Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La otra cara de Valentino Rossi

La Vanguardia La Vanguardia 08/11/2015 Toni López Jordá
En el 2007 el fisco italiano le reclamó 112 millones de euros por evasión de impuestos. © Getty En el 2007 el fisco italiano le reclamó 112 millones de euros por evasión de impuestos.

Valentino Rossi, Nueve títulos mundiales –7 de la cilindrada reina–, 20 temporadas en la élite, hombre récord del motociclismo, el piloto más carismático y con más seguidores, el rey absoluto del merchandising, el crack que todos los niños quisieron ser, ídolo, espejo y modelo... Sin embargo, habrá un antes y un después del 25 de octubre de 2015 para Valentino Rossi (Tavullia, 36 años). En Malasia, con su inesperada y vergonzosa mourinhada, el Dottore no estuvo a la altura de su leyenda. “Se le cayó la careta, se nos cayó el ídolo”, lamentaron muchos fans. Detrás del mito del 46 ha habido oscuros y agrios episodios.

La relación de odio con Biaggi. El romano fue la primera víctima de Rossi, que se llevó mal con el entonces ídolo de Italia desde que llegó al Mundial en 1996. Descarado e insolente, el Vale adolescente se rió públicamente de la relación de Biaggi con la modelo Naomi Campbell. Para la historia quedan la muñeca hinchable con la que celebró su victoria en Mugello’97, en alusión a la novia de Max, la peineta que le hizo en Suzuka’01 y las bofetadas que se dieron antes del podio en Montmeló. Rossi acabó desquiciando a Max y llevándose el título.

La moral comida a Sete. De ser colegas de fiesta en la noche ibicenca a evitarse por el paddock. La amistad de Vale y Sete acabó hecha trizas a raíz de la acusación de Gibernau, en Qatar’04, de hacer trampas al barrer los secuaces de Rossi su posición de salida para tener más agarre. Castigaron al italiano, que se cayó y lanzó su juramento gitano contra Sete: “No vas a volver a ganar”. Y se cumplió. La relación murió con la embestida de Vale a Sete en Jerez’05: en la última curva lo envió a la grava y le birló la victoria. No hubo sanción. Sete ya no levantó cabeza.

La acritud con Stoner. El australiano dejó para la historia una frase definitoria de Rossi: “Tu ambición es más grande que tu talento”. Se la escupió a la cara en Jerez’11, indignado con el 46 por haberlo tirado al embestirlo por detrás. Su enemistad venía del 2008, cuando Vale adelantó a Stoner en el Sacacorchos de Laguna Seca con una maniobra de motocross que Casey consideró sucia.

El desprecio a Pedrosa. Cuando en Le Mans 2011 Simoncelli se llevó por delante a Pedrosa y le rompió la clavícula, Rossi salió en defensa de su amigo, despreciando a Dani, al decir que en MotoGP había que pelear siempre al límite. “Ahora cambia y dice lo que yo decía antes. Veo contradicción en su discurso”, le devolvía Dani tras el episodio de Sepang con Márquez.

El desdén con Lorenzo. Desde que aterrizó en Yamaha (2008), Rossi menospreció al balear, lo acusó de copiarle la telemetría y acabó levantando un muro en el garaje. Jorge sufrió el juego sucio de Rossi en el 2010, cuando se jugaba el título con Pedrosa. En Motegi, el italiano, sin opciones, le hizo una serie de adelantamientos al límite, muy agresivos, y se llegaron a tocar. “¿Qué queríais, que llegase detrás de él? Si es así, me quedo en casa”, desafió Rossi a Yamaha. Lorenzo lanzó una frase profética: “Quizás en un futuro los rivales de Vale estarán más locos y actuarán como él suele hacerlo”.

Más que respeto en el circo. “Valentino tiene más poder que Dorna, que la FIM y que Yamaha”, deslizan desde el paddock, un terreno que con los años Rossi y su entorno han visto como su cortijo. Valentino tiene hilo directo con los gestores, es el enlace con Dorna en la comisión de pilotos, propietario de un equipo de Moto3, asesor de Bridgestone, gestiona el merchandising de 23 rivales (incluidos los Márquez)... No es difícil adivinar el respeto que le profesan. “Si le gano no me deja ir más a su Ranch a entrenar”, dijo, medio en broma, medio en serio, Petrucci justificando que no le apretase en Silverstone. “Yo también pienso que Marc ha jugado con nosotros”, se alineaba con Vale su paisano Iannone, que colgó en su Facebook una foto abrazándose a Rossi. Fueron Stoner y Lorenzo quienes se atrevieron a cuestionar el régimen rossista. “Si algún otro piloto hubiese hecho lo que hizo Valentino le habrían enseñado bandera negra, sin duda”, ponía el dedo en la llaga el australiano.

También a los medios llegan sus tentáculos. Con unas cuantas llamadas a líderes de opinión ha sido capaz de dar la vuelta a su agresión y montar una campaña para aparecer como víctima de Márquez. Hasta el primer ministro, Matteo Renzi, le ha dado su apoyo. Su poder se podrá comprobar hasta dónde llega con la decisión del TAS a su apelación.

Evasor de impuestos. Tampoco ha sido trigo limpio fuera de la pista. De su vida privada trascienden pocos asuntos –más allá de los cambios de pareja–, pero no pudo ocultar sus delitos fiscales. En el 2007 el fisco italiano le reclamó 112 millones de euros por evasión de impuestos, ya que simuló su residencia en Londres y tenía una cuenta en el paraíso fiscal de Jersey. Saldó su deuda pagando una multa de 35 millones –una cuarta parte– y rompiendo con su mánager, el turbio Gibo Badioli.

Volver a reproducir vídeo

MÁS EN MSN

-Jorge Lorenzo, un verso suelto en Yamaha

-A Lorenzo le crecen los enanos en Valencia: el TAS, Rossi… y el resto de italianos

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon