Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La NASA recupera el telescopio Kepler gracias a una red de antenas de hace 50 años

El Confidencial El Confidencial 12/04/2016 Teknautas

La semana pasada, la NASA anunció que su telescopio Kepler había entrado de forma inesperada en modo de emergencia y estaba consumiendo todo su combustible rápidamente a millones de kilómetros de la Tierra sin que nadie supiese por qué ni cómo evitarlo. Este lunes, la NASA volvía a hacer un anuncio al respecto, esta vez mucho más tranquilizador: el telescopio había estabilizado su funcionamiento y salido del modo de emergencia. Todavía no está claro qué es lo que desató ese comportamiento ni si el telescopio podrá seguir adelante con su misión.

Pero el modo en que la agencia espacial estadounidense ha recuperado el control de Kepler es un ejemplo de para qué sirve la Deep Space Network, una red de antenas que constituye, según la NASA, el sistema de telecomunicaciones científicas más grande y sensible jamás creada. "Todo lo que nos llega de más allá de la Luna, lo hace a través de la DSN", ha explicado a 'Motherboard' Emily Lakdawalla, editor senior de la Sociedad Planetaria.

Una vía de comunicación con el espacio

Esas fotos que has visto en gran resolución de Plutón, los paisajes de Marte que envía Curiosity o las vistas captadas por Cassini de las lunas de Saturno... Todo eso llega a la Tierra a través de esa red. Es la que utilizaron los científicos de la NASA para averiguar qué iba mal en Kepler y estabilizar su funcionamiento. 

Los 'selfies' de Curiosity en Marte nos llegan gracias a la DSN © Proporcionado por El Confidencial Los 'selfies' de Curiosity en Marte nos llegan gracias a la DSN

La DSN consiste en tres grandes estaciones terrestres que tienen más de 50 años. Una de ellas está en Canadá, la otra en Australia, y la tercera en Robledo de Chavela, en Madrid. Están separadas entre sí por 120 grados, lo que significa que la NASA puede conectar con cualquiera de sus naves en misiones espaciales en cualquier momento del día. Misiones que deben competir por el acceso a la red. 

Debido a las limitaciones de baterías y demás fuentes de energía que llevan las sondas espaciales, y a su enorme distancia respecto a la Tierra, las señales que envían llegan hasta nosotros con muy poca potencia. Por eso son necesarias enormes antenas y equipos electrónicos muy complejos y sensibles para captarlas, separarlas del ruido e interpretarlas.

Instalaciones de la DSN en Robledo de Chavela, Madrid © Proporcionado por El Confidencial Instalaciones de la DSN en Robledo de Chavela, Madrid

Para cualquier curioso, es posible conocer la actividad de la DSN en tiempo real durante cualquier momento del día. La NASA la recoge en esta página web que se actualiza cada 5 segundos y permite examinar a qué velocidad llegan los datos, cuánto tiempo tardan en llegar desde y hasta cualquier sonda en misión ahora mismo y el funcionamiento de la red al completo. 

(Foto: NASA) © Externa (Foto: NASA)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon