Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La operación secreta para detener al creador de Rojadirecta

El Confidencial El Confidencial 28/10/2016 Pablo López
© Proporcionado por El Confidencial

El juzgado de Instrucción número 1 llevaba un año siguiendo los pasos de Igor Seoane. No fue fácil, porque el misterio rodea desde siempre al creador de la famosa web Rojadirecta, que durante tantos años se enriqueció ofreciendo el fútbol de forma gratuita a través de Internet. Ya no lo hace. Se lo impiden las medidas cautelares decretadas por sendos juzgados mercantiles de A Coruña, donde siguen adelante las dos causas impulsadas contra su empresa, Puerto80 Project, por sendas plataformas de televisión. Justo después de presentar declaración en una de ellas, ayer jueves, la policía lo estaba esperando para su detención. Ahora se trata de presuntos delitos, de infracciones del Código Penal. “Esto huele muy mal”, reconocen fuentes jurídicas próximas al caso.

El misterio envuelve la detención del dueño de Rojadirecta. El juez ha decretado el secreto sumarial, pero según ha podido saber Teknautas, se le imputan presuntos delitos contra la propiedad intelectual y de fraude fiscal contra la Agencia Tributaria. La espectacularidad de la detención recuerda a casos relacionados con los de pertenencia a organización criminal o blanqueo de capitales. “El tema huele mal, muy mal. No es normal que se detenga a alguien de esta manera en un juzgado. De hecho no sería la primera vez que se ponen en marcha operaciones de este tipo en busca de impacto mediático”, añaden fuentes próximas al caso de Rojadirecta.

Seoane se presentó este jueves en los juzgados completamente ajeno a lo que le esperaba. Lo que le preocupaba era preservar su intimidad, por lo que llegó con otras tres personas ataviadas con el mismo abrigo, zapatos, gafas de sol y casco de moto. Una vez que declaró ante el titular del juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña, en un receso de la sesión, abandonó la sala, en el edificio Proa. Le estaban esperando los agentes, que lo trasladaron a dependencias policiales, donde se esperaba que pasara la noche. Fuentes cercanas al caso apuntan a que podría pasar los tres próximos días detenido.

El misterio de Igor Seoane

Las condiciones que rodean esta nueva operación añaden misterio a la figura de Igor Seoane y sus actividades. Apenas hay fotografías de este coruñés de 32 años, que a los 10 ya destripaba ordenadores para saber qué había dentro y que ha causado un perjuicio a las televisiones que estas cuantifican en más de 500 millones de euros anuales. Hijo de un popular industrial coruñés del sector textil, Igor asegura a sus íntimos que empezó con lo de Rojadirecta porque amaba el fútbol y no quería pagar a las televisiones. Su afición acabó convirtiéndose en su profesión. Para él, una simple forma remunerada de activar una plataforma colaborativa. Para sus detractores, principalmente las plataformas digitales, una web pirata que se ha enriquecido a costa del trabajo de otros.

En el juicio de este jueves, el impulsado por DTS, la antigua Canal + (ahora Movistar +), Seoane insistió en su condición de mero “intermediario”. El propietario de Rojadirecta aseguró que los contenidos eran añadidos por distintos usuarios en forma de enlaces, y que él se limitaba a canalizarlos a los seguidores de su web. La única fuente de ingresos, aseguró, proviene de las casas de apuestas, siempre sin mantener una “relación comercial” de ningún tipo con los usuarios que agregaban los enlaces, según afirmó. “No tengo relación con nadie, ni con contenido ni legal ni ilegal, excepto con los clientes como son las casas de apuestas”, subrayó.

Este mismo mes se vio en otro juzgado de lo Mercantil de A Coruña, el número 2, una causa prácticamente idéntica, pero emprendida por Mediapro. Fue cuando el contable de la empresa reconoció unos ingresos anuales de entre uno y dos millones de euros anuales, una fortuna para un negocio sin prácticamente gastos. Los litigios mercantiles se iniciaron hace años en los juzgados madrileños. Pero durante todo este tiempo, la empresa de Seone mantuvo el 'streaming' del fútbol, principalmente de la Liga y de la Champions, hasta que en enero pasado el juzgado activó el cierre cautelar de la actividad de la web, poniendo fin a una década de partidos en precario pero gratuitos.

Los dos juzgados de Galicia obligaron a ejecutar el cese que ya habían ordenado los de Madrid, aunque Seoane lo esquivaba con distintas estrategias legales. En ellos se determinó que Rojadirecta estaba infringiendo los derechos audiovisuales de las empresas demandantes, al facilitar el acceso a las imágenes de los partidos para un “público nuevo” distinto de los abonados a los canales de pago: el de los usuarios de su web. También se declaró que la empresa incurría en competencia desleal por actos de “expolio” o “competencia parasitaria” respecto a los titulares de los derechos audiovisuales y a las entidades que los explotan. Sin embargo, hasta el momento no se había encontrado ningún delito para iniciar una causa por la vía penal.

Presunto fraude fiscal

La cantidad mínima del fraude para ser considerado delito fiscal asciende a 120.000 euros, lo que da idea del volumen del negocio que generaba Rojadirecta. Hace solo una semana, el presidente de Mediapro, Jaume Rores, insistía en que lo hacía mediante “un robo”. “Lo que hacen ellos es pura y simplemente robar nuestro trabajo. Se están lucrando con una web que roba nuestros partidos de fútbol”, acusó. Y esa acusación está muy próxima a la atribución del delito contra la propiedad intelectual.

No es la primera vez que Seoane se las tiene que ver en los juzgados por ese presunto delito contra la propiedad intelectual. En 2007, Audiovisual Sport, del grupo Prisa, se querelló contra el coruñés, pero perdió. Los dirigentes de la compañía atribuyeron aquel fracaso judicial a un error de planteamiento, al llevar el caso por la vía penal en lugar de la civil. Con esta última han logrado que Rojadirecta dejara de emitir. Con la penal, ahora sí, el futuro se nubla para el otrora exitoso genio de la informática.

MÁS EN MSN

-Aitor González, detenido por robar en una tienda de móviles

-La Real da trabajo a un 'sin techo' que dormía en Anoeta

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon