Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La mitad de este lago ha desaparecido por el ser humano (y el pato lo pagan las aves)

El Confidencial El Confidencial 05/11/2016 S. F.

El Gran Lago Salado (Utah, EEUU) se está secando por culpa de la 'colaboración' entre el ser humano y la naturaleza. Una mala noticia para los más de 1.400.000 aves migratorias de más de 250 especies que hacen una pausa en su viaje para alimentarse de crustáceos y moscas. Al ser una cuenca sin salida, el agua que llega desde ríos y arroyos no tiene otra salida que la evaporación. El resultado es que la concentración de sales y minerales es entre tres y cinco veces mayor que la del océano. Ya sabemos de dónde sale el original nombre de este lugar, pero ¿por qué desaparece a ojos vista?

El cómico José Mota repite a menudo que "las gallinas que entran por las que salen", un principio aplicable a la supervivencia de estos lagos. Para que no se sequen, el agua que se evapora debe ser compensada por la que llega desde los ríos. El probema del Gran Lago Salado es que, durante los últimos 150 años, el ser humano ha extraído más líquido del que se aporta desde el exterior.

© Externa El 40% del agua de los ríos que van a parar al Gran Lago Salado es utilizada hoy en día para consumo humano, industria y agricultura. Las gallinas que entran ya no compensan a las que salen: en octubre de este año se registró la longitud más baja jamás registrada, 1.277 metros de distancia entre el norte y el sur. El volumen de líquido del lago se ha reducido un 48% y su nivel de agua ha caído 3,4 metros desde 1847.

Estas cifras no sólo son una mala noticia para las aves y sus crustáceos: parte de la economía de la zona se basa en la pesca de estas gambas, la extracción de sales minerales y las actividades recreativas que ofrece el lago. Los vecinos no son los únicos responsables de la situación, ya que los cinco años de sequía que azotan el oeste americano han aumentado las temperaturas y, en consecuencia, la evaporación.

Las siguientes imágenes por satélite tomadas el 11 de septiembre de 2011 y el 20 de septiembre de 2016 comparan el descenso de los últimos cinco años. Hoy, más de tres cuartos del fondo del lago están a la vista en la bahía de Farmington.

2011 © Proporcionado por El Confidencial 2011 2016 © Proporcionado por El Confidencial 2016

El reto para salvar el Gran Lago Salado consiste en convencer a los agricultores, responsables del 63% del consumo de agua, de optimizar el gasto. La zona sigue siendo un ecosistema importante para las aves migratorias, pero si la tendencia actual continúa es cuestión de tiempo que este 'área de servicio' para pájaros desaparezca.

Más en MSN:

Los animales amenazados por el cambio climático
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon