilucidar si en la gestión de la sociedad mixta Madrid Calle 30 hubo mala gestión y un intento de beneficiar desde las arcas municipales a empresarios influyentes, según sospechan Ahora Madrid y el PSOE. El dictamen final se espera para el próximo 29 de noviembre.

© Proporcionado por Cadena SER

Inauguraciones precipitadas

El Ayuntamiento, además, inauguró los túneles en mayo de 2017, seis meses antes de aceptar la correcta recepción de las obras en septiembre de ese año y con filtraciones desde el primer momento, según Romero.

Esta inauguración, a cargo del entonces alcalde Alberto Ruiz-Gallardon se celebró el 8 de mayo de 2007, 19 días de las elecciones locales y sin el documento oficial que certifica que "la obra se ha ejecutado en conformidad con lo que se esperaba", ha detallado Romero en la comisión municipal de investigación al respecto.

Dicha acción, ha explicado el consejero apoderado de esta sociedad mixta, puede provocar que, de reclamarse incumplimientos a los tribunales, se considere que el Ayuntamiento ya las "dio por buenas" en ese mes de mayo. l

Sin embargo, los túneles de la M-30 presentan desde su apertura problemas de filtraciones, según el consejero de Madrid Calle 30 que ha preparado desde la sociedad un anteproyecto que debe aprobar el Ayuntamiento de Madrid para hacer obras en dos tramos y licitar su "puesta a cero". Con estos trabajos, se pretende "poner el túnel en las condiciones que debía tener en el momento de su inauguración", ha explicado el consejero apoderado.

Los problemas con las filtraciones se unen a otras deficiencias denunciadas hoy por Romero, que al llegar su cargo -en enero de 2016- comprobó que hasta entonces no existía un plan de inspección de los túneles.

Tampoco se inspeccionaba si el "mantenedor" de las infraestructuras, Emesa -socio privado que posee el 20 % de Madrid Calle 30- cumplía con lo que ofertó para obtener el contrato, ya que esta oferta no aparecía en el expediente de 2005 ni en sus modificados (2007) y (2011).

Entre los incumplimientos detectados por Madrid Calle 30 por parte de Emesa figuran la instalación de alumbrado punto a punto, cámaras de vigilancia, estaciones meteorológicas, la infraestructura de ventilación o el personal de incidencias y emergencias contenidos en los pliegos.

Revertir el modelo

Sánchez Mato también ha indicado asegurado hoy que el Gobierno de Carmena está haciendo "números" y recabando apoyos para acabar con el modelo de gestión mixta Madrid Calle 30, que ha hecho perder hasta la fecha 600 millones de euros.

De no revertir este contrato, que se extiende hasta 2040, el Ayuntamiento abonaría otros 700 millones de euros más, ha detallado el edil de Ahora Madrid al término de la última sesión de la comisión de investigación sobre Madrid Calle 30.

Sánchez Mato considera que ya "está claramente demostrado" que el modelo con el que se construido, explotado y mantenido la M-30 desde 2005 es "lesivo" para los madrileños, algo que no son "minucias" ni "pequeños detalles" sino "muchísimo dinero". Por ello, el Ayuntamiento cumple con la que ahora es su "responsabilidad": "hacer los números y contar con los apoyos necesarios para adoptar las medidas que se derivan de ese análisis", ha explicado el delegado.

La reversión de este modelo se hará siempre que exista un acuerdo con el PSOE-M, socio de Gobierno del Ejecutivo local. El edil de Ahora Madrid confía en que las conclusiones de esta comisión sean compartidas "por un amplio arco de los grupos municipales", aunque no se logre el consenso con "quienes pusieren en marcha ese modelo, tan lesivo y dañino", en referencia al PP.

De este grupo municipal ha criticado el papel que han llevado a cabo en la comisión de investigación pero también que no hayan acudido a comparecer, entre otros excargos del PP, el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón, su 'número dos' Manuel Cobo y los actuales presidentes de Adif y Renfe, Juan Bravo y Juan Alfaro, respectivamente.

Ninguno de ellos tenía la obligación de comparecer porque, a diferencia de lo que pasa en las comisiones de la Asamblea de Madrid, las citaciones del Consistorio no son vinculantes.

"Todas las personas que tuvieron que ver en el modelo de la gestión y en la construcción de la infraestructura, de la que se han derivado irregularidades y graves incumplimientos contractuales, ninguno de ellos ha venido, no han tenido respeto a lo que es una decisión del Pleno del Ayuntamiento de Madrid para acudir a estas sesiones", ha censurado Sánchez Mato.

Emesa

La empresa mixta Calle 30, actualmente participada en un 80 % por el Ayuntamiento y en un 20 % por la Empresa de Mantenimiento y Explotación S.A. (Emesa), se creó en 2004. A finales de ese año, el Pleno del Ayuntamiento modificó la forma de gestión del servicio, que pasaba de directa a indirecta a través de una sociedad de economía mixta.

En agosto de 2005 se adjudicó el concurso a favor de Emesa, y tras la concesión quedó establecido el modelo económico financiero que había que cumplir durante la vida del proyecto, hasta el año 2040 y cuyo coste global Romero ha cifrado en 9.400 euros. Dicha concesión se hizo, según Romero, convocando con 24 horas a la mesa de contratación y la oferta de la adjudicataria -que no figura en el expediente- se valoró con 22 puntos, 2 por encima del máximo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon