Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La OCDE advierte de que la desigualdad crece en Estados Unidos pese a la salida de la crisis

El Mundo El Mundo 13/06/2014 EFE

Estados Unidos mantiene su recuperación con perspectivas favorables pero los beneficios de la prosperidad se distribuyen de manera cada vez más desigual.

Esta es la advertencia que ha lanzado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuyo informe destaca que el sector fabril estadounidense "disfruta de una reactivación particularmente fuerte gracias a costes laborales más competitivos y bajos precios de la energía".

El ritmo de reactivación desde que en 2009 concluyó la Gran Recesión en 2009 ha sido más lento que después de otras recesiones, "porque no se ha reparado completamente el daño de la crisis financiera, (y) el gasto gubernamental ha sido un lastre inusitado".

La eliminación de los obstáculos para el crecimiento, según la OCDE, tiene "un cierto grado de urgencia" e incluye una reforma impositiva.

"En general, la media de los estadounidenses disfruta de altos niveles de ingreso y bienestar gracias a la economía dinámica del país y el robusto sector empresarial", continua el informe.

Sin embargo, hay pruebas de que "los beneficios de esta prosperidad no se han distribuido de manera suficiente". "La felicidad personal se incrementa con los ingresos, y esto tiene una resonancia particular en un país con uno de los niveles más altos de desigualdad de ingresos en el seno de la OCDE y un patrón de distribución del ingreso que parece encaminado a una concentración aún mayor en el nivel superior", según el informe.

El organismo denuncia que las familias de bajos ingresos encaran condiciones particularmente difíciles para hallar empleos bien remunerados, ingresos adecuados, educación y servicios de salud.

"Estas tendencias no pueden revertirse fácilmente pero hay numerosas opciones que podrían mejorar la calidad de los empleos y los balances de trabajo y vida personal, especialmente para las familias trabajadoras con niños", continua.

El informe recomienda una reducción de la tasa impositiva sobre los ingreso de las empresas y el establecimiento de un sistema de impuestos personales que facilite la redistribución de los ingresos.

Según la OCDE, la política fiscal de EEUU debería ser cautelosa y la Reserva Federal debería reducir, "y en última instancia retirar", los estímulos monetarios a medida que la economía se aproxime al nivel de pleno empleo y la inflación retorne a la meta del 2 % anual.

El grupo recomienda un aumento del salario básico y un mayor apoyo a las familias con hijos para que haya un equilibrio más sano entre la demanda de empleo y el cuidado de la familia.

Asimismo, EEUU debería "estudiar el impacto ambiental de la fractura hidráulica (fracking) y hacer reglamentos que atiendan el impacto negativo de esa técnica para la extracción de petróleo y gas mediante la inyección de agua y compuestos químicos en los yacimientos subterráneos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon