Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La película perdida de Orson Welles

EL PAÍS EL PAÍS 30/05/2014 Canal TCM

La filmografía de Orson Welles se reescribió hace poco más de un año en un pueblo de Italia. Allí se encontró una copia de Too Much Johnson, una película que el director había rodado en 1938, tres años antes del estreno de Ciudadano Kane. Sobre ella existían referencias, pero se suponía que todos los negativos se habían perdido en el incendio de la casa que Orson Welles tenía en Madrid. El hallazgo tuvo el carácter de gran acontecimiento cultural. La copia perdida se sometió a un cuidadoso proceso de restauración y mañana sábado a las 22:30h se estrenará en televisión en España en el canal TCM. La emisión irá acompañada por una banda sonora que TCM ha encargado al músico Remate, que ha optado por una partitura de resonancias futuristas que combina sonidos acústicos y toques electrónicos: “Es una película muda, sin sonido, y con tintes experimentales”, dice Remate. “Creo que la música ayuda a determinar el género de esta historia y a crearle un ecosistema. Ha sido un reto difícil y apasionante, pero creo que lo he abordado sin vértigo a las alturas, ni al gigantesco aura del nombre de su director".

Too Much Johnson nunca fue concebida para ser estrenada comercialmente sino que su función era la de mero apoyo a una obra teatral del mismo título, escrita por William Gillette, y que representaba el Mercury Theatre, la compañía fundada y dirigida por el propio Welles. El proyecto, finalmente, fue un fracaso, la película quedó sin terminar y poco a poco se fue olvidando.

Es la historia de Augustus Billings, interpretado por Joseph Cotten, que se hace pasar por un terrateniente cubano llamado Joseph Johnson para lograr el amor de una mujer casada. Cuando su marido les descubre, persigue al amante por los tejados de la ciudad pero éste consigue escapar y embarcar hacia Cuba.

Too Much Johnson es una alocada comedia. Hay reminiscencias de las cintas de Mack Sennett, de las alocadas comedias de Harold Lloyd o del cine de Buster Keaton, pero contiene también arriesgados picados y contrapicados, y ángulos de cámara que posteriormente el director desarrollaría a lo largo de su filmografía. De hecho hay una secuencia en la que se ven cientos de contenedores en la calle, que es muy similar a la secuencia final de Ciudadano Kane. Casi parece un borrador de esa famosa escena.

Es, en definitiva y según los expertos que han analizado la obra, un film incompleto, con un montaje irregular pero en muchos de cuyos planos asoma el estilo de Orson Welles.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon