Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La mayoría de las mastectomías dobles en mujeres con cáncer de mama son innecesarias

ABC News ABC News 22/05/2014 R. I.
La mayoría de las mastectomías dobles en mujeres con cáncer de mama son innecesarias © ABC La mayoría de las mastectomías dobles en mujeres con cáncer de mama son innecesarias

Casos como el de la actriz Angelina Jolie o de la cantante Anastacia Anastacia son los más famosos pero según una investigación que se publica en «JAMA Surgery», alrededor del 70% de las mujeres que deciden extirparse ambos pechos después de un diagnóstico de cáncer de mama lo hacen a pesar de que el riesgo de que el tumor se extienda a su mama sana sea muy bajo. Lo dice una investigación del Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Michigan (EE.UU.) y que parece confirmar el aumento de esta cirugía preventiva, pero mucho más agresiva, denominada mastectomía profiláctica contralateral, en las mujeres diagnosticadas de una cáncer de mama y que además plantea la cuestión sobre si se está produciendo un sobretratamiento de estas pacientes.

Los casos de Jolie no son un ejemplo para la mayoría de las pacientes, señala Antonio Llombart, de la Sociedad española de Oncología Médica (SEOM) y jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia. «En el caso de la actriz se produce una de las indicaciones para este tipo de cirugía: ser portadora del gen BRCA1», explica. También se recomienda la mastectomía doble en aquellas mujeres con «cáncer en las dos mamas» o que sean portadoras del BRCA2.

Sí que reconoce Llombart que es posible que se haya producido un efecto «llamada» por este caso. «No estamos en cifras de un 70% como señala este trabajo, pero son importantes. Y cada vez hay más solicitudes». Porque, apunta, no hay que olvidar la decisión última es de la «paciente».

Miedo obsesivo

En el estudio de «JAMA» se han analizado a 1.447 mujeres que habían sido tratadas de un cáncer de mama, pero que éste no se había vuelto a desarrollar, y vieron que al menos el 8% de las mujeres se habían sometido a una doble mastectomía y que el 18% había valorado someterse a esta cirugía. En general, el informe muestra que alrededor de tres cuartas partes de las pacientes reconocieron estar muy preocupadas por la posibilidad de un cáncer recurrente y quienes optaron por la eliminación de ambos senos eran significativamente más propensas a ese temor. Sin embargo, advierten los investigadores que un diagnóstico de cáncer en una mama no aumenta la probabilidad de cáncer de mama recurrente en el otro seno en la mayoría de las mujeres.

«Muchas mujeres están optando por un tratamiento muy agresivo, la mastectomía profiláctica contralateral, por el miedo a sufrir una recaída en su cáncer», señala la investigadora Sarah Hawley. «Y eso no tiene ningún sentido -avisa-: extirpar el pecho sano no va a reducir el riesgo de recidiva en la mama afectada».

Además de preguntar sobre el tipo de tratamiento, los investigadores indagaron sobre las indicaciones clínicas para una doble mastectomía, incluyendo la historia de los pacientes familiares de cáncer de mama y de ovario y los resultados de cualquier prueba genética.

La investigadora explica que solamente en aquellas con antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario o con una prueba genética positiva para las mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 pueden considerarse seriamente la posibilidad de extirparse ambos senos, como el caso de la actriz Angelina Jolie o de la cantante Anastacia, ya en este caso sí hay un alto riesgo de desarrollar un nuevo tumor en el otro seno. Esto, señala Hawley, representa aproximadamente el 10% de todas las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama. Y añade: «es muy poco probable que una mujer desarrolle un segundo cáncer en la mama sana sin que existan estos parámetros».

Sin embargo, apunta por su parte Antonio Llobart, «a pesar de que se hace un seguimiento anual mediante mamografías para estar alerta ante cualquier recidiva del tumor para así iniciar el tratamiento cuanto antes, algunas mujeres lo consideran insuficiente». Según este experto, entre un 2-5% estaría «dispuesta a someterse a este tipo de intervención sin tener los criterios específicos».

Así por ejemplo, en este trabajo se ha visto que casi el 70% de las mujeres que se sometieron a una mastectomía doble no reunía los criterios para ello. Muchas de estas mujeres eran candidatas a ser tratadas mediante una cirugía de lumpectomía para preservar la mama, subraya la investigadora. «Desde luego que en estos casos no es lo más apropiado extirpar la mama no afectada», dice Hawley.

Porque, explica, una mastectomía doble es una operación más compleja que se asocia con más complicaciones y una recuperación más difícil. Además, muchas de estas mujeres también tendrán que recibir quimioterapia o radioterapia después de la cirugía -tratamientos que se sabe que reducen el riesgo de cáncer recurrente-, lo que podría retrasar aún más su recuperación. Y no hay que olvidar, señala Llombart, «el resultado estético».

Información y educación

Otro dato interesante del estudio es que las mujeres con un nivel de educación mayor aquellas que se habían sometido a una prueba de resonancia magnética antes de la cirugía eran más propensas a elegir mastectomía doble. ¿Las causas? Es posible que la preocupación por la recurrencia fuera uno de los principales factores que impulsaron la decisión de someterse a esta cirugía. Para el experto de la SEOM, «tener una mayor formación no supone estar mejor preparada para afrontar un cáncer». En este sentido subraya el papel de los psicooncólogos, «una figura fundamental para intentar superar el miedo obsesivo al cáncer, a pesar de que ya se ha superado la fase aguda».

Los investigadores concluyen que es fundamental una mayor información sobre los riesgos y los beneficios de la mastectomía profiláctica contralateral, además de que los cirujanos sean conscientes de cómo la preocupación de las pacientes sobre la recurrencia impulsa a tomar las decisiones. Aunque, añade Llombar, «a veces un exceso de información, sobre todo de alguna, no es lo más recomendable».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC News

image beaconimage beaconimage beacon