Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La parroquia en el cruce de Mediterráneo con Hispanidad donde se vota por la independencia

Logotipo de El Mundo El Mundo 01/10/2017 JORDI RIBALAYGUE

Sólo consta que una parroquia haya abierto esta mañana sus puertas para convertirse en colegio electoral en Cataluña. Se trata de la iglesia de Sant Joan Baptista, en Pineda de Mar (Barcelona).

En realidad, las mesas electorales del referéndum de autodeterminación unilateral de la Generalitat no se han alojado en la capilla -donde esta mañana han seguido oficiándose las dos misas dominicales habituales-, sino en el local parroquial, habitual comedor para necesitados regentado por Cáritas. La iglesia se halla en un cruce curioso, en la avenida Mediterráneo (como la canción de Serrat que algunos han usado como himno antiseparatista) con la avenida Hispanidad. Nombres de vías que, estos días, han adquirido fuertes resonancias de oposición a la independencia de Cataluña, hoy sometida a debate en un referéndum unilateral que marcará el futuro de España.

"Estamos abiertos a grupos que no tienen espacios ni voz. Lo ha sido así desde que la parroquia se constituyó en 1966", aduce el párroco, Ramon Masachs, que explica que un grupo de miembros de asociaciones y partidos soberanistas acudieron a su socorro ante la falta de espacios para el plebiscito en Pineda debido a que el alcalde, Xavier Amor (PSC), se negó a ceder a la Generalitat los puntos habituales de votación en la localidad. No es una novedad: los salones de la parroquia fueron centro de votación hasta hace unos años, pero lo había dejado de ser cuando las urnas se mudaron a los nuevos equipamientos públicos del barrio.

"Los partidos políticos, sobre todo los más minoritarios, han hallado cobijo en nuestra parroquia", añade mosén Ramon, al frente de los feligreses del barrio de Poblenou de Pineda desde hace más de 30 años. "En la época de dictadura también hallaron cobijo al amparo de esta parroquia para poder reunirse y expresarse. Ahora hemos de volver a hacer lo mismo, dejar espacio para que gente a la que no dejan que se exprese lo pueda hacer. Nunca me había imaginado que me volvería a encontrar con esta situación, como hace 40 años", asegura el sacerdote.

También ha sido lugar de encuentro para los partidos en democracia. "Aquí ha venido hasta el PP", resalta el religioso, "como también ICV y la CUP. Y Podemos hizo en nuestra parroquia su primera reunión en Pineda". "Es un cura comprometido con las libertades. Mucha gente está acostumbrada a venir a votar aquí", ha destacado Jordi, apoderado de la Assemblea Nacional en el improvisado centro de votación.

Hoy, a las 06.00 horas, un centenar de personas se apostaba frente a la iglesa de Sant Joan Baptista, a la que la policía no ha acudido. "Hace días que me dicen que los Mossos me buscan pero no me han encontrado. Saben dónde buscarme", bromea Masachs. El religioso afirma que no teme una intervención policial en su iglesia: "Tienen mucho trabajo en muchas lados, hay sitios con más gente y necesitan expresar al resto de España que cierran locales. Si vienen aquí, no sería relevante".

© Proporcionado por elmundo.es

A mosén Masachs le escucha una de sus feligresas y colaboradora en la acogida de inmigrantes en la parroquia, Elena Astrella, argentina, quien se declara partidaria de la independencia y de ERC: "No tenemos miedo. La Moreneta nos protege y nadie nos va a poner la mano encima". Elena no puede votar -"le he pedido a un amigo que lo haga por mí y por mi hija"- y está convencida de que el Estado catalán será un ejemplo para todo el mundo: "Pedí a Dios que ayudara a Argentina y Dios me ha marcado el camino. Haremos una República y enseñaremos a los argentinos, a los mexicanos, a los venezolanos cómo haremos un buen país. Es el primer día del resto de nuestras vidas y va a ser un cambio para toda la humanidad".

"Por mucho que digan que no, hoy todo el mundo está atento a Cataluña", opina el religioso, que reconoce que algunos parroquianos le han cuestionado que cediera el local de la iglesia a un plebiscito suspendido por el Tribunal Constitucional. "Nuestros locales están abiertos a gente legal e ilegal", argumenta Masachs, "si me piden que sea un lugar de votación porque no tienen adónde ir, pues les abrimos. Me hubiera gustado que se votara donde siempre, pero si no podemos ir allí, pues se abre aquí".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon