Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La OMS teme una propagación internacional de la polio

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/04/2014 Emilio de Benito

La polio se resiste a desaparecer. En 1988, la Asamblea Mundial de la Salud propuso su erradicación para 2000, pero en 2013 aún hubo 405 casos, un 82% más que los 223 de 2012. Aparte de los países endémicos —quedan tres, Pakistán, Afganistán y Nigeria— la propagación internacional del virus ha hecho que la Organización Mundial de la Salud (OMS) convocara ayer una reunión urgente para estudiar cómo detener la propagación del virus a través de Asia, África y Medio Oriente. El encuentro seguirá hoy.

Todo estaba listo para la que sería la segunda erradicación de una enfermedad del planeta, tras la viruela: había una vacuna eficaz y fácil de administrar (se da por vía oral, mojando un azucarillo en el preparado para hacerla atractiva a los niños). Pero la predicción de su desaparición resultó demasiado optimista. Aunque la incidencia ha disminuido hasta desaparecer de en casi todo el mundo —India y, con ella, la región suroriental de Asia se incorporaron este año a la lista de zonas libres de la infección—, periódicamente aparecen brotes importados de los tres países endémicos. Y, como dice la OMS, “cuando un niño tiene polio, todos los demás están en riesgo”.

Vacunación contra la polio en un colegio de Nigeria. © george osodi Vacunación contra la polio en un colegio de Nigeria.

Como se ve, los tres países que quedan son especialmente conflictivos. Las guerras internas y exteriores y algunos movimientos integristas han dificultado la vacunación. Algunas prácticas occidentales tampoco han ayudado. El uso de equipos médicos como tapadera para actividades de espionaje (se dice que así fue como se localizó el paradero de Bin Laden) han puesto a los voluntarios bajo sospecha, con el resultado de varios muertos en ataques de talibanes. Por ejemplo, en 2012 fueron nueve las víctimas mortales en Afganistán entre los equipos de vacunación.

A los problemas logísticos y el reparo de algunos grupos religiosos —en el norte de Nigeria se llegó a prohibir la inmunización alegando que era un arma secreta de Occidente para causar esterilidad en la población—, se ha unido el efecto de la globalización y la propagación internacional. La OMS señala como principales riesgos “la prohibición de las campañas de inmunización en la región de Waziristán del Norte del Pakistán y en algunas zonas de las regiones meridional y central de Somalia; la persecución continuada de los vacunadores en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa y en Karachi (Pakistán); las operaciones militares en curso en la región de Khyber (dentro de las Zonas Tribales bajo Administración Federal) del Pakistán; la inseguridad en la región oriental del Afganistán y en el estado de Borno (Nigeria); el conflicto activo en la República Árabe Siria, y las deficiencias en el desempeño del programa en el estado de Kano (Nigeria) y en la respuesta a brotes en el Camerún”. Aunque se considera que solo hay tres países endémicos, en 2013 hubo casos de polio en 10. De hecho, la mayoría de los casos de 2013 lo fueron fuera de esos tres países: Somalia, Israel, Afganistán, Irak, Camerún, Guinea Ecuatorial y Siria registraron dos tercios de los casos. Se trata de virus importados, pero no por ello menos peligrosos.

Este año la situación es parecida. Los últimos datos de la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio indican que hasta el 23 de abril, se habían detectado 62 casos, mientras que en el mismo periodo de 2013 solo fueron 22. Aunque la mayoría (53) se concentra en los países endémicos, hay nueve que se han dado fuera.

El comité de emergencia convocado por la OMS reúne a expertos europeos, asiáticos y americanos, y tiene como objetivo discutir si se declara una alerta y ver qué medidas tomar para revertir la situación. “El riesgo de que continúe la propagación internacional sigue siendo alto, sobre todo en África central (especialmente desde el Camerún), el Oriente Medio y el Cuerno de África”, indica el último documento de trabajo de la OMS.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon