Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La novena sin Gasol

El Mundo El Mundo 08/06/2014 JUAN MANUEL BELLVER
© Proporcionado por elmundo.es

"¿Dónde está Pau Gasol?", se preguntaba un español antes de que empezara el partido. "No ha podido venir", respondía otro. Mal fario. Una final de Roland Garros con Nadal en la pista y sin el pívot de los Lakers en zona VIP parecía inimaginable. A falta de su amigo, al tenista mallorquín vinieron a apoyarle su novia Xisca Perelló y su tío ex futbolista, Miguel Ángel Nadal, así como el presidente regional de Baleares, José Ramón Bauzá, y la Infanta Elena en representación de la Familia Real. Una bandera rojigüalda con un corona dibujada en el centro, desplegada en la grada este, parecía querer traer a París el debate sobre la monarquía.

En el fondo sur, otro aficionado agitaba por su parte una enseñada colchonera, como si a estas alturas alguien no supiese que el campeón es merengón. Los tres colores de la República Francesa los improvisó en el cielo una escuadrilla de cazas que realizó algunas acrobacias poco antes de que el auditorio guardara un minuto de silencio en conmemoración del 70 aniversario del desembarco de Normandía. De luto riguroso iba Boris Becker, vencedor de seis grandes que nunca en su carrera logró la copa de los mosqueteros y prepara desde hace unos meses a Novak Djokovic. Con un sol de justicia, no era día de vestir negro, sino de botijo y abanico, borsalino o incluso boina calada al estilo del Midi, como la que gastaba el oscarizado actor Jean Dujardin.

El primer ministro francés, Manuel Valls, barcelonés de origen, taurino y culé, no quiso perderse el partido, igual que la alcaldesa de la ciudad, Anne Hildago -otra ilustre nacionalizada nacida en San Fernando- o la titular gala de Deportes, Najat Vallaud-Belkacem, fan confesa de Rafa, que es también ministra de Derechos de la Mujer y estaría contenta con el bombazo informativo del día: la actual capitana del equipo francés de Copa Federación Amélie Mauresmo va a remplazar a Ivan Ledl -que se fue en marzo- como preparadora del británico Andy Murray. Una fémina entrenando a un primer espada de la ATP, lo nunca visto.

Este domingo Najat no se había puesto los colores de los bleus como hizo el sábado para apoyar a sus compatriotas Benneteau y Roger-Vasselin en la final de dobles. Pero el ambiente era decididamente premundialista, con algunos seguidores del manacorí luciendo camisetas de La Roja, mientras que en la arena los dos contendientes habían elegido para su indumentaria el azul turquesa: un color que deben haberse confabulado para lucir en este duelo al sol de mucho sudor y raquetas rotas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon