Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La oreja de van Gogh reencarnada en arte

El Mundo El Mundo 04/06/2014 ROSALÍA SÁNCHEZ

La mayoría de sus admiradores piensa que Vincent van Gogh, en un ataque de locura, se cortó la oreja con una navaja para ofrecérsela a una meretriz. Dos historiadores de Hamburgo, Hans Kaufmann y Rita Wildegans, han determinado sin embargo que lo que realmente sucedió esa noche del 24 de diciembre de 1889 fue que "el artista Paul Gauguin le cortó la oreja a Van Gogh con un sable durante una disputa en la puerta de un prostíbulo en Arles, Francia. Y lo que no podían siguiera imaginar es que un día podrían contemplar una réplica de la dichosa oreja fabricada a partir de cartílago de un descendiente del hermano del pintor holandés. La obra lleva por título 'Sugarbabe'.

"La oreja se fabricó con tejidos de cartílago y tiene la misma forma que la de Van Gogh", explica Dominika Szope, portavoz del Centro de Arte ZKM de Karlsruhe, en el oeste de Alemania. El equipo de la artista holandesa Diemut Strebe, asesorado por científicos genetistas, usó células de cartílago de un tataranieto de Theo van Gogh, logrando que las células vivas se asociasen con componentes técnicos y diesen lugar a esta 'obra de arte viva'.

Interactuar con el público

Se trata, además, de una obra acabada que interactuará con el público para completarse. Los visitantes a la exposición, que cierra el próximo 6 de julio para comenzar a preparar su traslado a Nueva York, podrán hablar 'a la oreja de van Gogh' a través de un micrófono y el sonido, tras pasar a través de un líquido nutriente en el que flota la obra, quedará grabado en la instalación. A partir de esa fecha, el líquido que mantiene la oreja dejará de ser sostenible y deberá ser completamente sustituido, según explica la página web del museo.

El trabajo de Diemut Strebe se caracteriza por la búsqueda de cruces entre la ciencia y el arte, entre medios como la fotografía y las instalaciones con la existencia material y biológica. Ha abordado anteriormente proyectos relacionado con la ingeniería genética y avanza en la disciplina que ella misma denomina bio-arte.

"La oreja de van Gogh ha despertado desde siempre gran fascinación por los amantes de su obra y mi objetivo es revivir el genio por la parte, dar la oportunidad de hablar al genio, una oportunidad mínima pero que encierra algo de real y que surge como un átomo de lo que quizá un día sea la resurrección de van Gogh", explica.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon