Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La mayor estrella insegura del mundo, en Star Wars

EL PAÍS EL PAÍS 23/05/2014 Tom C. Avendaño
La mayor estrella insegura del mundo, en Star Wars © VALERY HACHE La mayor estrella insegura del mundo, en Star Wars

El anuncio de quién iba a protagonizar la nueva película de Star Wars se realizó de forma magistral el pasado 29 de abril: con poco más que una foto. En blanco y negro, con el reparto sentado en un círculo a punto de leer el guion en voz alta por primera vez. La imagen se hizo viral primero e icónica después. Para muchos fans, fue toda una catarsis emocional ver al reparto de la trilogía clásica reunido de nuevo. Para los jóvenes actores que compartirán escenario con ellos, era su primer atisbo de fama. Y para un joven irlandés de 31 años llamado Domhall Gleeson, fue el momento en el que se consagró como estrella en ciernes.

Gleeson es uno de los actores más prometedores, versátiles y discretos de esta generación. Ha actuado para los Coen en Valor deley, en la Anna Karenina de Tom Stoppard, conquistó a medio Reino Unido canalizando a Hugh Grant en la comedia romántica Cuestión de tiempo. Él, sin embargo, ha hecho lo posible porque no se le conozca. Primero porque no quiere dar la impresión de que se está beneficiando de la fama de su padre, el también actor Brendan Gleeson (un hombre que fue profesor hasta los 36 años para dedicarse a la interpretación y se estrenó con Braveheart). Y segundo porque está convencido de que ha estropeado casi todas las películas en las que ha participado por su pésimo trabajo.

No necesariamente, pero lo que sí demuestra es que Gleeson es una persona con una tendencia a la autocrítica muy poco propia de una estrella. “Cada vez que me veo, pienso: ‘La he jodido’. Es un bajón total. Te pones a pensar: ‘Lo he vuelto a hacer”, le confesó a The Guardian hace pocas semanas. Esta actitud neurótica, que por otro lado no es tan infrecuente entre los artistas británicos, es lo que le ha convertido en un relativo conocido que todo el mundo ha visto en algún lado.

Al menos desde aquella vez en la que Domhall (pronúnciese Domal) tenía 16 años y fue a recoger un premio en nombre de su padre. El discurso de agradecimiento que dio fue tan osado que al cabo de un par de días ya tenía agente. A los 19 le estaban lloviendo aplausos en el West End y a los 23 estaba nominado al Tony (el Oscar del teatro estadounidense). No ha dejado de ascender desde entonces.

Todo lo famoso que él se deje ser y todo lo que los fans le puedan sonsacar. En realidad no necesita mucho más. Siendo parte del reparto de Star Wars, de esa histórica foto en blanco y negro, ya se puede considerar la mayor estrella insegura del mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon