Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La organización que coordina internet por fin pertenece a todo el mundo

El Confidencial El Confidencial 04/10/2016 Teknautas

El pasado fin de semana, concretamente el sábado 1 de octubre, Estados Unidos cedió por fin los últimos vestigios de control sobre internet a la Corporación para la Asignación de Nombres y Números de Internet (ICANN por sus siglas en inglés), en la que están incluidos como miembros cientos de gobiernos, organizaciones e internautas individuales. La ICANN lleva ya dos décadas asignando direcciones en la red, y desde ahora es dueña oficialmente de la Autoridad de Números Asignados en Internet (IANA), la base de datos que asigna los protocolos y los dominios en la red, y que asegura que cuando tecleas una web (por ejemplo www.elconfidencial.com) sea esa página la que ves.

En la práctica, nada va a cambiar en tu forma de navegar, pero el simbolismo de este hecho es enorme, tal y como explica Klint Finley en Wired

DE 1988 a 1998, la IANA estaba bajo gestión de dos personas: sus fundadores Jon Postel y Joyce Reynolds, pero cuando el primero murió, el Departamento de Comercio estadounidense creó la ICANN, con el objetivo de que fuese esa institución la que asumiese la gestión del registro. La iniciativa contaba con el apoyo de organizaciones como la Asociación de Internet (que agrupa a grandes empresas tecnológicas como Amazon o Facebook, y también a organizaciones activistas como Access Now o Public Knowledge).

Ceder el control de internet a la ONU

© Externa

En contra se situaban algunos políticos republicanos, que aseguraban que esta maniobra permitiría a China, Irán o Rusia limitar lo que podían ver en internet los ciudadanos americanos, o que se trataba de una cesión ilegal de propiedad gubernamental. Donald Trump, candidato republicano a la presidencia estadounidense, defendió en un comunicado que Barack Obama planeaba ceder el control de internet a las Naciones Unidas.

Ninguna de las dos preocupaciones parece estar bien fundamentada. Las acusaciones de Trump provienen de la idea de que la ICANN se asociase con la ONU para evitar someterse a una serie de leyes a las que, de hecho, su normativa le obliga a someterse. Por otro lado, según su funcionamiento, no es posible que China, Irán o Rusia asuma el control del registro. China y Rusia forman parte de un comité dentro de la ICANN, llamado Comité de Asesoría Gubernamental, pero para manipular sus decisiones tendrían que forzar el voto de todos los demás miembros, y en total son 171.

Eso no quiere decir que la ICANN tenga un funcionamiento perfecto. Algunos críticos acusan a la organización de opacidad en la elección de los miembros de su junta, y de que existen conflictos de intereses en algunos de ellos. 

Sin embargo, la transferencia en el control de la IANA era una medida largamente esperada. Que el gobierno de Estados Unidos tuviese el último control sobre las direcciones de internet nunca ha sentado bien al resto del mundo, especialmente tras las revelaciones de espionaje de 2013 hechas por Edward Snowden. Cortar ese último y simbólico hilo era una petición que venía de lejos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon